Home / Destacadas / El arte de ser paciente y saber esperar
Carlos Martínez
Carlos Martínez

El arte de ser paciente y saber esperar

Por Carlos Martínez/ CARLOS DICE
La paciencia es una condición que de ser aplicada deja excelentes resultados, no importa en qué actividad de la vida usted la aplique, de hecho es mucho lo que se ha hablado acerca de la paciencia, luego de aquella hermosa acción asumida por Job, sacado del libro de los hebreos, para referirse a la paciencia de este hombre que a pesar de las dificultades   tuvo la paciencia de esperar y lo demostró con hechos, cuando perdió todos sus bienes e incluso a toda su familia compuesta por diez hijos.

“Si aceptamos los bienes que Dios nos da, ¿por qué no vamos a aceptar también los males?” (Job: 10

El no ser paciente es a veces lo mismo que no saber esperar; esperar el momento preciso cuando las cosas deben ocurrir y que solo será posible cuando Dios dueño y señor del universo, así lo disponga. Cuantas personas que conocemos se habrán equivocado en algún momento y han tomado decisiones que luego vemos fueron erradas, quizás por no tener la paciencia suficiente y saber esperar. Eso lo vamos a encontrar en los negocios, en la vida familiar, en los estudios y porque no, también en la política.

Creo necesario compartir con ustedes algunos ejemplos de casos muy específicos donde la paciencia ha parido importantes resultados, que luego sirven como referencia y ejemplos de vida. Hoy me atrevo a compartir algunos de ellos, sobre todo porque son ejemplos vivos de los cuales todos se van a identificar ya que hemos sido testigos de cada uno de esos hechos recientes.

El primer caso tiene que ver con el Dr. Leonel Fernández Reina, quien a pesar de sus condiciones académicas, intelectuales y hombre de mucha cultura general, se mantuvo como un soldado raso en las filas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), hasta que en un momento le llega la señal de que ha sido el elegido para ser, primero candidato Vice Presidencial del profesor Juan Bosch y luego sería el candidato a la presidencia por la declinatoria del último, para  volver a aspirar a la posición.

La historia todos las conocen. Tres veces Presidente la Republica, con la condición de poder volver a hacerlo en virtud de que la constitución se lo permite; Presidente del partido más grande nuestro país (PLD) y presidente de la Fundación global, democracia y desarrollo. Además de un prestigio internacional que le ha permitido ser observador de varias elecciones  enviado por la Organización de naciones Unidas (OEA), autor de varios libros, entre otros grandes logros.

Otro caso también conocido por todos y de reciente ocurrencia  tiene que ver con el actual Presidente de la Republica, el Lic. Danilo Medina Sánchez, quien aspiro a esa posición por primera vez en las elecciones del año 2000, sin embargo no salió airoso. Luego intento nuevamente procurar la nominación a la misma posición por su partido en el 2008 y tampoco pudo lograr el propósito internamente. Hoy doce años después pudo lograrlo e incluso pudo repostularse a un nuevo periodo.

Me gustaría compartir un último caso por entender que también nos ilustra la importancia de ser paciente y saber esperar, ese es el caso del Lic. Danilo Díaz quien desde el primer gobierno del PLD 1996-2000 se esperaba fuera el Secretario de Deportes de ese gobierno, sin embargo, tuvo que esperar 20 años después para ser tomado en cuenta por su meritos y trabajo.

Muchas veces nuestros meritos y condiciones nos animan a pensar que el momento debe ser cuando nosotros así lo entendamos, olvidando que el verdadero tiempo es de Dios, es Él quien puede disponer cuando las cosas deben hacerse, por eso debemos estar en paz con El y saber esperar. Dios nunca nos enviara algo si entiende que no estamos preparados para asumir esa responsabilidad, pero regularmente no lo entendemos y queremos hacer lo imposible, olvidando que es mejor dejar que él lo haga posible.

Debemos tener como norte en la vida un sueño, un sueño por el cual debemos correr, sin miedo, sin prisa, sin pausa, con determinación, con fe  y hasta con coraje, pero nunca olvides que la paciencia y la calma deben recordarnos la importancia  de SABER ESPERAR.

Hasta una próxima entrega.

Vea también

Partidos y transparencia

Por Eddy Olivares Ortega Aunque el debate más intenso suscitado, hasta ahora, en torno al …

Eddy Olivares

¿Se cumple el presupuesto?

Por Eddy Olivares Ortega El incumplimiento del Poder Ejecutivo de la Ley de Presupuesto de …

Comentarios: