Home / Destacadas / El cañero y los proveedores …¡La muerte acecha! Luego no pretendamos lavarnos las manos
Manuel Soto Lara
Manuel Soto Lara

El cañero y los proveedores …¡La muerte acecha! Luego no pretendamos lavarnos las manos

Por Manuel Soto Lara
Los hombres tenemos virtudes y defectos. Si cultivamos comportamientos éticos y morales, seremos hombres virtuosos. Si, por el contrario, nos convertimos en rufianes, seremos un manojo de viciosos. Cuando tenemos funciones públicas o de representación popular, nuestro accionar, para bien o para mal, irradia a la vastedad de nuestra colectividad. Debemos ser aún más honrados y escrupulosos que el promedio.

Nuestro país, si no fuera por nuestra errática clase dirigente, andaría mejor. En nuestra reciente historia republicana al menos un presidente se hizo el ciego, otro el loco, le siguió un sinvergüenza y, finalmente, un mudo. Imagínense, un presidente sin palabra. Esos son los referentes más inmediatos.

Desde la naciente colonia en 1492 todos los años nos robamos medio país. No hay presupuesto para salud, educación, seguridad ciudadana, agua potable ni dinero para invertir en el campo; pero pagamos mil millones en publicidad, prensa y relaciones públicas cada año, por eso nos dicen que los presidentes son honorables e inocentes. Las reelecciones son otra desgracia para la vida económica e institucional.

En el ayuntamiento del municipio Santo Domingo Este, donde laboro y uno de los principales del país, la cosa no ha sido diferente. Las recaudaciones internas son pírricas y no aumentan. Recaudadores hay que trabajan más para ellos que para la corporación edilicia. Los alcaldes se debaten entre la ineptitud y la complicidad. Aquí mataron un regidor, secuestraron otra y corrompen un grupo. Un regidor oficialista dice ser amenazado y temer por su vida. El crimen de cuello blanco está envalentonado. La impunidad es total. Un alcalde en Bayaguana hizo ejecutar a un regidor.

Las victimas reaccionan y cuando pueden se defienden. En este ayuntamiento del Este capitalino un contratista acabo con la vida de un alcalde. Lo fulminó a balazos. Dicen que se suicidó en el acto. Todos parecían inocentes.

Todos los muertos son inocentes. Este ayuntamiento, como ocurre con el país, anda de mala en peor. Regidores y contralor, que tenemos competencias legales, somos, más que cómplices, culpables por omisión. No hacemos nuestro trabajo. Esos muertos de casa ajena son nuestros.

Los funcionarios públicos debemos ser honestos con nuestros administrados. Honorables en nuestra relaciones de negocios. Es doloroso ver en nuestros pasillos, como a diario ocurre, a humildes proveedores de bienes y servicios, deambular como mendigos menesterosos para que les honremos sus créditos. Sus semblantes huraños exhalan un extraño aire de tristeza. Fondos de comercios que constituyen esfuerzos de generaciones de familia, noches de insomnio, trabajo arduo y abyectas privaciones, echamos echar por el suelo.

Nuestro ayuntamiento, intervenido por una temible banda criminal, no debe seguir esos lúgubres atajos. Es una locura. No podemos gastar más que lo que producimos. Regidores y contralor, en lo posible manos con el alcalde, debemos enderezar nuestra gerencia administrativa y financiera. Estamos en la obligación de ejercer control sobre nuestros funcionarios. Los regidores y el contralor municipal debemos hacer nuestro trabajo. La quiebra es inminente y la muerte asecha. ¡Es nuestra obra!

Cada año son otras las víctimas. Descapitalizamos un grupo ahora, mañana quebramos otro. Simplemente cambiamos de proveedores. La Deuda se hace impagable y a nuestros acreedores se los lleva el diablo. Luego, si tienen suerte, pagan para cobrar. Otro negocio maldito. La desesperación y el frustratorio desaliento son malos consejeros. ¡La muerte acecha! Luego no pretendamos lavarnos las manos.

Ya entre nosotros, les recordé, un contratista acorralado, nos ejecutó un alcalde. ¡Cuánto me dolió! No quiero que un día aciago en la aldea solariega a la que con tanto primor cantara “El Poeta de Los Mina”, tras el estruendo ominoso de los disparos quede sellado otro “alcaldicidio”. ¡La muerte asecha!

Deudas del ASDE superarían los mil millones de pesos

Vea también

Julio Decamps

Concejo de Regidores investigará atropello funcionario ASDE a empresario

Por Robert Vargas El Concejo de Regidores del Ayuntamiento de Santo Domingo Este aprobó una …

Los verdes harán vigilia frente al ASDE contra “represión” y “vandalismo”

Por Robert Vargas El colectivo “verde” se propone realizar este martes 14 de noviembre una …

Comentarios: