Home / SDE / Barrios / Si piensa comprar un apartamento en Ciudad Juan Bosch, quizás deba pensarlo
Ciudad Juan Bosch
Ciudad Juan Bosch

Si piensa comprar un apartamento en Ciudad Juan Bosch, quizás deba pensarlo

Después de todo, es su dinero que Usted invertirá, no es un regalo que le harán

Por Robert  Vargas
Si Usted ha pensado en comprar un apartamento en la Ciudad Juan Bosch, quizás debería hacerse algunas preguntas y conversar sobre las posibles respuestas con su pareja, puesto que se trata de una inversión en  un proyecto de vida. No es un regalo que le harán, es su dinero que usted invertirá, y si no lo paga, se lo arrebatan los bancos.

Ayer accedí a una gentil invitación que nos hicieran desde el Palacio Nacional para que visitaramos ese lugar junto a decenas de periodistas que recibimos explicaciones de las bondades del megaproyecto.

Allí vi al zar de la comunicaciones y de la imagen del gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, haciendo “casi casi” de promotor inmobiliario.

Lo hizo con el mismo entusiasmo que Rafael Vitelio Bisonó  (Don Tato), el poderoso Presidente de Constructora Bisonó.

Todos los funcionarios y empresarios hablaron maravillas del proyecto, de los bajos precios, (entre un millón y dos millones de pesos);  de las comodidades de los pagos mensuales (entre seis mil y siete mil pesos mensuales durante 20 años); de los bonos para el pago del inicial que ofrece el gobierno para quienes decidan comprar su apartamento.

Dijeron que allí construirán un hospital; que tendrán plazas comerciales; tendrán escuelas y liceo; seguridad policial; iluminación; agua de la mejor calidad; drenaje fantástico y planta de tratamiento de las aguas “negras” que producirán las familias que habitarán los 25 mil apartamentos.

Apartamento modelo de la Ciudad Juan Bosch
Apartamento modelo de la Ciudad Juan Bosch, observando el tamaño de la mesa, tienen una idea de las dimensiones del comedor.

 

 Lo que vi en un apartamento modelo de la Ciudad Juan Bosch

Los apartamentos no son muy amplios (se corresponden con los precios).

Por ejemplo, el primer “apartamento modelo” que nos mostraron estaba, como es lógico suponer, totalmente amueblado.

Estaba en la planta baja de un edificio de unos cuatro niveles.

Vi que tenía una sola puerta, la de entrada. A un lado, junto a la escalera que  lleva al segundo piso. No vi la de salida.

A unos dos o tres pasos de  la puerta de entrada, a la derecha, había una puerta. La abrí y vi un baño, inodoro incluido, y tras cruzar ese baño, (ahí mismo), una estrecha habitación con una camita pequeña. Luego me dijeron que esa era la “habitación del servicio”.

En la entrada, a la izquierda, una pared no muy extensa ocultaba la pequeña cocina, que a su vez estaba separada del comedor por un “pasa mano”.  Al frente tenía un juego de comedor pequeñito con cuatro sillas y a un lado, unos muebles también pequeños.

Siguiendo hacia el fondo, hacia las habitaciones de los muchachos y de mamá y papá, estaba, a la izquierda, otro inodoro; tres habitaciones con capacidad para una cama cada una y nada más.

En la habitación de “mamá y papá” otro baño y un closet.

Todo era pequeño, como de muñeca.

Con unas seis personas en la “sala-comedor” podría decirse que estaba “está llena”.

No vi el área de lavado.

O sea, es un apartamento modesto sin ninguna posibilidad de ampliación.

Esta cuesta alrededor de un millón de pesos.

Es para empleados con pocos recursos que, una vez hagan allí su inversión, deberán estar praparados paraa vivir en una ciudad de 25 mil apartamentos, con gentes llegadas desde todos los lugares del país con costumbers distintas.

Se trata de personas que fundarán una ciudad y que deberán estar dispuestos a ceder en sus hábitos de vida para convivir en armonía, como debe de ser.

Ojalá que a mi amigo que compró no tenga de vecino a un ruidoso, ni a alguien que tire la basura en cualquir lugar.

Hay otros apartamentos más amplios, para quienes tienen algo más de recursos económicos.

Con la Ciudad Juan Bosch aumentarán los tapones en los puentes

Rodríguez Marchena me dijo que el propósito es lograr que quienes vivan allí no necesiten ir a la capital a trabajar y se queden en esa Ciudad Juan Bosch.

Me lo dijo cuando le pregunté cómo resolverían ellos el problema del tráfico y el congestionamiento de vehículos en horas de la mañana cuando miles de residentes de Santo Domingo Este se van a la capital a a trabajar.

Le mencioné que con 25 mil viviendas adicionales el atasco del tráfico en los puentes que comunican SDE con el Distrito Nacional sería mayor.

El no me lo dijo, pero percibí que la observación no le gustó. A lo mejor se trató de un error de percepción de mi parte.

Lo cierto es que yo lo miro a la distancia del tiempo e imagino a todas esas gentes saliendo por esa avenida para ir a trabajar.

Cuando van hacia la autopista Las Américas, al llegar a la Marginal es totalmente seguro que se formará un tapón.

Si intentan entrar a Las Américas, en la entrada que está al lado del autódromo, entonces el asunto será peor.

Y, si deciden recorrer la Marginal, entonces….¡Ay mi madre!, ya imagino el tapón todavía mayor de lo que ahora se forma.

Sin embargo, si el potencial vecino de Ciudad Juan Bosch tiene que ir a trabajar temprano a SDE o a la capital, entonces solo deberá salir más temprano. Antes d elas 6.30 am es genial.

Por otra parte, es seguro que desde que el lugar sea habitado, los transportistas harán sus rutas y eso se llenará de motoconchos desde la Marginal hacia la Ciudad Juan Bosch y viceversa.

Otras opciones sería que la gente se vaya a la capital por la avenida Ecológica, por la avenida Coronel Fernández Domínguez,(antigua autopista de San Isidro), o por la carretera Mella.

Quienes transitan cada día por esas vías conocen perfectamente de  los tampones que se forman en ellas.

Si a esto le agregamos la presión de miles de personas más tratando de desplazarse en vehículos por ellas al mi smo tiempo, entonces… ¡Uf!

¿Cómo hará el ASDE para recoger la basura que produzcan 25 mil familias más?

Otro detalle que me llama la atención es que el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, con sus limitados recursos, tendrá que recoger la basura que producirán los habitantes de 25 mil apartamentos adicionales, en un país donde la gente cree que no debe pagar el servicio de recolección de desperdicios.

En la actualidad, la alcaldía tiene graves dificultades para recoger la basura en SDE.

¿Cómo será la situación cuando allí se muden 25 mil familias?

¿Le aumentará el gobierno central el presupuesto al Ayuntamiento?

¿Logrará la alcaldía que allí paguen el servicio de recogida de basura?

Estos detalles los tomo en cuenta porque los constructores no hablan de ellos.

De hecho, que no me vengan con el cuento de que quieren ayudar a los pobres a tener viviendas dignas.

Ellos quieren hacer negocio y ganar dinero.

Pero, ¿Y después?

Yo recuerdo cuando construyeron Villa Liberación y hablaron maravillas de ese proyecto.

¿Qué dicen ahora quienes lo alabaron al principio?

Ninguno dice ni una sola palabra.

Ver para creer

Allá estaba el Director de la CAASD, Alejandro Montás, hablando maravillas del agua potable que servirán a las 25 mil familias.

No quiero dudar de sus  palabras, pero prefiero ver para creer.

Mis dudas vienen de lejos. Desde aquellos tiempos que le dijeron al país que con la “capitalización” de la Corporación Dominicana de Electricidad la energía sería más barata y se acabarían los apagones.

¿Qué ha sucedido?

También le dijeron al país que con la seguidad social todo el mundo tendría acceso a los servicios sanitarios decentes y un futuro asegurado. Sin embargo, la salud ahora es un enorme negocio del que se favorece un grupo y, ni qué decir de  lo que hacen con los fondos de pensiones.

O sea, que yo prefiero ver para creer.

Espero disculpen mi pesimismo, pero dada la experiencia, percibo que la Ciudad Juan Bosch, con el tiempo, podría terminar arrabalizado, como Villa Liberación.

Ojalá estar equivocado.

Pero eso fue lo que sentí cuando estaba en ese lugar y vi a todos tratando de convencer a los periodistas de que estaban a las puertas del paraiso para convertirlos en promotores de esos empresarios que supuestamente “pierden el sueño en su afán de ayudar a  los pobres a tener viviendas propias y dignas“.

Si nada de lo que tratamos afecta su decisión de adquirir un apartamento en la Ciudad Juan Bosch, entonces corra y aproveche las ofertas que todos le hacen.

Si decide comprar, por lo menos ha escuchado otra versión.

Vea también

Logo del ASDE

Un lío de faldas amenaza acabar con la disciplina en una Dirección estratégica del ASDE

Por Robert Vargas Lamentablemente, parece que no hay un solo día que el Ayuntamiento de …

Regidoras del ASDE

¿Cuál es la regidora de SDE que teme ser “asesinada” por su marido?

Por Robert Vargas En pocos minutos, todos los regidores que estaban presentes en la Sala …

Comentarios: