Milossis Liriano
Milossis Liriano

El ejemplo entra por casa

Por Milossis Liriano Rodríguez
Uno de los grandes desafíos de la sociedad debería ser la formación de niños y niñas en igualdad de condiciones, para que desde la infancia adquieran conocimientos teóricos y prácticos que les permitan vivir en armonía, no sólo en su niñez, sino, a lo largo de su vida.

Por años hemos estado hablando de educación en igualdad, porque todas las personas adultas sin excepción, somos el resultado de la educación recibida en nuestra infancia y adolescencia y, también, consecuencia de lo visto y vivido.

La familia como espacio de socialización primaria es donde se deben romper con los prejuicios sociales que obligan a un sexo a estar por encima del otro. Tal como dice un refrán: “El ejemplo viene por casa”, por ello, sería importante hacernos las siguientes preguntas ¿quién toma las decisiones importantes en casa? ¿cómo se resuelven los conflictos? ¿cómo se organiza el reparto de los quehaceres? ¿quién es asumido socialmente que debe de proveer? ¿quién debe encargarse del cuidado de los hijos e hijas?

Los tutores están llamados a reflexionar constantemente sobre cómo se dan las relaciones de poder dentro del hogar, entendiendo que la autoridad tiene un lugar y función que puede impactar en la vida de sus hijos e hijas.

Los padres o cuidadores son el modelo a seguir, por tanto, es importante que en caso de estar en una familia nuclear -los padres y sus hijos- la pareja haga equipo en las decisiones familiares, y si la familia es monoparental -un solo progenitor y uno o varios hijos- que exista una comunicación clara que permita llegar a consensos sobre ciertos aspectos de la vida familiar, para que los chiquitos de la casa aprendan a temprana edad el valor de negociar.

A mi juicio, es en el seno familiar donde nacen los derechos y obligaciones de cada miembro, se observa o no la igualdad entre los integrantes, es el espacio donde se dan las nociones sobre la paz o sobre la violencia de manera vivencial, en este conjunto se aprenden los valores que serán trasladados más tarde a diferentes contextos de la sociedad.

Es en la familia donde los infantes deben aprender el respeto hacia los demás, luchar contra los prejuicios, oponerse a la discriminación, que las tareas domésticas y el cuidado de los infantes son de ambos sexos, que no hay un líder en el hogar sino dos, y que el hombre y la mujer tienen los mismos derechos.

La educación en igualdad es una necesidad. Desde hace décadas se promueve, y todavía no es verdadera. ¿Por qué no lo intentamos? ¡Puede ser posible!

Milossisliriano@gmail.com

Videos de Ciudad Oriental en Youtube
Videos de Ciudad Oriental en Youtube

Vea también

Louis Althusser ,(i), Elso Segura (recuadro) y Carlos Marx

Las redes sociales, nuevos espacios de las luchas ideológicas

Por Elso Segura Martínez Mientras cursábamos los estudios de grado en la Universidad Autónoma de …

Eddy Olivares

La Ley de Partidos en el limbo

Por Eddy Olivares Ortega Actuando como jefe supremo del Poder Legislativo, el Comité Político deliberó …

Comentarios: