Home / Destacadas / El General Minaya Herrera se da “baño de pueblo” en Los Mina

El General Minaya Herrera se da “baño de pueblo” en Los Mina

Por Robert Vargas
El General de Brigada Jacinto Minaya Herrera ha comenzado a darse su respectivo “baño de pueblo”. Comienza a construir una imagen “más cercana” a la población que debe proteger con la fuerza policial que comanda en Santo Domingo Oriental.

Él es un policía con amplísimos estudios de distintos tipos en academias nacionales, de los Estados Unidos y otros países.

Ha tenido participación estelar en la investigación de numerosos casos criminales y llegó a Santo Domingo Este procedente de Barahona, donde era el Director de la Policía, para sustituir aquí al también General de Brigada Neivis L. Pérez Sánchez.

Cada maestro tiene su librito.

El de Pérez Sánchez era mantener la vigilancia, responder rápido para controlar o acabar con la comunidad y aproximarse tanto como pudiera a las organizaciones comunitarias para apoyarse en ellas y ayudarles a resolver conflictos antes de que estos reventaran. Para Pérez Sánchez era mejor servir de mediador entre la comunidad y las autoridades, que tener que disparar cientos de granadas lacrimógenos sobre la población.

¿Cuál es el librito de Minaya Herrera?

Para conocerlo, no basta observar su pasado; también hay que observar su presente. Observarlo, escudriñar sus acciones, escucharle y comparar lo que dice con lo que hace.

En ocasiones bastante comunes, los funcionarios hablan de una manera, pero actúan a la inversa.

Santo Domingo Oriental no es una plaza cualquiera. En esta “se quema” cualquier comandante; cobra brillo o, simplemente pasa sin pena ni gloria,tal como ocurrió con aquel que precedió a el General Neivis, de quien pocos recuerdan su nombre.

De la Dirección Regional de la PN  en Santo Domingo Oriental, con su sede en Invivienda Sando Domingo, salió José Armando Polanco Gómez, quien finalmente fue designado Jefe de la Policía Nacional.

También el general Hector García, quien ha ocupado importantes cargos en el mando policial; y aquí obtuvo su rango de general de brigada Ludwig Suardí Correa.

Más recientemente, Pérez Sánchez fue a parar a la jefatura de la PN como Sub Director General.

Con Suardí Correa inició en Santo Domingo Este la aproximación extrema de la Policía con los comunitarios en Santo Domingo. Esto fue ampliado y profundizado con Pérez Sánchez.

Esta relación tiene una doble importancia para los comandantes: una de ellas es que les sirve para mostrar el “rostro humano” de la fuerza policial; la otra, que tienen unos soportes para obtener informaciones y procesarlas con rapidéz. Ahí se conjugan dos aspecto: relación con la comunidad y, eventualmente, una labor de contrainsurgencia. pero este es otro tema.

La cuestión es que Minaya Herrera, al día que llegó a Santo Domingo Este, fue recibido en el que sería su despacho por una multitud de comunitarios, que también despedían a Pérez Sánchez.

De ahí en adelante, Minaya Herrera ha tenido que adecuar su manual, al de la experiencia práctica local.

Combina las relaciones con la comunidad con el ejercicio policial.

El pasado sábado, en la parroquia san Vicente de Paúl, él vio, parcialmente, los resultados de ese tipo de combinación, cuando Pérez Sánchez fue aclamado por una multitud.

Allí los aplausos se produjeron de la siguiente manera: el más aplaudido y aclamado fue Pérez Sánchez; el segundo más aplaudido fue Minaya Herrera y el último el Mayor General Ing. Ney Aldrin Bautista Almonte.

Eso tiene su explicación.

Pérez Sánchez cosecha lo que sembró en poco más de seis meses de gestión en la Dirección de Santo Domingo Oriental.

Minaya Herrera está construyendo su propia imagen, pero a Bautista Almonte lo sienten distante.

¿Cómo le llegaron los aplausos en masa a Minaya Herrera?

Poco después que él asumió la Dirección de la PN en Santo Domingo Oriental comenzó sostener contactos con líderes comunitarios en distintos sectores y a dar respuestas a muchas de sus solicitudes de acciones contrala delincuencia.

También ha servido de mediador entre la población y las autoridades de distintas instituciones estatales.

La gente comienza a percibirlo más próximo y eso es importante para su carrera.

El pasado sábado, él se aproximo a vecinos pobres de Santo Domingo Este que buscaban asistencia sanitaria, conversó con ellos y luego se reunió con comunitarios para, finalmente, regresar al escenario inicial acompañando a obispo Ramón Benito Angeles.

De sus acciones dependerá que la percepción sobre su persona siga en aumento positivamente en Santo Domingo Este, Guerra y Boca Chica.

Deberá ser una perfecta combinación entre capacidad gerencial, don de mando, decisión, inteligencia y proximidad con la comunidad sin permitir que sus manos se manchen de sangre inocente con respeto absoluto a los derechos humanos.

Los aplausos le obsequiaron el pasado sábado parece que fue una forma que tuvieron los presentes para decirle: va bien.

De todas maneras, sería interesante conocer lo que dicen los críticos, que siempre los habrá y es necesario que se expresen.

Vea también

El ASDE paga al menos un millón de pesos en 13 meses a coronel de la PN por desempeñar un cargo inexistente

Por Robert Vargas El Ayuntamiento de Santo Domingo Este ha pagado en 13 meses al …

Ilustración con el Palacio de Justicia y el carnet de la Polícia Nacional del condenado

Condenado a 20 años policía violador de mujeres en SDE

Un retrato hablado comparado con fotografías reales, logró identificar al hoy condenado, que resulto ser …

Comentarios: