Home / Destacadas / Plantea forma de acabar con la corrupción en R. Dominicana
Elso Segura, miembro del Comité Central del PLD
Elso Segura, miembro del Comité Central del PLD

Plantea forma de acabar con la corrupción en R. Dominicana

Por Elso Segura
Ahora que el caso ODEBRECH ha puesto en boga en República Dominicana, la persecución contra la corrupción y la impunidad, las marchas verdes y demás, seria importante que tales aprestos no sean sólo una fiebre del momento, un hecho coyuntural o una de las tantas olas en las que se montan los grupos sociales, para justificar su existencia y razón de ser.

La corrupción administrativa como forma de acumulación originaria en un sistema capitalista como el nuestro, en el que el valor más importante para la mayoría de las personas, es ser rico, sin importar la forma cómo se adquiera el dinero, está afectando de forma medular el desarrollo socio económico del pueblo dominicano y la calidad de vida de todos y cada uno los ciudadanos y ciudadanas.

“La corrupción no se podrá acabar en el país, ni fusilando siquiera, a todos los que se les compruebe judicialmente que hayan cometido actos de corrupción”.

Es entendible que grupos sociales y politicos en República Dominicana estén envueltos en la lucha contra la corrupción y la impunidad en la administración pública; pero ¿acaso la corrupción es una condición exclusiva de los funcionarios publicos que usan de forma incorrecta los fondos públicos?

La corrupción es algo más que eso; cualquier violacion a una norma social o jurídica, en perjuicio de las mayorías se considera corrupción: el médico que se lleva del hospital donde trabaja, medicamentos y materiales para venderlos, es corrupción; la directora de escuela que se lleva para su casa la leche del desayuno escolar, es corrupción; el policía que se para en una esquina para pedir dinero a los conductores de vehículos, es corrupción; el cura que viola sexualmente a un niño, es corrupción; el profesor universitario que firma para impartir docencia y luego no asiste al aula, es corrupción; el empresario que evade de forma fraudulenta el pago de sus impuestos, es corrupción.

En República Dominicana la corrupción es sistemica, es una cultura, consecuentemente, se trata de un entramado que involucra distintos sectores de la sociedad, los cuales participan en la ritualidad de la corrupcion de forma coherente a su naturaleza como grupos sociales. En este entramado o sistema de corrupción en el Estado participan funcionarios, empresarios, sociedad civil, comunicadores, figuras de fe cristiana, intelectuales, etc. De ahí que para acabar con el flagelo de la corrupción administrativa, se requiere promover un cambio cultural en la sociedad dominicana.

La corrupción es consustancial con el modelo de democracia imperante en el pais, el cual se corresponde con el sistema económico predominante, llamado capitalismo tardío por el Profesor Juan Bosch. Esto explica la debilidad institucional existente en el Estado dominicano, la que a su vez determina, que todos los partidos políticos que asumen la dirección del Estado terminen corrompiendose, como ha sucedido en los gobiernos que hemos tenidos luego del derrocamiento del profesor Juan Bosch en 1963, hasta la fecha.

La corrupción no se podrá acabar en el país, ni fusilando siquiera, a todos los que se les compruebe judicialmente que hayan cometido actos de corrupción; de la misma manera que la lucha contra la corrupción y la impunidad no puede ser una moda, ni una pose, tampoco un simple movimiento para hacer oposicion al gobierno, sino, una verdadera y genuina Revolucion Moral, que involucre a todos los dominicanos, gobernantes y gobernados, sin importar, edad, sexo, raza, religión, condición social, politica, económica, cultural, ni origen.

Esta Revolucion Moral deberá venir acompañada de más democracia, más justicia y más oportunidades sociales y económicas para todos los dominicanos y dominicanas, de la implementacion y promocion de valores ciudadanos, democraticos, patrioticos y humanistas, hasta producir un cambio cultural en la nación, que se manifieste en el comportamiento de cada ciudadano, como un atributo de su personalidad.

About Opinión Colaboración

Vea también

Henderson Calvo

Vídeo- Aspirante dirigir JRM-SDE reclama corruptos paguen por sus hechos

Por Robert Vargas El aspirante a presidir la Juventud Revolucionaria Moderna, (JRM), en Santo Domingo …

Eddy Olivares

La sociedad y los partidos después de Odebrecht

Por Eddy Olivares Ortega Nada volverá a ser igual después del escándalo Odebrecht. Es innegable …

Comentarios: