COVID-19 RD
Confirmados: 110,597 +475 Nuevos Fallecidos: 2,087 +11 Nuevos Recuperados: 84,610 Activos: 23,900 Actualizado el: 25 septiembre, 2020 - 3:04 PM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

A los dominicanos también nos han asesinado, golpeado y nos hemos “revoloteado”

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
110,597
+475 Nuevos
Fallecidos:
2,087
+11 Nuevos
Recuperados:
84,610
Activos:
23,900
Actualizado el: 25 septiembre, 2020 - 3:04 PM (-04:00)

Por Deivis Cabrera
A raíz del asesinato afroamericano George Floyd en los Estados Unidos a mano de la policía, se han generado una ola de protestas en ese país.

Son decenas las ciudades que han sido escenarios de enfrentamiento entre manifestantes y miembros de los cuerpos policiales, estos últimos, reprimiendo de manera brutal a los que exigen justicia por el asesinato de Floyd y que cese el trato de abusivo de que son víctimas los afroamericanos, latinos y demás sectores minoritarios en ese país.

Estas protestas han tenido tanta repercusión que han llegado al otro lado del mundo, en países como Francia, Alemania, entre otros.

En medio de las protestas, grupos minoritarios y que en la mayoría de los casos no están participando en las mismas, aprovechan para realizar algunos saqueos, incendio de vehículos privados entre otras acciones, actos con los cuales puede o no tener diferencias, pero creo que en este momento lo fundamental es prestar atención a las demandas que se levantan en contra de la corriente fascista que pretende situarse nuevamente en todo el mundo, generando odio y otras prácticas históricas que han caracterizado esa corriente.

Son esos sectores fascistas que pretenden poner como el centro de la discusión esos saqueos, tratando de utilizar los mismos para justificar la represión y la utilización de la guardia nacional para “detener” las protestas, una muestra clara de la intención de esos sectores, son los Tweets del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el cual diariamente escribe decenas de mensajes a través de esa red social, incitando a enfrentar a los manifestantes con dureza y queriendo vender que la mayoría de los participantes en las protestas, solo buscan el “caos” y destruir la propiedad privada.

El presidente con esto busca sacar de manera desesperada el tema racial de las palestras públicas.

En medio de estas protestas he podido interactuar con un sin número de “amigos” dominicanos que viven en los estados unidos, principalmente en la ciudad de Nueva York, los cuales publican mensajes a través de las redes sociales, incitando a que la policía que dispare y MATE a los que en medio de las protestas han realizado saqueos y daños a la propiedad privada, esto llegando al punto que en el día de ayer, Miércoles 3 de junio, cientos de dominicanos se “organizaron” y enfrentaron a los manifestantes en algunas áreas de la ciudad de NY, lo cual provoco que “Dominicana” fuese tendencia en Twitter en los Estados Unidos.

Muchos aplauden las acciones de los “héroes” dominicanos que salieron ayer con bates, palos, cuchillos y hasta armas de fuegos a enfrentar a los que protestan en algunas áreas de NY.

Este comportamiento me llevo a buscar, sobre las protestas que se generaron en la ciudad de Nueva York en julio del año 1992, las cuales fueron encabezadas por dominicanos a raíz del asesinato de dos dominicanos en casos por separados, el primero de los casos, fue el José “Kiko” García un inmigrante de la República Dominicana que vivía en Washington Heights. En julio de 1992, fue baleado por un oficial del NYPD llamado Michael O’Keefe. El oficial mató a García en el vestíbulo de un edificio de apartamentos de Washington Heights después de un altercado entre los ambos.

El oficial policial “creyó” que García estaba en posesión de un arma, pero durante su entrevista, declinó la oportunidad de hablar sobre si había sido amenazado o no.

Testigos presenciales informaron que O’Keefe no solo le disparó a García, sino que también lo había golpeado. La comunidad de Washington Heights estaba indignada; hubo disturbios violentos, saqueos, incendio de vehículos y protestas en las calles de la ciudad debido a la injusticia.

En medio de las protestas, exactamente el 6 de julio, el francomacorisano Dagoberto Pichardo, murió al ser lanzado por la de la azotea de uno de los edificios en la calle 172 y la avenida Audubon, luego que la Policía lo lanzara al vacío durante una supuesta persecución.

Se le acusó de tirarles botellas a policías que reprimían las protestas.

En las protestas exigiendo justicia por la muerte de los dominicanos, participaron negros, blancos, latinos y todo tipo de personas que sintieron indignación tras el hecho de brutalidad policial en contra de los dominicanos.

Al Sur de la calle 135 la violencia llegó a tal nivel que un helicóptero de la policía que sobrevolaba el área, tuvo que regresar a la base, debido a que fue impactado por disparos.

Las autoridades de la ciudad de Nueva York, informaron en ese entonces que alrededores de 1,000 negocios fueron saqueados o dañados por las protestas, decenas de vehículos incendiados y arrestados. Es válido resaltar que en su mayoría los negocios saqueados eran propiedad de dominicanos en la comunidad de Washington Heights.

Nadie salió con armas a enfrentar a los manifestantes, nadie incitó el odio en contra de los dominicanos que más que nada exigían respeto ante el acoso que eran víctima de la policía de Nueva York.

Es lamentable que algunos “compatriotas” en Estados Unidos se den a la tarea de utilizar sus redes para difundir mensajes de odio en contra de quienes protestan, exigiendo el cese de prácticas que los mismos dominicanos hemos sido víctimas.

Integrémonos, exijamos respeto a los negocios de nuestros compañeros, pero no utilicemos acciones aisladas para justificar la no participación en las manifestaciones; porque como dice un refrán ” Luchamos por separados, pero nos lo meten juntos”.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar