Destacadas de CiudadOriental.comObituarios

Acaba la agonía del profesor Alfonso Báez; Los Mina está de luto

Por Robert Vargas
La agonía del profesor Alfonso Báez acabó anoche cuando murió en el hospital de la ARS-SEMMA, desencadenando entre sus parientes, amigos y miembros de su Club Sol Oriental un profundo dolor.

Báez colapsó definitivamente tras padecer durante muchos años distintos tipos de enfermedades, incluidas cardiovasculares, a pesar de lo cual siempre se mantuvo activo conduciendo los entrenamientos de su equipo de voleibol femenino y participando en todo tipo de actividades deportivas.

Solo ahora, que ha muerto, será valorado en su justa dimensión su entrega total a las prácticas deportivas.

Durante varias décadas fue profesor de Edudación Física en los liceos matutino y vespertino Ramón Emilio Jiménez, de donde salió para integrarse al Instituto Nacional de Educación Física Escolar, una dependencia del Ministeriod e Educación, hasta que le llegó el momento de jubilarse.

Siempre fue un tipo proactivo, dinámico y colaborador que hizo cuanto estuvo a su alcance por lograr que el Club San Lorenzo de Los Mina, del que era uno de sus dirigentes y fundador, tuviera su propio local. Murió sin ver logrado ese propósito.

Inquieto, como siempre, un día tomó una cámara fotográfica y aprendió a hacer fotografía y comenzó a compartir sus labores de maestro con el de fotógrafo, no comercial, sino en las actividades sociales a las que asistía.

En otra ocasión se fue al Instituto Dominicano de Pedriodismo, (IDP), donde estudió esa carrera y se quedó impartiendo docencia de Fotografía.

Más adelante, se animó a imprimir un periódico destinado a destacar las prácticas deportivas y lo bautizó con el nombre de Orient-Deportes, el que luego convirtió en un periódico digital, ninguno de los dos pudo sostener en el tiempo debido al escaso o nulo patrocinio.

Mientras pudo, los mantuvo con su salario de maestro.

Por su entrega a la sociedad, llegó a ser reconocido como “Hijo Meritorio” por el Concejo de Regidores del Ayuntamiento Santo Domingo Este, a iniciativa de la regidora Edita Sandoval, pergamino que le entregó el ex alcalde Juan de los Santos.

Uno de sus mayores logros fue convertir a varias generaciones de niñas y adolescentes en brillantes jugadoras de voleibol, a las que continuamente instruía en las prácticas de ese deporte y llevó con frecuencia a Puerto Rico y Estados Unidos desde donde regresaban con trofeos que mostraban sus victorias.

A pesar de sus dolencias físicas, que limitaban su movilidad, Albáez, como le decían muchos, siempre estaba listo a levantarse para ir a dar sus prácticas de voleibol.

Continuamente documentaba en su muro de FaceBook la forma en que se deterioraba su salud mostrando medicamentos y, en algunas ocasiones, lamentándose de que algunos lo habían abandonado.

Aún así, poco después se le veía en las actividades sociales y deportivas siempre de buen ánimo para colaborar, aunque algunas veces un poco gruñón. Así era él.

Hoy, todos quienes conocieron a Alfonso Báez lo lloran.

Las múltiples cadenas de oraciones desplegadas por todas partes no sirvieron para nada.

Ahora, los mismos que decían que “Dios tiene el control” y que “Dios lo sanará” cuando Báez agonizaba, sostienen “Dios así lo quiso”.

-“Dios estaba en otra cosa y no prestó atención a las múltiples cadenas de oraciones”, me comentó un amigo.

Hace un par de noches se corrió la voz de que Báez había fallecido y fue necesaria la intervención en las redes  de su esposa Santa Arias aclarando que estaba en coma.

Los médicos confirmaron que el cuerpo de Báez estaba colapsando y que no respondía a los medicamentos, entró en coma, hasta anoche se produjo el deceso.

Hoy, Los Mina, pero sobre todo Los Mina Viejo, llora a Alfonso Báez.

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
276,272
+894 Nuevos
Fallecidos:
3,569
+4 Nuevos
Recuperados:
233,431
Activos:
39,272
Actualizado el: 15 mayo, 2021 - 2:04 PM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba