Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

Actualización propuesta sobre la unidad de una opción de Izquierda revolucionaria

Comunicado del Movimiento de Izquierda Revolucionaria Somos pueblo, somos izquierda ¡venceremos!

Parte 2 y última /CLIC AQUI PARA VER A PRIMERA PARTE
En la primera parte de este trabajo, el MIR hace una valoración y plantea su posición sobre la situación política, social y económica que involucra la participación política partidaria en diversas fases y momentos de los espacios que se identificaban y se identifican todavía como izquierda, progresistas, antimperialistas, socialistas y /o comunistas, desde el golpe de Estado a Juan Bosch, en esos momentos específicos y hasta el 1990 se podría y estaba justificada la negación de dichos sectores en participar en los procesos parlamentarios y electorales.

Por eso hoy, y específicamente, en los últimos 10 años, donde se ha venido produciendo una series de propuestas como los señalábamos en la primera parte, NO existen ningunas justificaciones político revolucionaria a la luz de las ideas marxistas-leninistas, o marxistas en sus diversas nominaciones para dejar huérfanas a la clase trabajadora, al sector campesino, a los micro, pequeños, medianos y ciertos grandes productores o empresarios, en el real esfuerzo de concretizar una propuesta político-organizativa que sea capaz de representar sus intereses y enfrentarlos al poder e intereses de los tutumpotes, oligarquías, políticos corruptos, capitalistas y pequeña burguesía entreguistas y genuflexas al interés imperial y de potencias extranjeras.

El escenario político empezó a cambiar en nuestra región a favor de cambios y transformaciones revolucionarios desde la izquierda con la asunción al poder político del comandante Hugo Chávez en el 1999 en Venezuela. Eso lo comprendieron varios dirigentes, movimientos y propuestas políticas de la zona que, con situaciones parecidas y comprendiendo el cambio y transformación dada en la Venezuela Bolivariana y Chavista, empezaron a tomar partida y contribuyeron a modificar la correlación de fuerzas, desde la participación electoral y parlamentaria, construyendo poder político que les permitió arrebatarle el poder a la burguesía/oligarquía, al poder imperial y las potencias extranjeras que venían impulsando e imponiendo el modelo neoliberal.

Es así que, pueblos y sus dirigentes, con una visión Clara: La Patria Grande: Bolivia, Argentina, Ecuador, Honduras, Brasil, Uruguay, Paraguay, entre otros del caribe insular, con una clara decisión de unidad revolucionaria para vencer, con todo y lo adverso del sistema electoral de cada país en contra de los movimientos revolucionarios, como parte del proceso de construcción deciden su participación, ganan y modifican el escenario político, social, económico, militar y geográfico a favor del pueblo, independientemente los obstáculos para lograr de manera definitiva las transformaciones y los cambios que se plantearon y plantean.

En nuestro país la propuesta unitaria ha pasado por diversas dificultades, desde debilidades, errores, correlación de fuerzas, vicios pequeños burgués, ausencia de críticas y autocriticas, desde una visión revolucionaria, pérdida de perspectiva, trabajo estratégico continuo de los diversos gobiernos imperiales, luchas intestinas dentro de los diversos sectores llamados de izquierda, privilegiar la parcela individual y no el interés de los trabajadores, campesinos y demás sectores y grupos explotados y marginados, perdida de perspectiva ideológica, una incorrecta “adecuación a la realidad del país ”de las ideas marxistas-leninistas, privilegiar pactos con los partidos del sistema, sacrificando la propuesta unitaria, desprecio hacia los espacios de izquierda, papeles vergonzantes de otrora dirigentes de izquierda a tal punto que, hoy varios de ellos son de los más acérrimos enemigos de dicha corriente. Traiciones al interior de la construcción unitaria.

Otros de los errores en la construcción o ideas de construcción de la unidad ha sido el privilegiar propuestas unitarias en medio de coyunturas electorales, siendo vistas esta como una visión de carácter coyuntural, y no articulada a un trabajo estratégico.

Ello ha llevado el fardo de que, las propuestas se han hecho en función del apoyo de tal o cual candidato y no en base al desarrollo de una propuesta política orgánica que supere las particularidades de las siglas y llevemos el mensaje de la UNIDAD DE ACERO a los trabajadores, campesinos, pequeña burguesía desclasada, micro, pequeños y medianos empresarios, militares y policías democráticos revolucionarios y antimperialistas, dispuestos asumir una propuesta o proyecto con esas características.

Esos comportamientos y métodos de plantear la unidad, han sido entre otro, parte de las causas que han llevado al país a no contar con la presencia de una propuesta política/orgánica, a ser una opción, así como, obstáculos y particularidades que ha permitido la situación actual de la izquierda, el progresismo y el antimperialismo.

El MIR está convencido que, hace más de 10 años de manera objetiva y subjetivas están creadas las condiciones para la irrupción de una propuesta unitaria desde las ideas revolucionarias, convencido de que, el modelo neoliberal ha sido todo un fracaso.

Ahora bien, lamentablemente se vuelve a repetir el error metodológico y manifestación de obstáculos para iniciar y desarrollar una propuesta unitaria a gran escala desde una visión revolucionaria que, asumida desde abajo, desde la lucha, las coincidencias, la autocrítica, genere un torbellino de entusiasmo que se convierta en una bola de nieve, solo parable hasta lograr las metas y los objetivos.

En las redes sociales, y otros medios de comunicación y mecanismos de difusión de las posiciones de varios espacios se ha lanzado la idea de la UNIDAD de las izquierdas, AHORA para las elecciones del 2024, incluso, otro espacio ha planteado que, no más PRM. Algunos compañeros han planteado la unidad con privilegios o prioridad en el escenario parlamentario como recurso de acumulación de fuerzas, y algunos han planteado ya, hasta nombre de candidatos “independiente” a la presidencia, lo que ha permitido ser respondido con ideas totalmente contraria.

El MIR no concibe la construcción de una propuesta unitaria desde la izquierda revolucionaria como la reunión de conjunto de siglas para un interés individual en una supuesta búsqueda común. Tampoco somos ingenuos o ignorantes para creer que, el voluntarismo, el coyunturalismo y juntar varias siglas o a “toda” la izquierda sea la metodología correcta ante la necesaria y urgente propuesta y salida de construcción de esa deseada meta y objetivo de quienes, desde una posición político e ideológica coinciden en sus valoraciones, tanto nacional como internacional.

Hace tiempo que buena parte de los trabajadores, campesinos, sectores explotados, empobrecidos y marginados, revolucionarios organizados o no, están proponiendo la necesidad de que la izquierda se una, pero han sobrepuesto las ideas subjetivistas, idealistas, no concreta de la misma.

Incluso, hay algunos espacios y compañeros que, al margen de un sustento de visión marxista-leninista, han recurrido al argumento de oponerse a dicha construcción en función de ausencia de condiciones, desigualdad, mafias, corrupción y fraude, así como, falta de garantía para involucrarse en procesos electorales.

El MIR ratifica lo siguiente:

  • 1.-Llamar a un ENCUENTRO de todo aquel o aquella que, siendo revolucionaria (o) de izquierda, independiente o agrupada, este convencida de la necesidad de construir una propuesta política orgánica con capacidad y posibilidad de competir contra este modelo y sus defensores.
  • 2.-Que tenga la convicción y decisión autocrítica de discutir las causas que han determinado la situación actual del pensamiento y organicidad de la izquierda revolucionaria.
  • 3.- La construcción de ese proceso de unidad debe ser en base a desarrollar estructuras únicas y nuevas a nivel nacional para dicho proceso y propuesta, sobre la base, principios y metodología de que, quien contribuye a construir asume y hace suyo ese proyecto, sus metas y objetivos.
  • 4.- La propuesta en discusión y a construir debe ser en base al enfrentamiento del modelo neoliberal y sus consecuencias contra los trabajadores, campesinos, empobrecidos, marginados, micro, mediano, pequeños empresarios y comerciantes, y demás grupos y sectores que nos podamos ganar.
  • 5.- Discusión y aprobación de un programa de trabajo que incluya las demandas de los señalados más arriba, así como, corrupción impunidad, nuevo código penal, modificación de política internacional, respeto e inclusión de los sectores marginados, Nuevo Sistema de seguridad social, salud pública, universal, sistema educación pública universal, Seguridad pública, Nueva policía nacional, Aprobación de inmediato de la ley de extinción de dominio para recuperar todo lo robado.
  • 6.- Impulsar la realización de una Constituyente como táctica y estrategia para redactar nueva Constitución acorde a la nueva realidad contra neoliberal.
  • 7.-La construcción de esa propuesta de izquierda debe ser sustentada contra el reformismo, mas bien, debe ser sustentada en base a las transformaciones y los cambios necesarios y oportunos que necesita la sociedad.
  • 8.- El MIR no se involucrará en ningún esfuerzo unitario para apoyar en esta coyuntura en función de llevar a determinados candidatos que no sea parte de este esfuerzo unitario.
  • 9.- El MIR, tampoco se involucrará en participar en las elecciones del 2024 sin un desarrollo de propuesta orgánica unitaria de la izquierda, porque no seremos parte del triste espectáculo de sacar un irrisorio porcentaje de votos que no son los que realmente representa a la izquierda.
  • 10.- El MIR tampoco repetirá la posición reformista y sistémica de apoyar al partido de la oposición de la derecha o al menos malo para sacar a parte del poder del mismo sistema y modelo. Salvo que eso sea una condición histórica excepcional que, explicado y discutido con el pueblo, las circunstancias lo determinen, pero no ser parte de nuestra política, y ahí esta la diferencia. Al final, solo el sistema se recicla, se prolonga la crisis y el pueblo se perjudica.
  • 11.- Una vez inicie ese proceso, desde la primera reunión y tenga determinada organicidad, el MIR esta decidido a desaparecer como expresión individual y asumir el proyecto colectivo.
  • 12.- El escenario y reto esta creado.

Dirección Nacional

Compartir:
Botón volver arriba