Destacadas de CiudadOriental.comNacionales

Adán Peguero está bajo fuego, tras resucitar al INPOSDOM; institución que estaba en la ruina

Por Robert Vargas
Cuando Adán Peguero fue colocado al frente del Instituto Postal Dominicano, (INPOSDOM), esta era una institución que estaba en ruinas. Es más, parecía un cadáver.

Su portentosa sede estaba en ruinas y sus estafetas, a lo largo y ancho de República Dominicana, estaban destartaladas.

El INPOSDOM era la expresión concreta de la mala gestión y servía más como una fuente de «botellas». Con cientos de «empleados» que no desempeñaban ninguna función.

Antes de Adán Peguero asumir el cargo, ya eran pocas las personas que usaban los servicios del INPOSDOM puesto que esa institución no generaba confianza en los usuarios.

Algunos, incluso dentro del Partido Revolucionario Moderno, hasta se burlaron de Adán porque el presidente había puesto en sus manos «a un muerto» y lo percibieron como si se tratara de un «castigo» o una «burla» de Abinader a Peguero.

Antes de Adán Peguero estar en el INPOSDOM, los negocios privados de «couriers» crecieron  «como la verdolaga» fijando a su antojo los precios de transporte de las mercancías hacia y desde fuera de República Dominicana.

Adan Peguero
Adan Peguero

En menos de un año, Adán Peguero ha logrado lo impensable: sacar de la ruina al INPOSDOM

Sin embargo, tras cumplir el primer año al frente de esa institución, el INPOSDOM comenzó a tener vida propia. Dejó de ser una institución deficitaria y se convirtió en auto sostenible.

No solo eso, sino que aumentaron los controles los oficiales de la Dirección General de Control de Drogas mejoraron su eficiencia y redujeron drásticamente el trasiego de drogas narcóticas que narcotraficantes incrustaban en mercaderías destinadas a salir del país o que llegaban.

Así las cosas, al narcotráfico se la pusieron cada día más difícil en el INPOSDOM.

En la gestión de Peguero fueron rescatadas cientos de mercancías que estaban en los almacenes y sus dueños, quienes habían perdido toda esperanza de obtenerlas, por fin las recibieron.

Peguero, un gerente comprobado, se dispuso a aumentar la eficiencia de INPOSDOM y se trazó como estrategia convertir a esa institución en una aliada perfecta de los emprendedores y las pequeñas y medianas empresas, que ahora podrían vender sus mercancías y usar las oficinas de esa institución en las 32 provincias para disminuir costos y llevar sus productos a cualquier parte del país.

INPOSDOM comienza a resucitar; entregan a usuarios paquetes que tenían hasta dos años en depósitos + Vídeo

De hecho, ningún correo privado tiene representaciones en las 32 provincias como las tiene el INPOSDOM.

Con todo eso en mente, Adán Peguero se dispuso a ir a todas las provincias para iniciar el proceso de rescate de los locales.

Se trataba de una tarea auto impuesta descomunal.

Pero el asunto no quedó ahí, sino que Peguero se propuso establecer alianzas con el correo de los Estados Unidos y con empresas como Alibabá, Amazon, Alí Expreses y otras muchas con la finalidad de insertar al correo dominicano en la modernidad.

Así, estableció relaciones de negocios con la empresa Mia Cargo, en condiciones ventajosas para el correo dominicano, que no tuvo que aportar dinero en ese proceso.

Y, precisamente ahora, cuando el INPOSDOM es usado nuevamente por una mayor cantidad de ciudadanos dominicanos y empresas, se desata una persecución feroz contra Adán, que inicia con la publicación de una entrevista editada y sesgada. Sería bueno que la entrevista fuera publicada de forma íntegra para conocer los detalles totales sobre qué fue lo que preguntaron y que fue lo que respondieron.

Por igual, sería necesario conocer los detalles de diligencias que fueron hechas antes de la entrevista para obligar al INPOSDOM a pagar ciertas facturas generadas cuando esa institución era inoperante.

Resulta extraño que antes, cuando el INPOSDOM era un cadáver, a nadie le interesaba lo que allí ocurría; pero ahora, cuando la institución vuelve a brillar con luz propia y algunos intereses pueden haber sido afectados, entonces se desata esta ofensiva que inició con un «interrogatorio» , no con una entrevista.

¡Ah! Por cierto, nadie «acusa» a Adán Peguero de robarse ni un centavo del INPOSDOM. Algo es algo. La «acusación» es que hizo un «contrato irregular», si es así, para eso están las leyes. Lo que no se puede ocultar es que el correo dominicano es hoy muy distinto a cuando Adán lo recibió.

Es bueno que todos los organismos que le correspondan investiguen lo que deban investigar, pero todo.

Compartir:
  • 285
    Shares
Botón volver arriba