Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Carnaval siniestro

Por: María Hernández
El domingo 10 de marzo 2024 la población dominicana observó con dolor e impotencia como muchos comunitarios que participaban en un carnaval en Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, fueron sorprendidos por las llamas que explotaron de unos fuegos artificiales que se utilizaron para festejar la actividad y que acabó con la vida de cuatro personas, niños en su mayoría, y dejó a decenas quemados. Este sábado 16 de marzo falleció un niño de seis años cuyo estado de salud era muy grave por las lesiones.

Hasta el momento, de acuerdo a las informaciones de la Defensa Civil, 18 personas resultaron afectadas, dentro de ellos 10 son niños.

De acuerdo a la ley 340 ’09 sobre Control y Regulación de los Productos Pirotécnicos se prohíbe la venta, uso y comercialización de esos productos a excepción de empresas calificadas para los montajes de espectáculos con estos fuegos.

Desde el hospital Robert Read Cabral y otros centros de salud como el Ney Arias Lora, Centro Médico Grullón de Salcedo, donde son atendidos los afectados informan que la condición de los niños es crítica y que muchos tienen problemas respiratorios.

Es una tragedia que cada día trae nuevos elementos que hacen que cualquier ser humano sienta ese hecho como suyo nunca visto en la República Dominicana y que ha obligado a que las festividades nacionales del carnaval sean suspendidas por parte del Ministerio de Cultura como una forma de solidarizarse con las víctimas y sus familiares.

Esta semana observamos, a través de los medios de comunicación, que una de las afectadas en sus manos por el incendio, cuando intentaba desprender la ropa a su hijo de 5 años, quemado por los fuegos artificiales se graduó de medicina sin saber que esa misma tarde ese niño había fallecido. Ese Carnaval Siniestro le ha cambiado la vida a mucha gente de Salcedo y otras localidades cercanas.

Hasta ahora, solo un señor ha sido detenido acusado de iniciar el fuego que culminó en tragedia en el que esa persona también perdió a un nieto por lo que intuimos que se ha tratado de un accidente que debe ser bien investigado para que inocentes no sean castigados.

Lamentablemente, en nuestro país, no se corrigen los problemas hasta que no ocurren tragedias como esta que no se sabe todavía cómo concluirá por el estado en que se encuentran muchos de los ingresados por las quemaduras.

Mientras, religiosos de diferentes denominaciones afirman, de manera categórica, que la mano del maligno estuvo presente en ese desconcertante y lastimoso suceso.

Las autoridades de Salud Pública y otras del área deben dar seguimiento a cada uno de esos casos y si tienen que sacar a alguno de los afectados del país para su más rápida recuperación que lo hagan, as pesar de que a nuestro país han venido de otras naciones a tratarse graves quemaduras con médicos especialistas dominicanos, calificados entre los mejores.

Dios les devuelva pronto su salud a todos los que participaban en el carnaval de Salcedo intentando llevar un poco de alegría a su vida y lo que encontraron, de manera sorpresiva, fue luto y conmoción.

Compartir:
Botón volver arriba