Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Crecimiento económico bajo incertidumbre electoral: riesgos fiscales y pugna política intensifican el panorama hacia 2024

Por William Perdomo
La realidad política, social y económica de la República Dominicana enfrentará varios retos en el 2024, debido a ser un año electoral y las medidas tomadas por la actual gestión presidencial de Luis Abinader que busca una posible reelección.

Según estimaciones del Banco Central, FMI y CEPAL, se espera que la economía del país crezca 5.1% en 2024, una leve aceleración respecto al 4.7% de 2023, pero desacelerándose frente al explosivo rebote post pandemia.

La inflación subyacente interanual se situó en 4.32 % al cierre del año 2023
y se estima que bajaría en 2024.

En consecuencia, el Banco Central deberá conservar su tasa de política monetaria alrededor del 9,3% durante 2024, provocando un abultado diferencial de 500 puntos básicos respecto a la tasa de interés estadounidense, la cual se pronostica entre el 4,5% y 4,75% por la Reserva Federal.

A nivel fiscal, si bien el presupuesto 2024 considera un déficit de 2.2% del PIB, inferior al 2.3% de 2023, el gasto corriente aumenta 12.7% empujado por crecientes subsidios y futuros gastos electorales del gobierno.

Bajo ese panorama, analistas económicos pronostican que la deuda pública alcanzaría un 68,9% del PIB hacia fines de 2024, la más alta de los últimos 30 años, comprimiendo así el espacio contracíclico fiscal y exacerbando la fragilidad de la economía dominicana

Y en lo político, el país se está preparando para sus próximas elecciones generales, que se llevarán a cabo el 19 de mayo de 2024.

Aunque muchas encuestas de opinión sugieren que el presidente, Luis Abinader del Partido Revolucionario Moderno (PRM), podría ganar directamente en la primera vuelta (obteniendo más del 50 % de los votos), pero si no cubre ese porcentaje entonces habría una segunda vuelta el 30 de junio.

Si bien Abinader mantiene una alta popularidad debido en parte a su enérgica postura frente a Haití, otros factores como la severa inflación (que perjudica con mayor rigor a los sectores socioeconómicos vulnerables) podrían deteriorar ese respaldo público ante los múltiples desafíos económicos que enfrenta el país

Del mismo modo, la alianza opositora «Rescate RD» de los partidos PLD-FP-PRD pone en alerta a la actual mayoría legislativa del oficialista PRM.

Los resultados de las elecciones municipales del 18 de febrero se vislumbra como un primer termómetro de la contienda electoral.

En síntesis, el panorama económico luce favorable en términos de expansión aunque con sombras, mientras que la perspectiva política se torna cada vez más batalla conforme se acercan los comicios que definirán el liderazgo del país los próximos cuatro años.

Confiamos en que prevalezca la racionalidad para que República Dominicana pueda encauzarse por una senda de crecimiento sostenible con cohesión social de cara al futuro.

Compartir:
Botón volver arriba