Opiniones

En detalle: “Cronología del fraude electoral en SDE”

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
241,392
Fallecidos:
3,139
Recuperados:
194,653
Activos:
43,600
Actualizado el: 5 marzo, 2021 - 9:34 AM (-04:00)

Respondiendo a Alfredo Martínez y compartes sobre el fraude

“La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio alienta al torturador nunca al atormentado”.   Elie Wiesel, premio Nobel de la paz, 1986.

“La lucha no solo debe hacerse por las posibilidades de ganar, basta y sobra que la lucha sea justa”Abraham Linconl.  

Por Dío Astacio. 
La arrogancia del poder hace que las personas no miren a su alrededor y se crean sus propias mentiras.    Danilo Medina ganó con un 61%  las elecciones del 15 de mayo pasado, sin embargo, Roberto Salcedo perdió las elecciones en  el DN siendo la popularidad de Roberto Salcedo, por mucho, más alta que la del candidato a alcalde en Santo Domingo Este por el mismo partido.  El hecho de que el presidente Medina ganara no significa que todos los candidatos de ese partido tenían que ganar con el mismo porcentaje, mucho menos aquellos que gozaban de impopularidad, rechazo e incluso de su mismo partido.

No había una sola encuesta respetable que diera al PLD más de un 30 por ciento en SDE.  Cabe preguntarse si alguna vez salió publicada en la prensa alguna encuesta que diera como ganador al hoy autoproclamado alcalde de SDE.   Definitivamente, si había un tiburón podrido, estuvo en SDE y a continuación aporto las pruebas:

El día 17 de mayo a las 6.45 de la tarde la Junta Municipal de SDE emite una certificación que establece  que 216 actas de la boleta A, 325 actas de la boleta B, 390 actas de la boleta C y 450 actas de la boleta C1 no habían sido recibidas a la fecha.  Este hecho valida la primera premisa de esta investigación.  Fueron sustraídas la noche del 15 de mayo con apoyo de fuerza militar  la cantidad de 430 valijas de distintos centros de votaciones, los presidentes de mesas eran los responsables de llevar estas valijas custodiadas a la junta municipal, sin embargo, estas les fueron arrebatadas y se les dijo que serían llevadas al destino legal, pero lamentablemente fueron a parar a otro lugar.

Alfredo Martínez
Alfredo Martínez

Las valijas fueron violentadas, su presinto de seguridad quitado y llenas de boletas nuevas que nunca habían sido dobladas, pero sí marcadas, existiendo testigos dispuestos a testificar otra vez de que se les pagó para que marcaran boletas con nombres de candidatos de SDE.  Es por ello que cientos y cientos de boletas aparecen marcadas de forma idéntica y hay videos que muestran la boletas nuevas que fueron contadas con evidencias de que nunca fueron dobladas (Videos disponibles en Facebook).

Las valijas llegaron dos días y medio después.  Preguntas que se desprenden de esta investigación:  ¿Quién las recibió? ¿En qué condiciones estaban? ¿Cuántas eran? ¿Por qué llegan todas estas boletas en un furgón si se supone que llegarían en camionetas de la Junta? ¿Quién levantó el acta de recepción de estas valijas? ¿Dónde estaban estas valijas?  ¿Se detuvo a la persona que las trajo?   Todas esas preguntas se contestan fácilmente.  Las mismas personas que se llevaron las valijas tenían el poder para llevarlas a la junta sin que se le cuestionara para nada y así lo hicieron.

El día 18 en la mañana nuestros delegados fueron convocados para validar las valijas que llegaron.  Los delegados de los partidos de la oposición, PRM, PQDC, AlPaís, Frente Amplio y APD, se opusieron a esto y levantaron una declaración jurada firmada por todos donde testificaban lo siguiente:  “Las valijas llegaron abiertas y sin precintos de seguridad. Llegaron todas juntas en un furgón.  No hubo un acta que certificara quien trajo las valijas”.

En fin, esa declaración jurada es la prueba número dos del expediente y deja claro el desastre de las 430 valijas.  Sin embargo, la junta municipal hizo caso omiso a esta comunicación y procedió a escoger a su conveniencia  algunas valijas  y a revisar y “lavar” solo la boleta C1, sin siquiera darse la oportunidad de contarlas. ¿Por qué la C1? Porque de esta forma resolvían el problema de escoger ellos los diputados que quisieran escoger, por eso hay diputados que estaban ganados y aparecieron perdidos.

La prueba número tres del expediente es la boleta voladora, una boleta marcada a favor de Julio César Valentín de Santiago de Los Caballeros y el diputado no 1.  Esta boleta apareció en una  de las valijas desaparecidas, y se levantó una acta de incidencia que es parte de nuestro expediente y que fue firmada por todos los delegados presentes en la mesa, y de la que tenemos  fotografía de la persona que escondió la boleta.

Preguntas:  ¿Cómo llegó una boleta de Santiago de los Caballeros a SDE?  Hay una sola respuesta: hubo un lugar donde se depositaron todas las valijas para hacer lo mismo, introducir boletas marcadas.  Es por eso que aparece en Santo Domingo Oeste, una valija con 87  boletas de SDE, hecho certificado por la junta municipal de SDO.  Es definitivo, aunque no se quiere reconocer que hubo un lugar de lavado de valijas en SDE donde fueron llevadas 430 valijas y se les introdujo cientos de boletas que despojaron a nuestros regidores de sus ediles en el cabildo, porque el objetivo era ganar y hacerlo con la mayoría de la sala capitular.

El descuadre absoluto de boletas en la totalidad de las 430 valijas es la prueba No.4.  Es bien sabido que todas la boletas se reparten en igualdad de cantidades en cada una de las mesas electorales, lo que quiere decir que cuando se cuenten debe existir la misma cantidad de boletas en el nivel presidencial, municipal y congresual.  Al contar estas mesas en la totalidad de ellas la cantidad de boletas a la sindicatura supera en más de un 25% las demás boletas.  ¿Por qué hay más boletas de la sindicatura que las demás candidaturas?  ¿Qué se observa en este hecho? Por supuesto queda claro una vez más que las valijas fueron abiertas y se les introdujo boletas firmadas por alguien que no fue el votante.  Es por ello que en ninguna de las mesas se evidencia un cuadre entre las tres boletas.

Las evidencias no podrían ser más abundante. Tenemos cientos de fotografías, cientos de personas dispuestas a testificar, presidentes de mesas, más de 500 delegados dispuestos a confirmar estos hechos.  Ahora bien, ¿qué pasó en el juicio, a pesar de todas las pruebas aportadas?

El primer juicio en la Junta Municipal.

Todos los juicios conocidos en la Junta Municipal fueron hechos de forma burda, violenta y abusiva; al punto que no nos dieron tiempo para citar testigos, nunca se quiso oír a algún testigo.  Un hecho que lo confirma es que, en el viernes 10 de junio a las 4:00 de la tarde se conoció nuestra audiencia, donde le pedimos a la juez interina “Hopelman”que nos diera un espacio para citar nuestros testigos, concediendo la misma hasta el martes siguiente, es decir el día 14 de junio 2016 a las 4:00 de la tarde.

Se dictó una sentencia para confirmar la petición y todos salimos contentos de esa audiencia.  Pero era demasiado bueno para ser verdad, pues dos (2) horas después de salir del tribunal se nos llamó para darnos la noticia de que la audiencia se conocería al día siguiente, es decir el día sábado 11 de junio a las 10:00 de la mañana, lo que era un absurdo; después de habernos otorgado una sentencia alguien llama para dar una contra orden y decir que esa sentencia era un error y que no era válida por lo que teníamos que devolver la sentencia que había dado la magistrada.

No hubo forma de conversar con los magistrados, sus palabras fueron:  “Hay una orden y no podemos pasar de mañana sábado”.  La audiencia se conoció el sábado a las 10:00 de la mañana contra todos nuestros argumentos y nos vimos forzados a recusar el juez.  ¿Cuál fue el resultado de la recusación? Ninguno.  El juez se impuso y conoció el caso.  Le pedimos que nos diera respuesta a su interpretación sobre su rol constitucional de tutelar justicia, a lo que no respondió absolutamente nada.  Finalmente, el juez nos condenó en defecto y punto.  ¿Es esto un justo juicio?  ¿Realmente podría decirse que fuimos condenados?  ¿Se conocieron nuestros argumentos?  La respuesta a  todas estas preguntas es No.  Por eso acudimos al Tribunal Superior Electoral donde la historia fue distinta.

Tribunal Superior Electoral.

Fuimos al Tribunal Superior Electoral,  donde se suponía se iban a conocer todos nuestros argumentos, escuchar todos nuestros testigos y verificar cada una de nuestras pruebas, fotografías, videos y detalles que demostraban todo lo anterior expuesto.  ¿Qué cree usted que sucedió?  NADA.

El Tribunal Superior Electoral se encerró en una cámara de consejo,  es decir,  ellos solos a conocer nuestro caso, junto a otros 86 expedientes y en una sola tarde evacuó, en el sentido literal de la palabra, 87 sentencias sin conocer un solo juicio, sin ver un solo testigo, y sin oír a nadie.  ¿Qué les parece?  ¿Podría llamarse a eso un juicio?  ¿Se podría estar orgulloso de recibir una sentencia a favor?

En Santo Domingo Este hubo un verdadero fiasco electoral.  Nadie que razone y tenga un mínimo de honor debería sentirse orgulloso de un triunfo como este.  Decir que se ganó arrolladoramente es como el que tiene un fardo de billetes falsos.  Aunque usted compre con billetes falsos, aunque tenga su cartera llena de ellos y logre pagar a otros con esos billetes, usted no puede sentirse orgulloso de eso.  Ahora,  ¿qué nos queda? Nos queda el futuro.

¿Qué pasará en la sala capitular?

En mi caso personal y de mi partido el PQDC,  después de todo lo que pasó, del fraude y del robo de votos, nos apuntaron dos (2) regidores.  Es bueno que se sepa que nuestro rol es representar el pueblo; nos basta y nos sobra con lo que se gane de sueldo en ese ayuntamiento, no necesitamos más que eso.  Nuestros regidores van a la sala capitular a defender a SDE, y todo aquel que se sienta en la necesidad de ser representado tiene las puertas abiertas y cuenta con la labor de esos regidores, hombres capaces y honestos que cuenta con mi total apoyo.

Vamos a defender la ciudad en contra de procesos fraudulentos, de bombas nocivas, de construcciones mal hechas, de contratos abultados, y vamos en busca del manejo de un presupuesto transparente.  Si los que van a dirigir ilegalmente el ayuntamiento quieren hacerlo que lo hagan, pero es bueno advertir que no hay precio para comprar algunos hombres, y dentro de esos hombres estamos nosotros, los que no nos doblamos.

No vamos a hacer una oposición ciega y resentida, solo vamos a hacer cumplir la ley y a respetar el derecho de cada munícipe y empresario de SDE.  Vamos a responder no al acostumbrado “cafecito” que ha llenado nuestra ciudad de irregularidades.  Vamos a garantizar a todo aquel que someta una solicitud que si ésta rinde con los requisitos para ser aprobada tendrá nuestro apoyo y nuestra defensa incondicional, pues basta y sobra que sea de un contribuyente de este municipio.  Pero al mismo tiempo advertimos a los que vuelan la cerca, que los cafés con nosotros son muy amargos.

Por último. Tanto yo, como todos mis compañeros candidatos a alcaldes, estaremos muy pendientes de todo lo que ocurre en las sesiones, y que, aunque compren el voto de algunos que otros regidores, de lo cual no tenemos duda puede pasar, no se podrá comprar nuestro silencio.  No callaremos la verdad, porque el que oculta una verdad se hace esclavo de sus mentiras.

En lo personal, yo no estaría para nada orgulloso de un triunfo que es cuestionado por nueve de los diez candidatos que me adversan, de un triunfo que nunca pude celebrar, de un triunfo que ha sido cuestionado por todo el país e internacionalmente.  Si usted ganó, porque no acude a un juicio para defender su triunfo, sino que por el contrario, huye a las audiencias y usa su poder para que estas no ocurran, con un triunfo tan cuestionado sería el primero en pedir un juicio de fondo y en aclarar el tema.

Pero definitivamente cada persona tiene su forma de ver la vida, hay quienes no les molesta ser cuestionados, para quienes ganar no tiene que ver con reglas, solo con resultados; para quienes el buen nombre y el respeto a su moral carece de importancia, sin embargo hay otros para los que el honor lo es todo.  Yo soy, por gracia de Dios,  del último grupo.

Compartir:
Botón volver arriba