Destacadas de CiudadOriental.comEconomía

Si el INPOSDOM vuelve a ser un cadáver, entonces algunos estarán otra vez satisfechos y felices… entre estos, courriers y periodistas de investigación

Por Robert Vargas
Le dijo Daniel Santos a un amigo que le preguntó por «Linda» que:

-«Menos el domingo, todas las tardes salgo a ver al cartero a a ver si trajo algo para mí».

Daniel Santos estaba devastado por la partida de «Linda», quien un día se marcho y, desde entonces, «no le ha escrito a nadie, ni dejó una huella».

Ocurre que los jóvenes de la actual generación no tienen en su mente la idea de lo que es un «cartero», puesto que, supuestamente,  «ya no son necesarios».

Algunos solo le ven importancia cuando están a la espera de algún documento que le envíen «desde el consulado», o cuando están a la espera del «código» que les enviará Google «por correo físico» para activar su cuenta de Adsense.

Sin embargo, los mayorcitos tienen en su mente la imagen del «cartero» que tenía Daniel Santos.

Pero sucede que el correo de ahora es mucho más que un hombre montado en una bicicleta, con su uniforme de pantalón oscuro y camisa azul cielo.

El correo no es solo para recibir «money order», cartas y tarjetas postales. Eso está en el pasado.

El correo es una institución que en todo el mundo, y en República Dominicana en particular, mueve miles de millones de pesos cada año.

Por allí se envían y reciben documentos y paquetes que contienen ropas, herramientas y equipos de trabajo de todo tipo.

Esto explica el creciente interés del sector privado en tener a su disposición no solo un trozo de la torta, sino del pastel completo.

Con ese propósito en mente, desde el sector privado en República Dominicana comenzaron a propiciar el desprestigio del correo estatal.

Las cartas llegaban excesivamente tarde;  los empleados del viejo INPOSDOM se robaban las mercancías sin que esto tuviera ningún régimen de consecuencias.

Surgen los courriers

De esa manera, comenzaron a proliferar los servicios de correo privado («courriers), que eran y son eficientes, mientras el correo estatal se desplomaba.

Así, el Instituto Postal Dominicano,(INPOSDOM), fue hundido a propósito y se convirtió en una fuente de empleos para pagar alianzas políticas.

Mientras el INPOSDOM se hundía hasta lo más profundo, los courriers abundaban por todas partes.

Sucedía lo mismo que con el servicio sanitario estatal: lo hundían mientras crecían los centros médicos privados que han hecho super millonarios a un grupito.

Con internet, las nuevas generaciones, el comercio electrónico, y la masificación de las compras electrónicas, aumentaron los emprendimientos por parte de ciudadanos que buscaban alguna manera de hacer negocios legítimos.

Lus usuarios acuden en confianza al INPOSDOM
Lus usuarios acuden en confianza al INPOSDOM

En ese ambiente, los courriers colocaban y colocan precios a su antojo sin ningún tipo de freno.

Todo esto sucedía mientras el INPOSDOM no daba señales de vida.

A ningún «periodista de investigación» que tenía facturas publicitarias por cientos de miles de pesos se le ocurría investigar lo que sucedía en el INPOSDOM.

Nuria Piera
Nuria Piera

La suerte de Nuria Piera para obtener publicidad por cientos de miles de pesos del INPOSDOM cuando éste estaba en la ruina + documentos

Sin embargo, las alarmas se dispararon cuando el presidente Luis Abinader colocó ese difunto en las manos del ingeniero en informática y administrador de empresas Adán Peguero.

Este vio en esa acción del presidente una oportunidad para mostrar sus capacidades gerenciales y, de inmediato, desplegó una política de tolerancia cero contra los robos y pérdidas de paqueterías.

Estableció acuerdos estratégicos y sacó la institución de los números rojos para colocarla en números negros. Comenzaba a tener ganancias.

La gente comenzó a confiar en el INPOSDOM y los usuarios van en aumento a gran velocidad.

La meta de Peguero es convertir al correo dominicano en una institución tan confiable y efectiva como lo es el correo estadounidense.

Es tan grande el volumen de carga que tiene en la actualidad el INPOSDOM, que en un futuro próximo Peguero planea rentar un avión para traer al país y enviar fuera toda la paquetería.

Algunos ven esto como una utopía, pero solo hay que observar lo que hacen DHL, UPS, Federal….

No solo esto, sino que Adán Peguero ha estado en conversaciones con empresas como Amazon, Alibabá, Ali Expres y otras para aportar en el intercambio comercial.

El asunto no se queda ahí, sino que parte del proyecto de Peguero es contribuir al crecimiento y fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas radicadas en el territorio dominicano, transportando de una provincia a otra sus mercancías.

Esto va en grande

Esto va en grande y, por ser tan grande, determinados sectores poderosos vinculados al negocio no podían permitir que el INPOSDOM continuara resucitando.

Por eso, la mejor forma que encontraron fue lanzarse sobre Adán Peguero para desprestigiarlo y regresar al correo dominicano a la situación en la que ésta institución estaba apenas el año pasado.

Cuando el INPOSDOM vuelva a ser un cadáver, entonces todos estarán satisfechos.

Creo que el presidente Luis Abinader no puede permitir que lo que se está haciendo bien, sea destrozado para favorecer a un grupito, sin importar que a su servicio tengan alguna cuasi fiscal y a un público confundido.

Compartir:
  • 2
    Shares
Botón volver arriba