Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

David contra Goliat.

Por Edward Andrés Núñez-Merette P.

Aunque el pasaje bíblico en nada se figura a la política dominicana, no es menos cierto que la contienda electoral recién finalizada proyecta una similitud en relación a los candidatos a la senaduría por el distrito nacional, con una diferencia entre uno del otro de 36 años de edad.

Si bien es cierto que para alcanzar el amor de una damisela los caballeros se debatían entre la vida y la muerte en una contienda bélica, no está muy alejada la realidad.

Debemos aprender de esta y otras contiendas que nos invitan a la reflexión, ¿que cuesta una campaña política? ¿Que está permitido o que no?

Estas inquietudes deben ser analizadas y tener algunas respuestas a estas cuestiones.

El objetivo más relevante es afianzar la política y la democracia, pero con más transparencia, ética y moral.

La edad, no debe ser medida para alcanzar o no una curul, lo que sí debemos estar consiente es que la sociedad dominicana requiere postulantes más jóvenes, imágenes frescas que dinamizan el sentir de la sociedad en general.

Que impulsen al sistema democrático nuevas formas de participación en democracia, de esa participación se beneficia la sociedad dominicana.

Debemos apostar al relevo en las organizaciones o partidos políticos porque avanzaríamos, consolidaríamos la democracia, fomentando la participación de los jóvenes y despejamos el fantasma de la abstención electoral.

Cuestión, que le hace un flaco servicio al sistema electoral en América Latina.

Compartir:
Botón volver arriba