Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

«Debate» Insustancial entre «chiquitos»

Por Narciso Isa Conde
Al Frente Amplio, Patria para Todos/as, Opción Democrática y a los Servidores los excluyen del debate presidencial y a cambio le dieron un premio de consolación: debatir entre ellos. Y se conformaron con la migaja: con el “debate entre chiquitos”.

Los servidores representados por la figura del pastor fundamentalista Carlos Peña, asumieron sin sonrojos el discurso seudo-libertario de Milei, cargado aquí de un atropello al Estado laico y a la enseñanza laica.

La copia de Milei no llega a ser una mala comedia desde el extremismo neoliberal privatizador de todo, quitándoles los impuestos a los jorocones del capital y salpicado de fuertes ataques teatrales, bien merecidos en los casos de Abinader, de políticos ladrones y megamineras.

En eso Carlos Peña parece más opositor a este gobierno empresarial y neocolonialmente corrupto que las tres versiones del progresismo criollo representada en ese coloquio; todas ellas previamente despojadas de actitud anti sistémica, evadiendo la defensa de la soberanía aplastada por EEUU y los necesarios combates a la oligarquía voraz y a la perversa clase política.

Nuestros “PROGRES” del Frente Amplio, Opción Democrática y Patria para Todos/as no están por asumir políticas anticapitalistas ni por y enfrentar su gansterización. Se limitan a criticar lo de privatizar más, lo que ciertamente es una barbaridad de Mileicito, y en rechazar el neoliberalismo en general, sin proponer desprivatizar lo ya privatizado.

El neofascista, que imita a Milei, mete la religión en la política y propone privatizar de todo y establecer el reino de los capitalistas, libre de impuestos y dueños de todo.

Los progres se concentraron en sugerir reformas fiscal, salarial, salud, seguridad social, educación y status ambiental; previamente bloqueadas por las características del poder constituido y su total subordinación a EEUU. Nada de enfrentar y desplazar ese poder. Nada sobre la necesidad de construir un poder diferente.

No es malo demandar reforma, pero sí lo es limitarse a eso frente a un régimen que las rechaza todas e introduce constantemente contra reformas e iniciativas ultra conservadoras.

En ocasiones algunos hablaron de transformar, pero la verdad es que no plantean nada transformador. Ningún cambio estructural…a lo sumo modificaciones parciales que chocan con un sistema irreformable, que hay que arrancar de raíz.

Los cuatro están con esta institucionalidad, con esta constitución, con estas leyes; pero el neofascista sabe, por momentos, colocarse radicalmente a la izquierda de un progresismo blandengue para aparentar lo que no es.

Los progres saben que el sistema es un gran fraude y no se proponen reemplazarlo. Prefieren hablar de una reforma integral etérea que saben bloqueada anticipadamente por las derechas y por la clase gobernante-dominante, las cuales, para ejecutarlas, habría que previamente desplazar del poder. Pero de esto último, ni cómo ni ji. Nada, por demás, de rescatar la autodeterminación y reconquistar la soberanía nacional y popular. Parecería que ni USAID, ni Comando Sur, ni el BM ni el FMI, andan por aquí.

Compartir:
Botón volver arriba