EconomíaOpiniones

Dice: Abinader presenta cifras maquilladas sobre la realidad económica del país

Inflación descontrolada, deuda impagable y datos engañosos desde el gobierno

Por William Perdomo,analista político

Por William Perdomo,analista político

La inflación durante el gobierno de Luis Abinader alcanza un preocupante 80% en solo tres años, el incremento más pronunciado en cuatro décadas, que está deteriorando aceleradamente el poder adquisitivo de los dominicanos y sumergiendo a miles de familias en la pobreza.

Ante la imposibilidad cada vez mayor de costear gastos esenciales por la escalada de precios, los hogares recurren desesperadamente al sobreendeudamiento.

Nuestro país ostenta ya la segunda inflación más elevada en Centroamérica, mientras el gobierno se atrinchera en justificaciones insostenibles y promesas vanas.

Esta crisis inflacionaria solo encuentra paralelo en la debacle económica de inicios de los años 90. Y los indicadores macroeconómicos persisten en su espiral descendente: la inflación interanual hasta marzo 2024 alcanza un insólito 25,5%, con el costo de la canasta familiar por las nubes.

Según el Banco Central, al cierre de 2023 la canasta básica nacional se ubicó en RD$44,752, mientras que el salario mínimo para los trabajadores del “sector privado no sectorizado”, específicamente las microempresas, es de RD$14,161 mensuales. Esto representa una brecha en el déficit de RD$30,591. El sueldo de estos trabajadores dominicanos apenas cubre el 51.97% de la canasta básica mínima establecida por el ente emisor.

De hecho, al analizar los datos, el país está entre los primeros lugares de la región con canastas básicas más elevadas en dólares y, por otro lado, entre los salarios mínimos más bajos en la moneda internacional.

La deuda pública durante la actual gestión también ha batido marcas históricas, superando los 90 mil millones de dólares a finales de 2023, con un ritmo anual de endeudamiento superior a los 17 mil millones de dólares.

Ante este panorama desolador, el presidente maquilla cifras en su rendición de cuentas al Congreso, pretendiendo engañar sobre la magnitud de la crisis autoinfligida.

Habla de 8% de inflación cuando es 25%. Afirma que la deuda es el 68% del PIB cuando supera el 170%. Al comparar la deuda con 2020 también engaña, pues el PIB de la pandemia fue nulo.

La realidad es que en tres años y medio ha incrementado la deuda en $24 mil millones, superando las gestiones gubernamentales del PLD, la de Danilo Medina y la de Leonel Fernández juntas.

En su más reciente informe sobre las perspectivas de la economía mundial, el Fondo Monetario Internacional pronostica que el crecimiento económico mundial se mantendrá resiliente.

La posible persistencia de la inflación en algunas de las principales economías del mundo podría conducir a que los bancos centrales de las economías avanzadas evalúen mantener las tasas de interés elevadas por más tiempo de lo previsto, endureciendo las condiciones financieras de los hogares y las empresas para acceder a los créditos, a fin de mitigar la demanda agregada y reducir las presiones inflacionarias.

Es necesario un cambio drástico en la política económica por parte del presidente Abinader. Debe dejar de lado el ego y enfocarse en soluciones reales tras haber llevado al país a una preocupante situación de endeudamiento.

Son urgentes políticas sensatas para controlar la elevada inflación y evitar una bomba social de consecuencias impredecibles. El gobierno debe tomar medidas serias ya, antes de que la situación escale a niveles inmanejables.

Esperamos que el presidente entienda la gravedad del contexto actual y esté dispuesto a hacer los ajustes necesarios por el bien de la nación.

Compartir:
Botón volver arriba