ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

El Cañero dejará a su sucesor (sea Manuel Jiménez o Luis Alberto) una caja repleta de facturas por pagar

Por Robert Vargas
El Alcalde de Santo Domingo Este, Alfredo Martínez, dejara como «herencia» a su sucesor en el Ayuntamiento una caja repleta de facturas por pagar como consecuencia de una gestión de poco más de tres años carente del necesario cumplimiento de los rigores administrativos y gerenciales.

Desde el año 2002, cuando nació este municipio, uno de los más grandes de la República Dominicana, hasta el año 2016, la deuda acumulada acumulada del Ayuntamiento no superaba los 700 millones de pesos.

Estas deudas, en su gran mayoría era de «calidad» y tenía identificada las fuentes para honrarlas.

De la gestión de Domingo Batista, el primer síndico que tuvo SDE, la deuda heredada por su sucesor, Juan De los Santos, era apenas de unos 60 millones de pesos.

Con la administración de De los Santos, la deuda subió a cerca de 700 millones de pesos debido a que fueron tomados préstamos para financiar la construcción del Palacio Municipal y el programa automatizado de limpieza conocido como LIMPIA, que fue aniquilado por El Cañero poco después de asumir el cargo en el año 2016.

El pago de las deudas del Palacio Municipal y de LIMPIA estaban programados para ser honrados con cuotas mensuales que el Banco de Reservas se descontaba normalmente con cuotas mensuales, antes de que el dinero del ASDE llegara a las manos del síndico.

Como consecuencia, la totalidad de la deuda de Limpia fue honrada el año pasado y del Palacio Municipal quedaba una exigua cantidad por pagar.

Sin embargo, las deudas del ASDE en la gestión de Martínez se dispararon a una velocidad vertiginosa llegando a superar los 2000 millones de pesos, quedando hace varios meses reducida a poco más de 1700 millones de pesos luego que, mediante una extraña operación, el Ministerio de Haciendas pagara a un acreedor vinculado al servicio de recogida de basura unos 500 millones de pesos, algo de lo que no tuvo conocimiento el Concejo de Regidores, que ya casi ni si reúne, pero de la que fue informado Ciudad Oriental en una fuente cercana a la Alcaldía.

En la Sala Capitular en múltiples ocasiones, varios concejales denunciaron que suplidores y contratistas eran llevados a la quiebra por El Cañero.

La situación financiera ha sido tan grave que el Contralor Municipal, Pascual Disla, en un informe entregado al Concejo de Regidores y nunca debatido en detalle en la sala, narra la grave crisis financiera del ASDE.

Como consecuencia, y para sortear la crisis y dar la apariencia de buena gerencia, se ha ocupado de que la basura sea recogida y pagar parcialmente a algunos de esos acreedores, tomando fondos de otras áreas, para lo cual se ha auxiliado de la incondicionalidad de la mayoría de los concejales, que le han aprobado transferencias presupuestales por centenares de millones de pesos.

Para lograr esas transferencias, El Cañero ha contado siempre con el respaldo incondicional de la mayoría de la bancada del Partido de la Liberación Dominicana, y de los regidores del Partido Revolucionario Moderno, quienes han actuado como aliados del síndico, no como opositores.

En la acera contraria ha tenido a resistencia del concejal peledeísta Danilo Mesa; de los regidores del Frente Amplio y del PRSD.

El Cañero ha navegado en medio de deudas que parecen impagables, y ha usado los fondos del 4% de Salud, Edeucación y Género para fines que no son los presupuestados, según consta en reiteradas denuncias hechas por los regidores.

A esto se le agrega que el Alcalde ha sido de manera reiterada incapaz de hacer las apropiaciones dispuestas por la ley para cumplir con el pago del suelo número 13.

Debido a esa situación, cada año el Concejo de Regidores ha tenido que aprobarle transferencias presupuestarias para cumplir con ese compromiso.

Este año no parece que sea diferente.

Todo esto sin contar que desde que asumió la Alcaldía, el ejecutivo municipal despidió a una gran cantidad de funcionarios a quienes se negó a pagarle sus prestaciones laborales.

Por igual, durante las últimas semanas ha estado cancelando empleados del Ayuntamiento y tampoco está claro si les pagará las correspondientes prestaciones de ley.

Mientras tanto, tras durar más de dos meses sin reunirse, los concejales han sido llamados a una sesión «extraordinaria» que, esencialmente tiene el propósito de conocer y aprobar una solicitud de transferencia presupuestaria por unos 100 millones de pesos.

Según ha conocido Ciudad Oriental, El Cañero tiene la intención de despojar de esos fondos a la cuenta de inversiones para destinarlas al pago de servicios.

En otras palabras, afectaría severamente las obras del presupuesto participativo.

Por lo pronto, quien suceda a El Cañero en la alcaldía tendrá que manejarse con la abultada deuda que encontrará en el Ayuntamiento, donde las recaudaciones se desplomaron y, según denuncias de regidores, ha estado funcionando una «oficina paralela de cobro de arbitrios» que derivarían los fondos del ASDE hacia bolsillos particulares.

Compartir:
  • 198
    Shares
Botón volver arriba