Destacadas de CiudadOriental.comPN-MILITARES

El Director General de la PN llega SDE casi a la media noche; un drone en el aire disparó las alarmas de quienes lo esperaban + Vídeos

Por Robert Vargas
El Director General de la Policía Nacional, Mayor General Edward Ramón Sánchez González, llegó casi a la medianoche del pasado sábado a Santo Domingo Este. No andaba solo. Estaba acompañado de un grupo de generales, coroneles y otros oficiales superiores y, claro está, con una escolta especial a cargo de una unidad Swat.

¿Qué buscaba en este municipio el jefe policial? y, además, ¿Por cuales motivos las tropas que lo esperaban reaccionaron alarmados porque el área era sobrevolada por un drone?

El aparato era operado con agilidad por algún operador desde un lugar no precisado, pero era claramente visible que quien lo tenía a su cargo “vigilaba” desde las alturas el espacio donde se suponía que se detendría la comitiva.

En la calle, sobre el pavimento, todos miraban hacia arriba siguiendo la trayectoria del drone. Lo que intrigaba a las tropas y sus mandos en tierra era el desconocimiento de los motivos de que esa aeronave estuviera ahí arriba, como si se tratara de “el ojo de Dios” observándolo todo.

Ante esa situación, surgió la directriz de buscar a un posible operador en tierra.

Por casualidad, a un lado de la avenida San Vicente de Paúl, junto al centro comercial Megacentro, se estacionó un pequeño vehículo blanco de tres cilindro y cuatro puertas.

De su interior no salió nadie. Simplemente su conductor se estacionó a un lado, permaneció poco tiempo y luego se marchó por la misma avenida en dirección Sur-Norte. El drone seguía en las alturas.

La inquietud y la intriga aumentaban.

De repente, por el lado de la carretera Mella, en dirección Oeste-Este apareció otro vehículo muy similar al anterior.

Las tropas lo vieron y, como un rayo, brotó la orden:

-“¡Detánganlo!”.

El conductor del pequeño automóvil, ajeno a lo que sucedía, giró hacia la izquierda en la avenida San Vicente de Paúl y, sin darse cuenta, estaba rodeado por una multitud de policías.

El conductor era un jovencito. Las sospechas eran que, desde ese vehículo, pudieran estar operando el drone.

El jóven fue conminado a salir de su diminuto automóvil y sus cinco puertas fueron abiertas rápidamente. Las tropas buscaban algún control desde el que se estuviera operando el drone.

No encontraron nada. Ni siquiera el control remoto para abrir la puerta del vehículo.

La incertidumbre aumentaba.

¿Cuál era el motivo del temor y del estado de alarma?

Simple: en ese lugar esperaban la llegada del Director General de la Policía Nacional; del Ministro de las Fuerzas Armadas y del Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea de la República Dominicana, quienes estarían acompañados de otros altos mandos.

Por tanto, la posibilidad de que, desde un drone fuera lanzado por posible “ataque” contra esos mandos, no era nada descartable.

Ante la hipótesis de que el drone fuera operado por la Fuerza Aérea Dominicana, esta fue descartada porque, en caso de ser así, se lo habrían informado con anterioridad a las tropas en tierra.

El temor, por tanto, era que pudiera ser cometido un atentado contra los mandos policiales y militares que allí se reunirían.

Ya pasaban de las 11 de l a noche. La autonomía de vuelo de la aeronave era bastante considerable.

Luego se supo que “el drone pertenece al equipo de seguridad de Megacentro” que realizaba una labor de vigilancia “de rutina” desde el aire.

Los ánimos se calmaron, Y los corazones volvieron a palpitar como de costumbre.

Llegaron ellos, pero faltaron algunos

Minutos más tarde llegó el Director General de la Policía Nacional, Sánchez González. Ni el Ministro de las Fuerzas Armadas ni el Jefe de Estado Mayor de la FARD le acompañaron.

El jefe policial estuvo acompañado de un nutrido grupo de oficiales superiores de la PN. Lo esperó el Director de la PN en Santo Domingo Oriental General Máximo Báez Aybar junto a un buen grupo de policías, que son quienes cargan “pesao” en el estado de emergencia decretado por la pandemia del coronavirus.

De hecho, no se sabe dónde se quedaron el Ministro de las FFAA y el Jefe de Estado Mayor de la FARD.

Quien no faltó fue Sánchez González. Él había participado en un amplio recorrido que lo llevó por todo el Gran Santo Domingo.

Andaba en labores de inspección del toque de queda. Salió a las calles a ver lo que sucedía, para que nadie le contara.

Al llegar a la intersección de la avenida San Vicente de Paúl y carretera Mella, frente a Megacentro y al lado de la parada del Metro de Santo Domingo, conversó con los periodistas sobre distintos temas y envió un mensaje a la población para que actúe con civismo en el respeto a las medidas de distanciamiento social para contener la pandemia.

Sin embargo, advirtió de que en lo adelante, serán endurecidas las acciones de seguridad para obligar a respetar el toque de queda y el distanciamiento social.

Sánchez González trató otros temas, como, por ejemplo, la cantidad de policias que han fallecido tras resultar contagiados por el coronavirus.

Él espera que pronto los dominicanos puedan volver a abrazarse, como antes, pero ahora la Policía asegura que hará su parte.

Cuando el reloj marcaba casi las 12 de la noche, Sánchez González y su comitiva regresaron al Distrito Nacional.

Compartir:
Botón volver arriba