Destacadas de CiudadOriental.comExteriores

El gobierno de Abinader se mantiene firme a favor de los golpistas venezolanos

Por Robert Vargas
El gobierno del presidente dominicano Luis Abinader se mantiene firme en su respaldo a los golpistas venezolanos, quienes han auspiciado el bloqueo y el embargo económico contra Venezuela y han intentado asesinar al presiden Niciolás Maduro.

La Administración de Abinader, mediante un comunicado divulgado ayer por el Ministerio de Relaciones Exteriores, pretende desconocer las elecciones congresuales realizadas en el país suramericano el año pasado y ha repetido el discurso del ex diputado golpista Juan Guaidó, de la Casa Blanca y de la Unión Europea, pretendiendo que no fueron legítimos esos comicios, ganados abrumadoramente por el chavismo.

Según un despacho de la Agencia Española de Noticias EFE, el gobierno dominicano sigue con “suma preocupación” la “crisis humanitaria y el deterioro de la democracia y los derechos humanos en la hermana República Bolivariana de Venezuela”.

De esa manera, el gobierno conservador del país isleño, pretende ocultar que la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela ha sido auspiciada por el gobierno de Washington y sus aliados, quienes han promovido el bloqueo, el embargo y el robo de sus multimillonarios recursos económicos en el exterior, todo esto contando con el respaldo de conspiradores internos que han procurado desestabilizar el país.

También guarda silencio en relación a los múltiples crímenes de odio promovidos por la oposición violenta.

Como si desconociera lo que sucede en Venezuela, el gobierno dominicano urge a “todas las partes venezolanas” a “abocarse a un diálogo nacional amplio, inclusivo, creíble y respetuoso, que contribuya genuinamente con una solución pacífica de la profunda crisis que vive esa nación”.

De esa manera, la administración de Abinader se resiste a recordar que todas las partes venezolanas implicadas en el conflicto se reunieron en Santo Domingo y llegaron a acuerdos para poner fin a la crisis y, cuando ya todo esta listo para firmar un documento con los acuerdos alcanzados, la oposición, que sigue los dictados de Washington, abandonó el diálogo y el país a toda prisa.

Al mencionar que quiere un diálogo “creíble y respetuoso”, el gobierno de Abinader también pretende hacerse el desentendido ante la oleada de paros violentos auspiciados por los golpistas y que derivaron en múltiples crímenes de odio y en actos terroristas que incluyeron sabotajes a la red eléctrica nacional y al suministro de agua a la población.

“República Dominicana tiene una deuda histórica con el pueblo venezolano. En este sentido, nuestro Gobierno está dispuesto a trabajar con aquellos miembros de la comunidad internacional y con los actores internos venezolanos que buscan una solución pacífica, democrática y conducente que favorezca el reencuentro y la reconciliación de la sociedad venezolana”, subraya el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores Dominicanos.

A la denominada “comunidad internacional” a la que parece referirse el gobierno de Abinader, es a la que encabeza Estados Unidos, secundados por la Unión Europea, quienes han sido auspiciadores de la desestabilización y el terrorismo en Venezuela.

“¡Es el petróleo, estúpido!”

La feroz guerra económica y política, incluidos actos de terrorismo contra Venezuela, tiene como telón de fondo las grandes reservas de petróleo, oro, agua y otros recursos naturales del país sudamericano, y del que Estados Unidos y las grandes corporaciones pretenden apropiarse, incluso, ejecutando una potencial invasión militar.

De esto, el gobierno dominicano, que obedece sin chistar las órdenes de Washington, no dice ni una sola palabra y se escuda en una presunta “defensa de la democracia”.

No hay que olvidar que República Dominicana, siguiendo los dictados de Washington y bajo el gobierno de Hipólito Mejía, participó de la invasión militar a Irak que ha destruido ese país árabe.

La derecha venezolana invitada por Danilo Medina le echa un jabón al sancocho

 

 

Compartir:
Botón volver arriba