COVID-19 RD
Confirmados: 124,527 Fallecidos: 2,223 Recuperados: 102,651 Activos: 19,653 Actualizado el: 25 octubre, 2020 - 10:49 PM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comEconomía

El mercado municipal de El Almirante parece una “una olla de presión” a punto de estallar

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
124,527
Fallecidos:
2,223
Recuperados:
102,651
Activos:
19,653
Actualizado el: 25 octubre, 2020 - 10:49 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Una mujer y su esposo tienen dos negocios en el mercado municipal de El Almirante, en el sector homónimo. Para instalar sus negocios, se implicaron en préstamos bancarios y usaron todos sus ahorros. Ya tienen invertidos casi tres millones de pesos y todavía le están pagando al banco.

Cuando ellos se presentaron a la administración del establecimiento a pagar los arbitrios correspondientes, les dijeron que no podían aceptarle los pagos porque “estamos realizando una auditoría”.

Los dos mercaderes saben perfectamente que, si no pagan el derecho al uso de los establecimientos, la Administración se los quita y los cede a otros.

Por eso, marido y mujer se fueron hasta la sede principal del Ayuntamiento de Santo Domingo Este y, dinero en mano, pagaron lo que les correspondía y están al día.

Esa acción de parte de estos emprendedores ha provocado la ira de una funcionaria del Ayuntamiento de Santo Domingo Este que, en “venganza”, presiona para despojarles de sus locales, que están en la primera planta y pretenden obligarlo a irse al segundo nivel, donde van menos clientes.

Otro emprendedor, que confió en que las reglas de juego serían respetadas, arriesgó sus ahorros y compró los derechos de cuatro locales, en un mercado al que va poca gente puesto que la mayoría de los clientes se quedan fuera, en el mercado paralelo que funciona en las calles aledañas.

La intención de este era apostar al futuro desarrollo del establecimiento.

Sin embargo, la misma funcionaria municipal lo habría obligado a entregar dos de esos locales, supuestamente “por orden del síndico”, lo que no está claro si es cierto, puesto que para eso existen procedimientos legales.

Ahora, según las denuncias llegadas hasta Ciudad Oriental, la misma funcionaria se habría hecho con dos locales y, de madrugada, habría sido vista en el mercado  la avenida Duarte, en Villas Agrícolas, comprando mercancías con las que abastecer los dos establecimientos, en los que tendría como presuntos empleados  un par de personas.

O sea, que ella despoja a los mercaderes de verdad de los locales para establecer sus propios negocios.

Otro detalle que llama la atención es que, según las denuncias, algunos mercaderes habrían sido llamados a participar en reuniones en la residencia de cierta persona bastante conocida para que lleguen a “acuerdos” y no ser tocados en los locales que poseen.

Otro caso es el de una mujer emprendedora que tomó sus ahorros y se fue al banco para reunir fondos suficientes con los que adquirir los derechos de un local en el que instalar un salón de belleza.

Le negociación para la compra de esos derechos de uso habría sido auspiciada por ciertos funcionarios cercanos a la Administración.

Ahora la quieren despojar del local para cedérselo a otra persona porque “aquí no puede haber salones de belleza”.

Sin embargo, cuando ella adquirió los derechos le dijeron que podía instalar cualquier negocio, siempre que no fuera de drogas no prostitución.

A un mercader que estableció un negocio de celulares también lo habrían obligado a abandonar el establecimiento.

La funcionaria que está a cargo de esas “desvinculaciones” asegura que lo hace “por orden del síndico”.

Mientras tanto, crece la percepción de que sería bastante posible que algunos fondos propiedad del municipio no lleguen alas cuentas del ASDE y se queden en algún bolsillo no autorizado.

Es posible que el alcalde se vea precisado a prestarle un poco más de atención a lo que ocurre en el mercado de Ciudad del Almirante, antes de que la “olla de presión” explote, porque alguien parece que se estaría “pasando de contento”.

Es casi seguro que, si todo eso explota, la culpa recaería sobre alguien que, posiblemente, no sabe lo que acontece ante sus propias narices.

Mientras tanto, quienes estarían abusando de su poder para aplastar a los mercaderes, quizás deberían entender que estos no se lanzarán del edificio del Huacal cuando vean esfumarse sus ahorros, solo por la angurria de algunos que se creen súper poderosos e intocables.

No es lo mismo desalojar a buhoneros que ocupan espacios públicos, que hacerlo con aquellos que pagan sus arbitrios.

Compartir:
  • 7
    Shares
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar