IdeologíasOpiniones

El mundo maginario

Por Quilvio Vásquez
El alma es un concepto que se origina al igual que todos los conceptos, a partir de un hecho o un objeto. Al observar el hecho de morir, ponemos nuestra imaginación a funcionar y aún más permanecen en nuestra memoria los recuerdos de todos los difuntos que conocimos vivos.

La imaginación se encarga de pensar qué ocurrirá con los difuntos, porque la ignorancia del porqué ocurre un hecho nos hace construir cosas imaginarias que quedan en la memoria.

Debemos saber que las imaginaciones no son teorías, ya que una teoría implica evidencias, observaciones y predicciones.

No podemos comparar la libertad filosófica de atribuir cualidades a las cosas que imaginamos y que pertenecen a un mundo imaginario.

Cualquier cosa que imaginamos se origina a partir de la especulación que tenemos con relación a la ignorancia que tenemos de hechos almacenados en nuestra memoria.

Pero hay más con relación a la memoria, porque son tantos los hechos imaginarios que las personas acaban atribuyendo a seres superiores las causas de cualquier acontecimiento que no pueden explicar. Y se crea en su base de memoria una distorsión entre su imaginación y la realidad. La especulación en nuestra memoria es tan grande que el mundo real, igual que como decía Platón, se vuelve una copia del mundo de las ideas.

Compartir:
Botón volver arriba