ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

El regidor que se sienta aquí, no solo no participa en las comisiones de trabajo: ahora ni va a las sesiones del Concejo

Por Robert Vargas
Por favor, observen el sillón marcado por el círculo rojo. Como ven, está vacío. Allí tenía el deber de sentarse un regidor, pero no lo hizo por la sencilla razón de que no asistió a la sesión del Concejo de Regidores. Esto ocurrió ayer, día cinco de agosto del 2021.

Se trata de un regidor que, durante la campaña electoral, me fue presentado como un “líder” de la Juventud del Partido Revolucionario Moderno en la circunscripción 3, de Santo Domingo Este.

El joven, cuyo nombre es Milcíades Calderón, ganó el cargo con muchísimos votos en las elecciones municipales del año pasado y pasó a integrar el exclusivo grupo de 33 personas que representan a un millón de habitantes de Santo Domingo Este.

El problema es que Milcíades Calderón ha resultado un verdadero fiasco para quienes lo eligieron.

Él, en muy raras ocasiones, participa en las comisiones de trabajo y, casi nunca toma turnos durante las sesiones del Concejo de Regidores.

Ayer, para colmo, su asiento permaneció vacío a la espera de que él se presentara y participara de la sesión con sus posiciones, sean buenas o malas, pero las suyas.

Esto implica que el mes de julio el tipo cobró 220 mil pesos de sueldo sin dar un golpe y en agosto va por el mismo camino.

Siendo así las cosas, ¿de dónde sale que él es un líder de la juventud? ¿En base a qué es su liderazgo?

Cuando una funcionaria observó que tomamos esta foto nos solicitó que “dale un chanche, que ese es bueno, es de los míos”.

El problema es que él está recibiendo un salario de lujo pagado con los impuestos de la población sin dar un solo golpe.

Sería bueno que si él se siente incapaz de asumir las funciones para las que fue electo, renuncie al cargo y le deje el camino libre a su suplente para que este haga lo mejor que pueda.

Milciades Calderón
Milciades Calderón

Milciades Calderón, regidor ASDE-PRM

Mientras tanto, hasta ahora su gestión como regidor del ASDE tiende a ser una vergüenza para el municipio, una vergüenza para los regidores de verdad y un despilfarro de dinero público.

No es justo que la Ciudad le esté pagando mensualmente a este “regidor” 220 mil pesos y le entregue miles de pesos en gasolina para no hacer nada.

¿Ese es el cambio? ¿Ese es el ejemplo para la juventud?

Compartir:
Botón volver arriba