Destacadas de CiudadOriental.comSociales

El verdadero final son El Boli y su Mañanero y…. lean porqué lo digo

Por Robert Vargas
Bolivar Valera, (El Boli), es el verdadero final. Aunque el «muchacho» es bastante popular, sobre todo entre la juventud que vive inmersa en las redes sociales, a él se le percibe cierta «timidez» cuando asiste a reuniones amplias.

Pero, que nadie se confunda, en el cerebro de El Boli «transitan» a gran velocidad muchas ideas que tienden a procurar el progreso y, ¿Porqué no?, a fortalecer sus proyectos empresariales y políticos.

Generalmente, el Boli llega a las actividades sociales y políticas sin ningún tipo de aparataje, calmado, y con su rostro  casi siempre cubierto con una leve sonrisa.

Llega. Se sienta.  Saluda si le piden que salude. Por lo demás, se mantiene en esa posición, sereno y tranquilo.

Observa cada detalle. Analiza cada gesto y cada palabra que escucha.

Luego, se sumerge en su propio mundo y comienza a elaborar ideas y conceptos que luego se traducen en éxitos empresariales o políticos. (No olvidemos que él diputado del PLD por la Circunscripción 2 de Santo Domingo Este).

Eso explica su éxito rotundo en las redes sociales y en su Mañanero con Boli, que produce de lunes a viernes para la popular emisora de radio «La Bacana 105.7 FM», de 7:00 AM a 9:00 AM.

Después de todo, ¿De dónde le surgen las ideas a El Boli para ser tan exitoso?

La expresión «De dónde le surgen las ideas» no es mía, la leí hace muchos años en un libro de filosofía del viejo Ma Tse Tung (Mao Zedong), el fundador de la República Popular China.

En sus escritos dirigidos a sus camaradas, el viejo Mao se preguntó «¿De dónde surgen las ideas correctas?».

Él mismo respondió la interrogante más o menos con estas palabras:

-Las ideas correctas surgen de la práctica social, del análisis de la realidad objetiva existente fuera del cerebro. Una vez en posesión del conjunto de datos , elaboran sus ideas, las llevan a la práctica y la someten a pruebas para hacer los correctivos que fueran necesario, y así avanzar con éxito hacia el próximo escalón.

Eso, más o menos, es lo que hace El Boli en su intensa práctica social. Lo de él es la comunicación, sobre todo en las redes sociales y en la radio.

Por tanto, para ser exitoso en su campo de acción, El Boli va a la calle, interactúa con la gente de todos los niveles sociales y, a partir de ahí elabora proyectos comunicaciones fundamentados en la experiencia suya o de otros.

Si algo «no le sale» como él entendía que debería ser, entonces regresa a la observación y fortalecer las partes débiles de su proyecto para volver al fuego de la práctica.

En pocas palabras, percibo que actúa no por que «las ideas correctas le caen del cielo», sino por haberlas buscado en el mundo que existe objetivamente fuera de su cerebro.

Además, es un trabajador incansable que cree en ‘él mismo y el resultado está ahí: es uno de  los más influyentes entes sociales y mantiene sus proyectos en excelentes niveles de aceptación y respaldo popular.

Esto explica el hecho de que la influencia de El Boli trascienda las estrechas fronteras de su municipio Santo Domingo Este.

Entonces, el verdadero final es «El Boli».

Todo esto a propósito del criterio de este creador incansable de contenidos, en el sentido de  que quien suscribe es «el final».

Compartir:
Botón volver arriba