Darío Nin
Darío Nin

Escuela de formación cuidadana

Por Dario Nin
Ahora es una idea, pero no hay realidad material creada, que antes no haya sido una idea o tenga una esencia inmaterial y mucho más aún que esto; el propio Jesús, Dios nuestro. Nos relata la Santa Palabra que: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era Dios, y el Verbo era con Dios (J1:1) más adelante encontramos que: “Aquel Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad. (J1:14)

La cita anterior es válida para los cristianos en cualquier sentido o contexto, pero la he citado en éste, para que deduzcamos que la idea o la palabra fue la base de todo, hasta del propio Cristo en la tierra.

Intuyo que usted como yo, siente la necesidad de   tener o vivir en un mejor país, ser parte de una nación en donde cada día usted se sienta más orgulloso de decir yo soy dominicano. Una vez oí decir a un presidente, que podíamos convertirnos en una potencia de moralidad, una potencia ética.

Sin ciudadanos formado como tales, no veremos concretizar ese sueño, no hay sociedad sin individuos que la conformen, de acuerdo a los individuos tenemos sociedad. 

Cuidémonos aquí de no entrar en el dilema de que si el individuo forma a la sociedad o la sociedad forma al individuo.  Para estos fines cae mejor preguntarnos en función del “debe ser” que queremos como sociedad y qué individuos o ciudadanos deben componerla. 

Dejamos que cada quien se forme así mimo, en nombre de la libertad o decidimos ensayar reglas básicas de moral y ética que a juicio del consenso sea beneficioso para todos, pienso que, si lo primero tenemos que postergarlo en beneficio de lo segundo, pongamos manos a la obra. 

Cuando contemos con ciudadanos que practiquen lo moral o lo ético, tendremos ciudadanos capaces de hacer con absoluta libertad, lo mejor para sí y para los demás.  Ciudadanos que hacen lo correcto en la más absoluta integridad.

Aprovecho esta oportunidad para proponer una escuela sobre formación ciudadana (que en si no deja de ser un símbolo), con un programa orientado a formar ciudadanos que exhiban el comportamiento demandado por la sociedad a que aspiramos. No obliguemos a nadie a que asista, pero como el contrato es ley entre las partes,  todo aquel que acuda a solicitar un empleo que dependa de usted exíjale el haberse formado como ciudadano, para que no tenga excusas para un inadecuado comportamiento por ignorarlo. Antes de contrata un chofer exíjales que presente el certificado de manejo correcto y cortesía al volante.

¡Hagamos algo por Dios! Usted tienes mucho que aportar, empiece con un paso pequeño, que rompa la inercia.

Formemos ciudadanos, y mas que ciudadanos formemos persona, invierte buena Voluntad en proyectos como esto y cosecharemos mejor ciudad, mejor nación, mejor sociedad.

 Instituciones como las alcaldías y el Defensor del Pueblo, deben abrir programas en ese sentido.

Basta de gritos y lamentaciones empieza a aportar, pon tu granito de arena, devuelve tu estrella al mar. Hasta la próxima. 

Vea también

Darío Nin

Por favor no más remiendos al puente Bosch

Por Dario Nin En estos días el tapón fue mayor que lo habitual en el …

Darío Nin

Más que un asueto el día de la Constitución debe dejarnos una satisfacción mayor. Recordemos su enseñanza

Por Darío Nin Los dominicanos celebramos este fin de semana recién pasado, un asueto que …

Comentarios: