Opiniones

Finjus y la obligatoriedad en las vacunas

El pasado siete de Junio la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), una de las entidades soportes de la vida institucional dominicana, la que ha jugado un rol estelar en la concienciación de las garantías  de derechos, el resguardo de los mismos y la fortificación y preservación de la institucionalidad, tanto interpoderes como a lo interno en la administración pública, tuvo que aclarar algunas posiciones que se le adjudicaban erróneamente en algunos medios de comunicaciones y redes.
Por ser una organización institucionalista a lo interno y pro institucionalista a lo externo, no le es dable reaccionar y asumir posiciones a la ligera, sino muy por el contrario, las mismas suelen ser, como es debido, el resultado de discusiones y ponderaciones de las que manen las posiciones más favorables al interés nacional.
El tema de entonces, choque de derechos fundamentales ante la posibilidad de instituir la vacunación obligatoria, y en su aclaratoria Finjus establece la inasunción de posición al respecto, la preocupación por un tema que ha ocasionado dolor, luto y resquebrajamiento económico y social, y la procura del acogimiento voluntario de una actitud de conciencia que mueva a la población a vacunarse voluntaria y cívicamente, como forma de mostrar amor por su país, por sus familiares y por la vida.
Finjus da el ejemplo, muestra la  vía, manualiza la guía y contribuye a la solución sin entrar en contradicciones perniciosas y cansonas disquisiciones por demás estériles.
Obligada o no, la vacuna, la vacunación, representa un deber cívico, un compromiso patriótico en la más grande prueba a que ha sido sometida la nación desde su nacimiento, y como dijéramos antes, un acto de consciente amor.
Finjus nueva vez asume el rol orientador, cívico, institucionalista y jurídicamente atendible.
A @Finjusvacunarse.
Compartir:
Botón volver arriba