Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Dirigente medio PLD está hastiado de la corrupción y la impunidad

Pobre país, mi país

Por Guillermo Dipré
No se puede vivir en un país donde en pleno siglo XXI existan privilegios en la aplicación de las leyes a todas luces inconcebibles.

Por ejemplo, para comenzar con algo simple, un policía o pseudo policía ya que hay miles de ciudadanos que han comprado carnets que dicen que son policías, para andar conduciendo motores robados sin casco y sin documentos algunos. Y otra clase de vehículos y quizás cuantas cosas ilegales más.

Cuando uno es detenidos en los puestos de chequeo o por el simple capricho de algún agente para fines inconcebibles, lo primero que le preguntan a uno es si uno es militar para saber si se procede en consecuencia o no.

Tampoco en un país donde el dinero es la llave que abre todas las puertas, si tiene a ese poderoso señor nadie pero absolutamente nadie se mete en lo que usted hace.

Un país donde las cúpulas empresariales son los ases que dirigen los hilos conductores de la corrupción comprando impunidad en los procesos electorales, en el Congreso y, en general, comprando a todo el que necesite para evadir responsabilidades y ganar dinero.

Donde los funcionarios publicos presentan declaraciones juradas de bienes y nadie investiga la veracidad y origen de las informaciones de estas.

Donde el Ministerio Público, al recibir una querella de una mujer abusada por el esposo, la cite para que en una semana vuelva a buscar una citación, para que ella personalmente, se la entregue al esposo abusador poniendo la vida de esta en peligro en vez de darle protección.

Un país donde el rumor publico pone en tela de juego la probidad de un funcionario y ni su jefe el presidente de la República, ni ningún organismo de fiscalización lo investigue.

Pero por Dios que país donde los que se han enriquecido atracando al estado dominicano y hasta haciendo miles de fullerías y actos criminales para enriquecerse participan el marchas contra la impunidad.

Donde el Ministerio Público presenta expediente vacíos para darle impunidad a la corrupción.

Donde la iglesia católica tiene privilegios ilegales, irritantes y en prejuicio de las demás iglesias.

Donde la conductas de enriquecimiento de la noche a la mañana impacta en la juventud y la sociedad en general impulsándola a la búsqueda de caminos rápidos para progresar en vez del estudio y el trabajo.

Este mi país, no sera mas que una vergüenza hasta que los presidentes no proclamen que desde ahora en adelante todos los ciudadanos seremos iguales ante la ley incluyéndose a él mismo, a su familia y sus funcionarios, civiles y militares.

Y ningún gobierno lo habrá hecho bien hasta que esto no pase.

Compartir:
Botón volver arriba