ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

¿Son héroes o villanos los tres regidores del ASDE que no votaron por la compensación de 22 mil pesos mensuales? + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
239,617
+608 Nuevos
Fallecidos:
3,100
+7 Nuevos
Recuperados:
191,338
Activos:
45,179
Actualizado el: 28 febrero, 2021 - 12:40 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Tres concejales del Ayuntamiento de Santo Domingo Este, (ASDE), son presentados como si fueran “cuasi héroes” por ser los “únicos” que “rechazaron”  la “compensación” de 22 mil pesos mensuales para cada uno de los 33 regidores del ASDE. Aunque, a decir verdad, ninguno rechazó la pieza.

Sin embargo, su gesto ha sido aplaudido con entusiasmo por algunos sectores que los perciben como “ejemplos de pulcritud” por encima de todos los demás.

Los tres “héroes” son los concejales Winston Báez, del Partido de la Liberación Dominicana, (PLD); Rosa Güilamo, del Frente Amplio (FA); y José Antonio Ramírez Polanco -Nacho-, del Partido Revolucionario Moderno, (PRM).

Otros más no votaron por la polémica pieza por una razón sencilla: no estaban en la Sala Capitular en el momento de la votación; algunos por estar enfermos y otros por que tuvieron que ausentarse de la sesión, por tener otros compromisos, algo que ya habían anunciado previamente.

¿Cuál fue la postura de Báez, Gúilamo y Nacho en relación al reglamento que establece una compensación de 22 mil pesos? Realmente ¿Lo “rechazaron”?

Antes de explicarles lo que ellos tres hicieron, vamos a comentarle lo que antes hicieron otros concejales en la gestión pasada cuando no estaban de acuerdo con algo por percibir que podría tratarse de algo “ilegal” o “poco ético”.

Simplemente, esos concejales se levantaban de su asiento y exponían sus posturas contrarias y, al final, cuando la mayoría se imponía, ellos se levantaban y decían, en forma solemne:

-“Secretaria, que conste en acta que yo no voté”.

Con frecuencia, así actuaban los regidores Danilo Mesa, del PLD; y Manuel Soto Lara, del Bloque Institucional Socialdemócrata (BIS);y  Julio Decamps, del PRSD, entre otros, generalmente en medio de la risa burlona de sus colegas.

De esa forma se desvinculaban temprano de las posibles consecuencias de las acciones de sus colegas. Marcaban distancia de inmediato.

Quienes así actuaban, ya no están en la Sala Capitular. No son regidores.

Sin embargo, ¿qué es lo que hicieron Báez, Güilamo y Nacho? Lo primero es que ninguno de ellos tres tomó un turno ni siquiera de un solo segundo para dar razones de su oposición. Guardaron silencio absoluto. Ni una sola palabra.

Ni a favor, ni en contra.

Tampoco la “rechazaron” como se miente en forma descarada.

Llegado el momento de la votación, ninguno levantó su mano; la sesión concluyó y se marcharon en silencio. No hicieron como sus ex colegas que se oponían de viva voz y luego solicitaban que se hiciera constar en acta que no votaron. Estos sí rechazaban.

¿Porqué se fueron en silencio?

Es evidente que, si la modificación del reglamento en cuestión no hubiera provocado ruidos, este mes de febrero los tres estarían cobrando los 22 mil pesos, como todos los demás.

Pero, fue evidente, no contaban con la astucia de algunas personas que aprovecharon la ocasión para hacer bastante ruido en los medios de comunicación, presentando a a la mayoría de los regidores como los malos de la película y a esos tres como los héroes.

No hay que olvidar que el año pasado, la mayoría de los regidores “peleó” con el alcalde Jiménez para que este cumpliera con la entrega de los bonos, que estaban presupuestados.

Sin embargo, esos tres regidores no fueron vistos participar en ese enfrentamiento. Pero, al final, cuando el alcalde Jiménez les entregó decenas de miles de pesos en bonos a todos los regidores, ellos tres tomaron su parte en silencio.

Nada tontos que son.

Su lógica sería: si tienen éxito, entonces, lo disfrutamos todos; si fracasan, ellos son los chicos buenos y el resto los malos.

¿Cómo fue conocido el tema de la compensación?

No se lo voy a negar, hasta a Ciudad Oriental ese tema le tomó por sorpresa puesto que lo “conocieron” y lo aprobaron en nuestras propias narices sin que nos diéramos cuenta de lo que sucedía.

Su “debate” apenas duró dos minutos y 40 segundos. No más.

Por tratarse de una sesión ordinaria, los concejales podían agregar temas en la agenda para el debate, lo que no pueden hacer cuando se trata de una sesión extraordinaria.

Por eso, al inicio de la sesión, una regidora, con el evidente respaldo de la aplastante mayoría planteó que el tema del “Reglamento” fuera incluido en la agenda y así lo hizo el Presidente del Concejo, Franklin Marte.

Fue el último tema.

Al llegar el momento del debate, el tema fue introducido como “urgente”; la “urgencia” fue solicitada y aprobada de inmediato por la aplastante mayoría.

Brevemente, el Presidente del Concejo sugirió que el proyecto fuera leído por la Secretara, pero varios regidores “sugirieron” que el tema fuera “liberado de lectura” y así lo hicieron.

Ni Rosa Gúilamo, Nacho ni Winston Báez solicitaron que el proyecto fuera leído. Estuvieron más silenciosos que un cadáver en una tumba.

Por tanto, la Secretaria no lo leyó y ninguno de los periodistas que estabamos presentes nos enteramos de lo que estaban aprobando.

Segundos después, la pieza fue aprobada por casi todos los presentes, menos los tres “cuasi héroes” quienes, tras la repulsa masiva, tratan de colocar distancia, pero en el escenario que les correspondía no dijeron ni una sola palabra.

Por tanto, es más que evidente que, si el proyecto hubiera prosperado, estarían cobrando calladitos los 22 mil pesos adicionales, tal como recibieron, en Diciembre pasado, decenas de miles de pesos en bonos.

A decir verdad: estos tres ¿Son héroes o villanos?

Compartir:
  • 9
    Shares
Botón volver arriba