Hipólito Mejía realiza visita de cortesía a Ciudad Oriental + Fotos

Por Robert Vargas
Visita de cortesía. El poderoso todo terreno en el que se desplazaba el ex presidente Hipólito Mejía se deslizó suavemente hasta detenerse frente a nuestra residencia, donde está la redacción de Ciudadoriental.com, en el Ensanche Ozama.

Detrás del vehículo de Mejía llegó una caravana. Los vecinos miraron con curiosidad. Querían saber quién o quienes eran los nuevos visitantes.

En apenas unos segundos se adelantaron Jorge Frías, Eddy Olivares, Gilberto Balbuena, Adán Peguero y Jesús Pineda, entre otros.

De inmediato se desmontó de aquel todoterreno negro el general Díaz Morfa, quien es la sombra de Mejía desde los tiempos en que este era presidente de la República.

A seguidas, del asiento trasero, se desmontó Mejía.

En el barrio, todos lo reconocieron de inmediato y se escuchó el grito de:

-“¡Llegó Papá!”.

-“¡Llegó Papá!”.

El tipo tiene “ángel”. Le gusta a la gente, otros lo aborrecen. Eso es natural.

No fue necesario anunciarlo ni decírselo a nadie. Todos lo reconocieron de inmediato y le sonreían. Hipólito los observó risueño, mientras Cinthia y yo lo recibíamos en la acera, como si fuéramos viejos amigos. 

En varias ocasiones lo he entrevistado, pero nunca él nos había visitado en nuestra redacción y yo nunca he ido a su finca de San Cristobal. Es más, nunca habíamos entablado una conversación en camaradería.

Por tanto, su visita a Ciudad Oriental es un gesto que valoramos en su justa dimensión y lo entendemos como un reconocimiento genuino a la penetración de este portal que iniciamos cuando el Siglo XX finalizaba y pocos creían en este tipo de proyecto informativo.

La visita sería muy breve puesto que en el Centro Comunal de Invivienda Santo Domingo lo esperaban para encabezar un acto de su corriente H20 para promover a sus candidatos en la convención del próximo 18 de marzo.

Así es que… ¿De qué hablar en pocos minutos con un hombre tan “atípico” como Hipólito Mejía?

¿Le hablo de macro economía? ¿De micro economía? ¿Del discurso de Danilo? ¿De los invernaderos? ¿De Carolina Mejía? ¿Del gobierno y la corrupción? ¿De la inseguridad ciudadana? ¿Del senador peledeísta que lo difamó?… etc.

Hipólito Mejía y Robert Vargas en la redacción de Ciudadoriental.com
Hipólito Mejía y Robert Vargas en la redacción de Ciudadoriental.com

De todo eso él ha hablado en todas partes.

Mejor lo traté como a un amigo, en una conversación amena y distendida, como se hace en cualquier reunión coloquial.

Por ejemplo, quise conocer si él actúa o no con cautela para evitar ser captado por cualquier cámara o teléfono celular haciéndo o diciendo algo que pudiera ser enviado a las redes.

Mejía reaccionó de buen talante y me explicó que mucha gente cree que él se equivoca cuando dice algo, pero que él lo dice porque sabe lo que está diciendo y a quien le está enviando el mensaje. Después de todo, él maneja informaciones.

O sea, que detrás de esa aparente “espontaneidad” hay una acción premeditada, solo que lo que él lo expresa con lenguaje coloquial, no como hacen otros, que usan palabras rebuscadas y “finas” con la que no dicen una cosa “sino todo lo contrario”.

El tono de voz, y el ritmo de sus palabras parecían imitar a las de un ex presidente dominicano.

Por eso, explica, no le teme a que lo graben y prefiere actuar con naturalidad.

Me confesó que sus nietos lo asombran con el manejo que tienen de Internet….

Lo interrumpí para comentarle que lo he visto en las redes “perreando”.

-“Eso es fácil, es solo cuestión de saber moverse”.

En nuestra conversación, como quien no quiere la cosa, le recordé que en la etapa final de su gobierno (2000-2004), los supermercados eran conocidos como “la casa del terror” y le pedí que me hiciera una comparación con la situación actual en esos mismos establecimientos en este segundo gobierno de Danilo Medina.

Sin saberlo, parece que le puse un dedo sobre la llaga y le agregué sal molida y vinagre.

Su reacción fue rápida y fulminante.

Recordó que los dos primeros años de su gobierno fueron de bienestar y estabilidad, pero que las cosas cambiaron cuando se produjo la crisis bancaria.

También mencionó que no le tembló el pulso para llevar a la justicia a los responsables de esas quiebras.

Al verlo emocionado, quise explorar lo que él haría con los funcionarios actuales sospechosos de corrupción en caso de que ganara la presidencia en las elecciones del año 2020.

Ahí se cuidó bastante y no quiso decir si los llevaría al banquillo de los acusados. Tampoco lo descartó. Solo prefirió no tocar ese tema y dejar que la gente se imagine lo que quiera, pero advirtió que acabará con la corrupción y que quien tenga que pagar, tendrá que hacerlo.

Hablamos de Ciudad Oriental y de los medios digitales locales

Cuando lo pasé a nuestra modesta sala de redacción, lo ví reaccionar impactado. 

Lo entusiasmó el “paquete tecnológico” que vio desplegado y, tocándome el pecho con un dedo, me dijo:

-“Tú eres un emprendedor”.

Y ahí mismo habló de sus inicios con los proyectos de producción en base a invernaderos, con la humedad y la temperatura controladas para mejorar la calidad y cantidad de los productos.

Se fue al pasado para proyectar su mente hacia el futuro.

Al comentar sobre los medios digitales como Ciudad Oriental, precisó que la tecnología ha permitido que cualquier persona con iniciativa pueda tener su propio medio de comunicación, lo que valoró de forma positiva.

Conversamos sobre otras cosas y él prometió regresar para que conversar sobre otros temas más profundos. Hicimos una foto para el recuerdo y, finalmente, cuando salió, frente a la casa ya eran muchos quienes lo esperaban al grito de “¡Llegó Papá!”.

Mejía se le aproximo al “tigueraje” y todos lo saludaron como si se conocieran desde hacía mucho tiempo.

Pocos políticos dominicanos tienen ese carisma.

 

 

 

 

Vea también

¿Se convertirá el empresario Joaquín Hilario en diputado de la República?

Por Robert Vargas Joaquín Hilario es un próspero empresario, que recuerda con orgullo su nacimiento …

El PRM hace una cosa, pero dice otra de la gestión del PLD en el ASDE

Por Robert Vargas Existen varias formas de predicar, una de ellas es tomar la tribuna …

Comentarios: