Milossis Liriano
Milossis Liriano

La necesidad de equidad de género en salud

Por Milossis Liriano
Recientemente a nivel internacional se conmemoró el 28 de mayo “Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer”, que como cada año busca llamar la atención de los gobiernos para que creen o implementen políticas públicas y programas a favor de la salud de las mujeres porque le siguen fallando en momentos claves de su vida.

Garantizar la salud en las mujeres es un objetivo mundial; y millones de países tienen esa asignatura pendiente. Aclaro, que cuando habló de salud pública basado en género me refiero a las inequidades que afrontan las mujeres y las niñas en relación a sus derechos humanos, derechos sexuales y derechos reproductivos e implica temas como aborto inseguro, embarazos en adolescentes, mortalidad materna y violencia.

Si bien es cierto que en materia de salud las mujeres muestran rasgos comunes en todo el mundo. La situación varía según las condiciones de vida y económica de la mujer. Sin embargo, en relación con los varones el caso es muy distinto, la mujer se ve más afectada.

Existen en el mundo indicadores dramáticos en salud de las mujeres. República Dominicana es una muestra. Para ilustrar, datos oficiales indican que el embarazo en adolescente es alarmante, y es el mayor responsable de la deserción escolar de nuestras jóvenes, según, la Encuesta Demográfica y de Salud (ENDESA), 2013.

El aborto inseguro y clandestino, se ha convertido en un grave problema de salud pública que amenaza la vida y la salud de las mujeres. Penalizado en todas las circunstancias, a pesar de que un 77% de la población es partidario de la interrupción del embarazo, para salvar la vida de la mujer si está en riesgo, destaca la encuesta CID Gallup Latinoamérica.

Si hablamos de mortalidad materna, estamos entre los primeros de la región de América Latina y el Caribe, unas 100 muertes de mujeres por cada 100 mil nacidos vivos. Tomando en cuenta, que el Estado tiene la responsabilidad de implementar las leyes que ya existen o desarrollar las que hagan falta para que esto no siga ocurriendo.

Otro dato, la pobreza, que afecta al 30.37% de las mujeres a nivel nacional y al 40.41% de las mujeres que viven en zona rural. Situación que repercute en el acceso de las féminas a la salud. Y con respecto a la violencia de género el boletín estadístico del Observatorio de Seguridad Ciudadana muestra que sólo de enero a septiembre del 2016 al 2017, unas 2,408 mujeres sufrieron violencia física, y verbal y psicológica 3,619. Otras fuentes señalan que la consecuencia más grave en ese cuadro es el feminicidio.

Cambiar la realidad es un reto, pero, no es imposible. Para lograrlo el Estado debe implementar políticas en salud desde una perspectiva de género y erradicar las desigualdades entre hombres y mujeres en materia de educación, ingresos y empleo. Invertir en la salud de las mujeres es una medida rentable para los gobiernos. La mujer es una fuerza importante en el desarrollo y el progreso de un país ¿Qué esperamos?

Comentarios: