Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

La UASD en campaña

Por Rafael Jiménez Abad
La febril y concentrada campaña electoral para elegir las autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo -UASD- inició aproximadamente 2 años antes de la fecha fijada para las próximas elecciones que serán efectuadas a mediado del próximo año 2022.

QUE FUNDAMENTO TIENE ESTA PRECOZ CAMPAÑA
Este punto me gustaría someterlo a reflexión de quienes leen este artículo y de la propia comunidad universitaria, mi humilde opinión es que una variedad de motivaciones se esconden en el activismo por ganar un cargo en la mas vieja universidad del llamado nuevo mundo.

Apetito de poder, carrerismo, abolengo, administración de fondos y salarios mejores de una buena parte envuelta en sus egos, se unen con el deseo de desplegar la vocación de servicios y de cumplimiento de la misión UASDIANA de otra parte que no logro cuantificar.

La anticipada campaña, el pobre contenido de esta y la carencia de aportes y compromisos con la sociedad, desde el ámbito académico, en la trayectoria que se les descubre a una parte, habla de una campaña electoral universitaria preocupante.

La cuestión se pone aun mas lamentable cuando vislumbramos la presencia en esta contienda de factores alienantes traspasados de las elecciones nacionales como la necesidad de disponer de grandes sumas de dinero y de equipos clientelares para poder competir.

Varios equipos de campaña y sus lideres y lideresas se empeñan en presentar el apoyo de dirigentes políticos y de los partidos del país cuestionados por sus ejecutorias antipopulares.

Hay candidaturas de personas sensatas y con buen historial en la vida dominicana y uasdiana que han tenido que incorporarse a ese derrotero.

De un proceso así no me explico cómo saldría una renovación y transformación universitaria útil para acompañar al país y al planeta en la dinámica de formación de una conciencia elevada que los redima.

DIVISION Y ABANDONO DE LOS GRANDES OBJETIVOS
Miles de inteligencias están ocupadas detrás de los cargos y en la competencia electoral.

El mando central y de varias facultades se encuentra dividido sin que el centro de esa división sean los enfoques por la preservación de los postulados que la juventud procedente de la Revuelta de Abril de 1965 le dió a la UASD y que están plasmados como letras muertas en los artículos 7 y 10 del estatuto orgánico de la academia, en las resoluciones del claustro menor de abril del año 2011 y en su naturaleza popular.

Finales del 2020, todo el 2021 y la primera mitad del entrante año 2022 en campaña electoral uasdiana, mientras grandes temas de la época cruzan el campus agonizando sin una mirada profunda de la academia, tal como:

  • 1. El modelo sanitario del país estaba derrumbado, algo que se hizo mas visible con la pandemia.
  • 2. El sistema económico prosigue fabricando pobreza en la sociedad, mientras alimenta a una élite empresarial nativa y extranjera, con una terrible inequidad en la distribución de las riquezas y apoderada de las riquezas del país.
  • 3. Un andamiaje educativo diseñado para apuntalar ese modelo económico carente de una visión para formar personas para amar la naturaleza y la felicidad.
  • 4. Un modelo político y jurídico como columna antidemocrática, pervertida, corrupta y sectaria.

CONCLUSION

Un sacudimiento a todos los niveles requiere la UASD. Que la regenere internamente para que pueda contribuir a forjar los nuevos paradigmas de República Dominicana y del mundo.

Una campaña electoral en la UASD no debe ser mayor de tres meses en donde los requisitos de las candidaturas sean las trayectorias cónsonas con los postulados universitarios y la creación científica y nada más.

10 de agosto 2021
El autor es docente de la UASD.

Compartir:
Botón volver arriba