Milossis Liriano
Milossis Liriano

Los hombres ¿Por qué no lo hacen?

Por Milossis Liriano R. (*)
En una familia heterosexual –entre un hombre y una mujer- la mujer en el mayor de los casos es quien asume las tareas del hogar que deben ser compartidas por la pareja, porque los varones entienden que lo doméstico es exclusivamente femenino, nada más alejado de la verdad.

La mujer ha conquistado grandes espacios en la vida pública, profesional y privada, y la realidad no cambia, ellas siguen como responsables del cuidado de hijos e hijas y de los quehaceres domésticos dentro del hogar.

No criticamos el hecho de que la mujer dedique tiempo a la familia y los oficios de la casa, lo inaceptable es que siga perpetuándose la dinámica, afianzando cada día más la división sexual del trabajo, que quiere decir que lo doméstico y la crianza, le corresponden a la mujer, mientras, que los varones asuman la provisión económica de la familia y el ejercicio de la autoridad dentro del hogar.

La estructura social que conocemos apoya la división sexual del trabajo, y es tan aceptado, que se escucha en boca de muchas mujeres “mi marido, esposo o pareja me ayuda”, sin hacer conciencia de que no le ayuda, sino que le corresponde hacerlo.

El deformado rol de género que conocemos, implantado como un chip en nuestras cabezas ha creado un tabú, prejuicios e incomprensiones alrededor del tema doméstico, que impide que los varones entiendan, de una vez por todas que, en el hogar, el aseo y el cuidado deben ser compartidos.

Aunque falta mucho por hacer, la familia está viviendo cambios, antes las mujeres eran amas de casa, ahora, incorporadas en el mercado laboral, y me pregunto ¿cuándo el hombre asumirá las tareas de casa como parte de esa transformación social, que permita ir desmontando creencias y estereotipos en torno al trabajo del hombre dentro del hogar?

Mantener a la mujer en un plano de sumisión alrededor de la relación de pareja o la familia, es un pensamiento ubicado en la edad media, un mito que coloca a las féminas en una posición de desventaja frente a los varones.

No sigamos perpetuando la división sexual del trabajo. Acordemos como sociedad que se fomenten relaciones donde ambos miembros sean iguales. Tanto el hombre como la mujer deben ser capaces de trabajar fuera del hogar y de encargarse de las tareas domésticas y de los hijos de igual manera.

La sociedad, la familia y los tutores deben empezar aportando su grano de arena, desmontando en el imaginario de niños y niñas que el hombre trabaja fuera de la casa, mientras, la mujer tiene que quedarse en el hogar realizando todas las tareas.

La sociedad debe dar paso a una nueva generación de varones que se permitan ser “amos de casa” con naturalidad y lejos de la rígida estructura cultural que se vive aún en estos tiempos.

Envolvamos la mentalidad atrasada y deformada que se construyó hace siglos, hombres y mujeres son iguales en derechos, no que uno solo goce de los mismos.

¿Querido, te animas a empezar hoy?

(*) Lic. Comunicación Social
Master en Comunicación Corporativa

Videos de Ciudad Oriental en Youtube
Videos de Ciudad Oriental en Youtube

Vea también

Milossis Liriano

Acoso sexual callejero: ¡Nos enseñaron aceptarlo!

Por Milossis Liriano Rodríguez A las mujeres y niñas dominicanas nos acostumbraron a ver los …

Eddy Olivares

Contra la Ley de Partidos

Por Eddy Olivares Ortega En el pobre y contaminado debate de la Ley de Partidos, la …

Comentarios: