Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Los secretos de Jean Alain

Por: Valentin Medrano

Recientemente leí un interesante articulo de José Francisco Peña Güaba, quien a devenido en ser un verdadero gurú de la política, un filósofo de la cotidianidad y praxis de ese mundo, el trabajo fue titulado “El circulo fatal de la venganza” y me inspire a escribir estas letras, que mas que afirmaciones, son preguntas necesarias de ser hechas, provistas de mucha lógica, ya que en este escueto análisis se toma como premisas las versiones que le atribuyen los principales detractores al hoy caído ex procurador Dr. Jean Alain Rodriguez, prisionero de la venganzas, rebatiñas y la persecución política solapada.

Resalta Jose Francisco Pena Guaba, con gran razón, el error del Estado “al humillar de esa forma a un ex-procurador con tantas informaciones confidenciales y sensitivas, con las que podría armar un lio si las hace publicas, con, según el hijo del gran líder de masas, insospechadas consecuencias.”

En su condición de Procurador General de la Republica es normal que fuera uno de los hombres más informados del país, de hecho, seguramente el segundo mas informado luego del Presidente de la República. Ese hecho irrefutable e indiscutible es el que mueve a ciertas interrogantes como, el . qué tanto sabe (¿Mucho?) ¿De quienes? (¿De muchos?) y sí tendría la intención y valentía de usar esa información a su conveniencia o para contribuir con la nación de alguna forma en su sed de transparencia.

Dicen muchos de sus detractores que la procuraduría de Jean Alain Rodríguez tenia un sofisticado sistema de investigación y espionaje que trabajaba con profesionales locales y extranjeros, y como aquí no hay tantos santos, si es así, pues debe tener muchísima informaciones, muchos interesados y personas de interés.

Si esos detractores tienen razón, si dicen la verdad, por ser un ex procurador y haber investigado a tanta gente con sofisticados métodos y equipos cómo se especula, entonces Jean Alain Rodriguez tiene de todo, de todos y para todos. De mantenerse arbitraria e ilegalmente encarcelado, y se destapa con esas informaciones sensibles de todos o de algunos, ¿Qué podría ocurrir?

He leído que se le atribuyen expresiones alegres a un otrora funcionario investigado por un sonado caso de corrupción, de quien se dice celebró a fuer de consuelo de tontos, el mal ajeno que le representó el éxito y venganza saciada por el encarcelamiento Jean Alain Rodríguez, ya que, a decir de la información, se atribuye al hoy satisfecho ex investigado, el criterio externado de que, el ex procurador es un ser malo, bellaco y traicionero, ya que siendo amigos lo envió a prisión.

Si el ex procurador fuera tan malo como se describe, entonces hay quienes deberían preocuparse en lugar de celebrar, porque alguien realmente malo y bellaco seguro tendrá otros casos o pruebas bajo la manga o hasta grabaciones de sus tiempos en la función, quizá videos, muestras de transacciones bancarias, videos de restaurantes y parqueos, por quizás temas ilegales, pero útiles, para alguien malo, considerando metódico y estratégico.

Si como se grita a los cuatro vientos, por tv, radio y redes sociales que Jean Alain Rodríguez es malo, perverso y peligroso, cosa que en la que no coincido, entonces debe haber guardada por ahí alguna investigación de unos pocos sus detractores, quizá incluidos hermanos, esposas y familiares más cercanos, a los que debe mantener en vilo desde el encierro, lugar que mantiene sufriendo a sus familiares como no ocurrió con algunos de sus hoy detractores, ayer investigados, y sus familiares.

Si fuera malo, como afirman, yo siendo ellos, en lugar de criticarlo y gozarme de su desgracia, me preocuparía porque algún día se abrirán las puertas de su encierro, y si es tan malo como dicen, a Dios que reparta suerte.

Si es por igual cierto que el DNI, la policía y la PGR espiaban a ciudadanos, y en especial a los políticos, y que el ex procurador Jean Alain Rodríguez encabezaba esas acciones o recibía los informes, entonces este debe tener en manos de uno o varios delegados o una o varias nubes, todos las informaciones afectadoras de los espiados, quizá alguno que otro cheque, o contribuciones de campana recibidos, quién sabe, quizá por regidores, alcaldes, diputados, senadores y hasta candidatos presidenciales, muy especialmente aquellas contribuciones no reportadas a la JCE, ya que esas contribuciones evasivas, quizá defraudatarias, constituyen un delito o crimen conforme a la ley.

Si es malo, yo en lugar de ellos, bajo la posibilidad de una nueva afrenta, saliera al frente a las imputaciones que sobre el mismo pesan, iniciara su defensa y pediría su libertad y procuraría un bajadero que mitigue los daños. Si por el contrario, resultare que es bueno, también estarían en el deber, por asuntos de justicia de salir a defender la libertad e inocencia de este o de cualquier inocente encarcelado injustamente.

Volviendo al supuesto de que si es cierto que es una persona perversa, mala, inquisitiva y programada, como esos detractores dicen, cosa que no creo, no debe existir un político que no haya sido estudiado, evaluado o investigado conforme a esa misma teoría, y de ser cierto, que creo que no, con tanta información a la que si podía en su momento tener acceso, local e internacionalmente, debemos esperar mucho ruido, ya que en su haber un procurador tiene acceso a, por ejemplo, declaraciones de impuestos, títulos de propiedad, tarjetas de crédito, salidas del país, vuelos privados y comerciales, cámaras del 911, etc.

Poniéndome hipotéticamente en el lugar de sus críticos, si no solo afirmara, sino que creyera que en realidad el ex procurador es malo, organizaría una peregrinación nacional en procura de su liberación.

Se debe recalcar que si es tan malo como arguyen algunos, ó programado, preventivo y honesto en esa relación pendular posible, debe haberse preparado con tiempo para salir ileso de este proceso que todos sabían le vendría con o sin causa probable, y eso lo veremos con seguridad.

Por lo que conozco del ex procurador estoy convencido de su inocencia, o mejor dicho, lo que se ha presentado como prueba hasta el momento no me convencen de su culpabilidad. En su expediente no hay una sola prueba, indicio ni mención de alguien afirmando haberle entregado un solo peso, o demostración de enriquecimiento ilícito de su parte, y aun así lo tienen privado de libertad, preso, alejado y aislado de su familia, hijos y la sociedad.

Libertad, es lo que prioriza la Constitución (Art. 69) y las leyes (Art. 15, Código Procesal Penal) y en su caso se dan las exigencias del artículo 229 para su liberación, mismas que nunca estuvieron presentes para que se ordenara su injusta e ilegal prisión.

Compartir:
Botón volver arriba