Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

Manifiesto de Abril de las izquierdas transformadoras

Comunicado de la izquierda en RD
Hoy retomamos con vigor la consigna: “unidad… unidad… unidad” que resurgió en la heroica Zona Constitucionalista durante los combates de abril del 1965 y que históricamente tiende a ser el arma más contundente de la lucha de nuestro pueblo y de todos los pueblos oprimidos del mundo.

A 53 años de la Guerra de Abril, la República Dominicana está atrapada por el capitalismo neoliberal y la corruptela estatal y empresarial privada.

En las últimas tres décadas nuestro país ha sido persistentemente sometido a cambios sumamente traumáticos enmarcados dentro de la ola neoliberal mundial y la delincuencia de Estado que han azotado a Nuestra América; colocándonos al borde del desastre social, político e institucional, y generando una peligrosa tendencia al caos.

La clase dominante-gobernante y sus gobiernos del PRSC, PRD y PLD -a tono y subordinados a esa nefasta tendencia global imperialista- instrumentaron contrarreformas anti-populares y antinacionales en todo el sistema económico, en la gestión estatal y en la dominación ideológica que han generado brutales desigualdades y procesos de degradación alarmante del régimen político.

Adicionalmente, una larga lista de escándalos de corrupción ha puesto al descubierto el engaño descarado de los gobiernos peledeístas, que contrariando su origen ético boschista y su meta de liberación nacional, se han dedicado a un ejercicio perverso del poder hasta convertir a nuestra República Dominicana en un centro nacional e internacional de corrupción e impunidad bajo protección de un Estado corrompido y corruptor; profundizando y ampliando la delincuencia de gubernamental que le ha precedido.

REALIDAD DRAMÁTICA Y RECREACIÓN DE LA ESPERANZA.

Las recetas neoliberales han generado una espiral de empobrecimiento, marginación, exclusión y concentración de poder y riquezas que actúa contra la propia lógica de innovación y modernización que predican sus sustentadores; porque a la vez que privatizan propiedades, riquezas y ganancias, apropiándose de ellas, socializan las pérdidas en perjuicio de las mayorías empobrecidas –incluidos los estragos ambientales- y, al final, quien paga el desastre es el pueblo trabajador, con marcada tendencia al predominio de su impacto desgarrador sobre la niñez, la juventud y las mujeres; lo que ha agravado y sigue agravando la tragedia social colectiva.

Una lumpen-burguesía de origen burocrático, partidocrático y militar -articulada a corporaciones transnacionales y facciones corruptas de la burguesía criolla, han conformado una corporación delictiva que desde el Palacio Nacional controla, corrompe y pervierte el Congreso Nacional, el sistema judicial, los mecanismos electorales, los órganos de fiscalización, los cuerpos armados, las leyes, las instituciones y los organismos públicos; siempre a favor de sus espurios intereses y de sus fines estratégicos de permanencia en el poder.

Ese proceso altamente degradante ha convertido al Estado dominicano en una dictadura constitucional mafiosa que cada día confirma la necesidad de su radical superación para poder erradicar males que afectan dramáticamente todos los aspectos de la vida en sociedad: la libertad, la soberanía nacional y popular, la salud pública, la educación, la seguridad ciudadana, la sanidad ambiental, los derechos de la mujer, las condiciones habitacionales y las condiciones de vida y existencia de niños/as, ancianos y jóvenes.

Pero a su vez, como contrapartida, ese proceso perverso está provocando un rechazo generalizado y una amplia y creciente indignación a través de diversos movimiento sociales en lucha y específicamente del movimiento Marcha verde y de sus masivas movilizaciones; acelerando la progresiva descomposición de la institucionalidad vigente. Esa combinación de factores ha tenido la virtud de rehabilitar en forma creativa auténticas posibilidades de cambio que pueden y deben ser impulsadas desde la unidad de los sectores revolucionarios con capacidad de construir una propuesta política alternativa.

SURGIMIENTO DEL ESPACIO DE UNIDAD DE IZQUIERDA

En este contexto ha surgido nuestro Espacio de Unidad de Izquierda (EUNI) llamado a contribuir a convertir la indignación acumulada en movilización ascendente por un cambio político profundo, en organización asamblearia del pueblo en lucha y, en consecuencia, en Poder Constituyente destinado a crear una nueva República Dominicana.

Una significativa diversidad de las Izquierdas transformadoras se ha integrado en este espacio unitario, abierto a nuevas incorporaciones y presente en todas las luchas: contra la corrupción y la impunidad, contra la depredación minero ambiental, contra el racismo anti-haitiano, por los derechos de las mujeres, por el derecho a la salud y a la seguridad social, por salarios y pensiones dignas…

Comprometido, en fin, con la solidaridad incondicional con todas las causas justas y con el respaldo a los pueblos en lucha.

Esa diversidad revolucionaria confluye en este ESPACIO DE UNIDAD para coordinar e incrementar sus fuerzas, procurando enfrentar con más eficacia un poder que se resiste a los cambios necesarios, incluso a reformas y demandas limitadas.

Se organiza como un polo de convergencias para conocer más fondo las raíces de los problemas que agobian al pueblo trabajador, analizar sus perspectivas e impulsar las luchas presentes y futuras. Se crea para ejercer la solidaridad internacionalista.

Y concretamente en este 53 aniversario de la gesta más importante del pasado siglo -militando en las más diversas luchas contra este sistema oprobioso y esta institucionalidad decadente y corrompida- nos comprometemos a retomar, actualizar y renovar ese proyecto de revolución democrática, popular y patriótica inconclusa, pendiente todavía de realizar.

Nos comprometemos a reconstituir la República, abrazando los ideales Duarte, Luperón, Caamaño, Minerva y Manolo; recuperando los valores de la democracia real, soberanía nacional y el cambio social plasmados en la Constitución del 1963; e impulsando con firmeza la propuesta transformadora de una CONSTITUYENTE SOBERANA, a ser construida desde las entrañas de un pueblo convertido, paso a paso y al compás del el desarrollo de un nuevo y hermoso proceso creativo, en poder alternativo.

MOVIMIENTO PATRIA PARA TODOS –MPT / FUERZA DE LA REVOLUCIÓN –FR / IZQUIERDA REVOLUCIONARIA –IR (Movimiento Popular Dominicano-MPD, Movimiento Caamañista–MC), FEPAV, FALPO, FELABEL y FPD) / PARTIDO DE LA UNIFICACIÓN COMUNISTA –PUC / MOVIMIENTO DE ACCIÓN POR UNA NUEVA REPUBLICA DOMINICANA-MANDO/ PERIODICO TRINCHERA UNITARIA. (26-04-2018, Santo Domingo, RD)

MANIFIESTO CONDENSADO

Hoy, en el 53 aniversario de nuestro abril heroico, retomamos la consigna: “unidad… unidad… unidad” que históricamente tiende a ser el arma más contundente de la lucha de nuestro pueblo y de los pueblos oprimidos del mundo.

En las últimas décadas nuestro país ha sido persistentemente castigado por la ola neoliberal mundial y la delincuencia de Estado que han azotado a Nuestra América, generando una situación de dependencia, empobrecimiento masivo, inseguridad, degradación institucional y desigualdades dramáticas.

La clase dominante y los gobiernos del PRSC, PRD y PLD asociados a otros componentes del partidismo tradicional – todos subordinados a esa nefasta tendencia global imperialista- han sido responsables directos de este desastre.

En ese contexto, en las últimas décadas, la cúpula del PLD asociada a la lumpen-burguesía burocrática y privada, ha creado una corporación delictiva que desde el Palacio Nacional controla y corrompe todos los poderes del Estado y garantiza impunidad y continuismo fraudulento a sus beneficiarios; constituyendo así una dictadura constitucional mafiosa que cada día confirma la necesidad de su radical superación para arrancar de raíz los males que afectan dramáticamente todos los aspectos de la vida en sociedad.

En el sentido inverso a ese proceso perverso se ha venido produciendo un rechazo generalizado a esa manera de gobernar y dominar, así como una amplia y creciente indignación a través de variados movimientos sociales y específicamente del movimiento Marcha Verde y sus masivas movilizaciones.
Es en este contexto que ha surgido nuestro Espacio de Unidad de Izquierda llamado a contribuir a convertir la indignación acumulada en movilización ascendente por un cambio político profundo, desde la organización asamblearia del pueblo en lucha.

En este 53 aniversario de la gesta más importante del pasado siglo -militando en las más diversas luchas contra este sistema oprobioso y esta institucionalidad decadente y corrompida- nos comprometemos a actualizar y renovar ese proyecto de revolución democrática, popular y patriótica pendiente de realizar; abrazando los ideales de nuestros héroes y heroínas, recuperando y enriqueciendo los valores de la Constitución del 1963 e impulsando la propuesta transformadora de una CONSTITUYENTE SOBERANA, a ser construida desde las entrañas del pueblo en lucha, progresivamente convertido en Poder Constituyente.

Por el ESPACIO DE UNIDAD DE IZQUIERDA:

MOVIMIENTO PATRIA PARA TODOS –MPT / FUERZA DE LA REVOLUCIÓN –FR / IZQUIERDA REVOLUCIONARIA –IR (Movimiento Popular Dominicano-MPD, Movimiento Caamañista–MC), FEPAV, FALPO, FELABEL y FPD) / PARTIDO DE LA UNIFICACIÓN COMUNISTA –PUC /

Compartir:
Botón volver arriba