Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Mensaje del Episcopado: Justo, necesario y oportuno 

Por Juan López 
Para cumplir con su deber y tradición institucional de  60 años, la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), dio a conocer su Carta Pastoral “Elecciones 2020: espacio de participación y compromiso”, a propósito de la celebración del Día de Nuestra Señora de la Altagracia, este 21 de enero. 

Ese importante documento contiene valiosas exhortaciones que deben  recibir una buena recepción por parte de los principales actores de la sociedad política de nuestro país, en tanto contribuyen con la sostenibilidad de la paz social, la gobernabilidad democrática  y estabilidad de la economía de la R. Dominicana.

A este mensaje del Episcopado dominicano le consignamos una ponderación de justo, necesario y oportuno en atención a los siguientes criterios:

Es justo el mensaje de la CED al recomendar que las elecciones municipales (del 16 de febrero) y las presidenciales y congresuales (del 17 de mayo) sean libres, equitativas y transparentes por lo cual cuestionan “la práctica corrupta e ilícita de compra y venta de cédulas a la vista de todos, evadiendo responsabilidades y sin que se tome acción contra esta infracción electoral”.

A los fines de evitar lo anterior, la JCE  “merece el  apoyo de todos los dominicanos, sobre todo en orden a velar por la dirección de un proceso electoral transparente”.

Es necesario poner atención a la Carta Pastoral de la CED cuando exhorta a los candidatos a presentar propuestas fundamentadas en la solución de las necesidades más urgentes del pueblo dominicano, “evitando las intrigas, calumnias y manipulaciones de las denominadas campañas sucias, así como el despilfarro de recursos económicos en la publicidad desmedida”, 

En ese mismo propósito se inscribe su llamado para que en la agenda de acciones concretas de los candidatos no falte  el combate a la corrupción administrativa pública y privada, contra la violencia ciudadana e intrafamiliar, la lucha a favor del cambio climático, respeto al orden jurídico y constitucional, políticas de ordenamiento migratorio, las justas inversiones en salud, justicia y seguridad social, políticas de empleo, salarios justos y la disminución de la pobreza. 

Es  oportuno el llamado de la CED al recordar a  los candidatos que serán elegidos, que “los cargos públicos son para servir con sobriedad, educación, sensatez, don de gobierno, dignidad, autenticidad, transparencia, sabiduría y régimen de justicia y que no deben sentirse imprescindibles o llegar a creerse mesías políticos”.

También es oportuno y necesario el llamado de la iglesia católica a “respetar la libertad de elección, que el voto es un derecho y un deber de conciencia que no debe estar motivado por intereses personales y que un auténtico ejercicio democrático solo es posible en un Estado de Derecho donde predomine la ley por encima de interpretaciones coyunturales y acomodaticias”.  

Es justo, necesario y oportuno el llamado de la CED para gestionar “un pacto y compromiso entre los líderes políticos, en el que se suscriba un compromiso público en torno a las propuestas prioritarias para la sociedad dominicana, conformando una agenda nacional y provincial que trascienda los intereses personales y grupales a favor del bienestar colectivo de la nación”.

Las positivas y sanas expectativas del pueblo dominicano, a propósito de los procesos electorales de este 2020, serían satisfechas a plenitud si los protagonistas de la sociedad política e importantes sectores de la sociedad civil proceden acordes con la amplia exhortación de la Carta Pastoral de la CED, en tanto son justos, necesarios y oportunos porque se corresponden con el legítimo derecho que tiene el pueblo dominicano a seguir avanzando en su trayectoria de paz, justicia social y  progreso económico, social y cultural. ¡Bienvenido sea el mensaje altagraciano del Episcopado dominicano!

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar