Destacadas de CiudadOriental.comJusticia

Poder Judicial y Fundación Hermanas Mirabal rinden homenaje a “las mariposas”

Al conmemorar el 63 aniversario de su brutal asesinato.

Provincia Hermanas Mirabal. -El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y del Consejo del Poder Judicial (CPJ), Henry Molina aseguró este sábado que el asesinato de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, ocurrido hace 63 años, no extinguió su memoria y legado, porque el valor de su sacrificio hoy está cada día más vigente.

Henry Molina hizo su planteamiento al encabezar los actos de recordación de la memoria de las hermanas Mirabal, y del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha seleccionada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en ocasión del asesinato de las activistas en contra de la dictadura, ocurrida el 25 de noviembre de 1960.

“La memoria de las luchas por la democracia cobra especial importancia en nuestros días, pues muchas veces se quieren utilizar las fallas de este sistema para enaltecer formas superadas y totalmente inaceptables. En muchas ocasiones se asume que los retos que vivimos en la democracia son problemas de esta”, expresó.

Las actividades conmemorativas, que se enmarcan en ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fueron encabezadas por el magistrado Henry Molina, quien aseguró que las hermanas Mirabal son un símbolo de la resistencia democrática a la dictadura trujillista.

Los actos conmemorativos, realizados en coordinación con la Fundación Hermanas Mirabal, incluyeron una misa solemne en la parroquia San Juan Evangelista, rendición de honores militares en el parque Duarte y, finalmente, un homenaje en la casa-museo en Salcedo, donde está ubicado el mausoleo donde descansan los restos de las hermanas Mirabal y del líder del Movimiento Revolucionario 14 de junio, Manuel Aurelio (Manolo) Tavárez Justo.

El pasado jueves el Pleno de la Suprema Corte de Justicia dedicó la audiencia de juramentación de abogados (as), a Minerva Mirabal, en la que fue certificada póstumamente su juramentación como profesional del derecho, iniciativa que el magistrado Molina calificó como un acto de justicia histórico y simbólico.

“En 2020, la doctora Minerva Mirabal recibió su exequátur de manera póstuma, luego de que la dictadura, injustamente, violentara sus derechos impidiéndole ejercer la profesión que había culminado; me enorgullece poder estar aquí y compartir en su memoria nuestro humilde tributo. Ellas son un estandarte para promover, desde cualquier espacio, la dignidad de las mujeres”, expresó.

Asimismo, indicó que la incorporación de la perspectiva de género de manera transversal en la administración de justicia es una respuesta necesaria a la tragedia insistente de la violencia machista y de los feminicidios; además, un llamado de conciencia colectiva la necesidad de mejorar como país.

Informó que desde el Poder Judicial dominicano se están impulsando numerosas acciones destinadas a proteger a las víctimas, como la disposición de centros de entrevistas en todos los departamentos judiciales, la incorporación de una guía de buenas prácticas para casos de violencia doméstica, intrafamiliar y de género; el diseño de una Política de Igualdad de Género, así como numerosas capacitaciones, análisis y estudios diversos en la materia, entre otras.

De su lado, Minou Tavárez Mirabal de la Fundación Hermanas Mirabal afirmó que las vidas de “las muchachas” con una trayectoria transparente, vertical, inefable, les otorgaron un lugar trascendente en la historia de la democracia de República Dominicana y de las mujeres del mundo.

“A Ella (Minerva), le negaron el exequatur para subir a estrado, lo que solo fue subsanado años después por la Universidad y por el Estado, y a ustedes, honorables magistradas y magistrados que reconocieron ese derecho honrando con su nombre a la promoción de abogados que inicia su camino por el ejercicio de la justicia bajo el ejemplo de esa heroína, gracias de nuevo por este acto de justicia que constituye otorgarle póstumamente el permiso para ejercer que ella tanto deseó”, expresó Tavárez Mirabal.

En la actividad, Silvia Fernández, jueza emérita de la Corte Penal Internacional, dictó de manera virtual la conferencia “Derechos Humanos de las Mujeres y casos emblemáticos llegados a la Corte Penal Internacional”, en la que reconoció la contribución de República Dominicana para lograr una representación equitativa entre hombres y mujeres en la composición de los tribunales, principalmente los de jurisdicción penal.

“Lograr una representación equitativa entre mujeres y hombres en la conformación de la Corte Internacional de Justicia Penal, es además de una obligación legal incorporada en el propio estatuto, es una condición fundamental para que la corte pueda luchar eficazmente contra la violencia contra las mujeres; es indudable que la igualdad, la no discriminación y la eliminación de la violencia van de la mano”, aseguró.

Las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, junto a su amigo Rufino de la Cruz, fueron asesinadas a palos por esbirros del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) al servicio de la dictadura, quienes tras el bochornoso hecho desriscaron el vehículo en el cual se transportaban para simular un accidente de tránsito.

Compartir:
Botón volver arriba