Destacadas de CiudadOriental.comPoder Legislativo

¿Primer paso hacia una dictadura? El Senado aprueba en primera lectura resolución discrimina a quienes no se vacunen contra la Covid-19

Por Robert Vargas
La mayoría de los miembros del Senado, controlado por el Partido Revolucionario Moderno, dieron hoy el primer paso hacia lo que podría ser un intento abierto de imponer una dictadura en República Dominicana.

Lo han hecho al aprobar, en primera lectura, una resolución que impediría  a quienes no se han vacunado contra el nuevo coronavirus acceder a espacios públicos y privados.

El proyecto, sometido por el Poder Ejecutivo, pretende prohibir “la entrada a lugares de servicios públicos y privados, en espacios de expendio de alimentos, bancos, restaurantes y otros sitios, que implique la aglomeración de hombres y mujeres que no se hayan puesto la vacuna contra el coronavirus, en aras de preservar la salud colectiva y el bien público”.

En caso de prosperar la iniciativa, que ya cuenta con el respaldo del senado bajo el control del PRM, República Dominicana se convertiría en el primer país en el mundo en ejecutar una disposición de corte dictatorial y discriminatoria de ese tipo.

La pretensión se produce después que el gobierno del presidente Luis Abinader ha fracasado en la gestión de la pandemia.

Ese fracaso llegó de la mano de la desescalada de las medidas de las restricciones impuestas en el marco del estado de emergencia puesto en vigor tras el país ser afectado por el nuevo coronavirus.

Desde que asumieron el gobierno, Abinader y su equipo de Salud se plegaron a los intereses del mercado, abriendo el país totalmente a la economía.

Abrieron los restaurantes, los centros deportivos, las iglesias, los comercios y estimularon a toda la población a irse de vacaciones a los centros turísticos, playas ríos y balnearios.

Esta apertura acelerada generó la percepción en la población de que el país había regresado a la normalidad, mientras las autoridades sanitarias ocultaban las cifras reales de contagiados y de muertos por la Covid-19.

En su afán por plegarse al capital, el gobierno de Abinader cerró por completo sus oídos a las advertencias que les hacía el Colegio Médico Dominicano y, de paso, ni siquiera tomó en cuenta su opinión para trazar la estrategia de salud en medio de la pandemia.

Peor aún, puso al frente del Gabinete de Salud a la Vice Presidenta, Raquel Peña, quien es una empresaria, no una profesional de la salud.

Ahora, con el país de rodillas ante la pandemia y con el sistema sanitario a las puertas del colapso, las autoridades culpan de la situación a la “indisciplina de la población”, que ellos mismos estimularon cuando rechazaron autorizar los estados de emergencia solicitados por las autoridades anteriores.

También cuando la diputada Josefa Castillo se burló de la veracidad del primer caso de la Covid-19 en el país.

A esto se le suma que, el hoy Director del Servicio Nacional de Salud, Mario Lama, llegó a oponerse a los toques de queda cuestionando que de día se permitiera el congestionamiento en el transito y de noche la población fuera obligada a mantenerse en sus casas.

A esta narrativa contra la peligrosidad de la pandemia se sumó el médico e influencer de la radio Hector Guerrero quien aseguró que “no hay Covid que soporte el calor” del pavimento en un verano dominicano.

Ahora, tras fracasar de manera estrepitosa en la gestión de la pandemia, el oficialismo que contrala al senado de la República, aboga por discriminar a quienes no se han vacunado.

¿Qué dicen los expertos en salud?

Por otra parte, Ciudad Oriental han consultado con expertos en epidemiología y estos han asegurado que “aquí ni en ninguna parte del mundo se está vacunando contra el nuevo coronavirus”.

Aseguran que lo que se está aplicando “no son vacunas, sino proyectos de vacunas”, y que todas las personas que participan de la inoculación, en realidad forman parte de experimentos mundiales por las farmacéuticas.

Agregan que ni siquiera los fabricantes de los proyectos de vacuna conocen con certeza cuales serán los efectos a largo plazo de esas inoculaciones.

Sin embargo, favorecen que la gente accedan a participar en el proyecto en el que “nos están convirtiendo en conejillos de india”, pero no de forma obligatoria, puesto que “nadie conoce cuales serán los efectos a largo plazo”.

Por ese motivo, se oponen a que los niños “sean usados como instrumentos de laboratorios”.

¿Son vacunas o no son vacunas?

Esa fue la pregunta concreta que le hizo Ciudad Oriental a un experto epidemiólogo y este respondió sin dudar:

-“No son vacunas, son proyectos de vacunas. Ninguna ha pasado la fase cuatro. Todas están en la fase tres”.

Explicó que los preparados anti coronavirus denominados “vacunas”, no son como las usadas contra la Poliomiolitis, la tuberculosis, la difteria y otras muchas que ya pasaron todas las fases.

-“Estas últimas no son proyectos, sino vacunas reales”, enfatizan.

Por tanto, en esas circunstancias, las pretensiones de obligar a toda la población a participar de esos “proyectos de vacuna”, tiende a parecer acciones dictatoriales.

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
319,254
+886 Nuevos
Fallecidos:
3,773
+4 Nuevos
Recuperados:
261,222
Activos:
54,259
Actualizado el: 23 junio, 2021 - 2:04 PM (-04:00)
Compartir:
Botón volver arriba