Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

PRM y el irrespeto a su dirigencia

Por Antonio G. Reyes Baldwin
Cuando decidí incursionar en el quehacer político nacional como miembro del PRD y posteriormente como miembro fundador del PRM, lo hice bajo el postulado de seguir fielmente lo que dictara mi conciencia, lo que en mi íntima convicción fuera lo correcto, los cuales serían parte de mi accionar en el amplio sentido de la palabra, es por esto que debo realizar algunas puntualizaciones a mi partido, las cuales lejos de ser una crítica, debe ser material de reflexión y meditación para las altas instancias del Partido Revolucionario Moderno.

Porque al cumplirse tres años de gobierno, tantos dirigentes valiosos de nuestro partido, no han sido tomados en cuenta, del gobierno que fueron los artífices del triunfo, cuál es la razón que los delegados que lo dieron todo el día de las elecciones, pese a tener un documento firmado por el señor presidente de la República, el cual se suponía que era un cheque al portador, permanezcan en el limbo, pasando en Niágara en bicicleta como dice la canción.

Porque son nombrados tantas personas en cargos de preponderancia, los cuales no han hecho nada por nuestro partido, solo el oportunismo propio del que se enrola cuando todo ya está decidido, porque ahora algunos funcionarios que eran los que más llamaban, los que más besaban, los que más abrazaban y los que más escribían en las redes sociales, ahora son fantasmas que solo lo podemos encontrar en los juegos de baloncesto de los místicos Boston Celtics de los años 80s.

Porque permanecen tantos funcionarios de la pasada administración en posiciones claves y sensibles del estado, sin que nadie realice los correctivos de lugar, para viabilizar que más compañeros de las bases del PRM, acedan aún empleo digno, que le lleve el sustento a sus familias, dirigentes que tienen décadas sin ver a linda, como dicen popularmente, realmente no entiendo qué está pasando con mi partido, estoy convencido de que el presidente de la república no es compromisario de estas acciones, pero entiendo que debe darse un ejemplo y mandar para sus casas a esos funcionarios que han irrespetado, maltratado y vejado a tantos dirigentes humildes de las bases de nuestro partido.

Gracias a Dios y a mis padres me pude preparar académicamente, vivo de mi profesión y de actividades comerciales, nada me ata, por eso digo lo que pienso, con la firmeza de tener voz propia, sin mordazas, ni ataduras, por eso me duele que el partido que fundó José Francisco Peña Gómez el Dominicano más humilde políticamente hablando, actualmente su dirigencia media y bajada, sea dejada de lado, y no sea tomada en cuenta, en su justa dimisión.

Creo fielmente en el Presidente Luis Abinader, de igual forma pienso que las personas deben expresar sus ideas, el cual es la esencia de este artículo, llamando la atención de los funcionarios y de las más altas estructuras del partido, en cuanto al manejo inapropiado en lo que se refiere a las bases de mi partido, que constituyen las columnas fundamentales de nuestra organización política.

Compartir:
Botón volver arriba