Exteriores

Putin advierte a Occidente en su discurso clave

"Todo con lo que están asustando al mundo amenaza con un conflicto nuclear"

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha pronunciado este jueves su discurso anual ante la Duma Estatal y el Consejo de la Federación, las dos cámaras que componen la Asamblea Federal (Parlamento ruso), para informar sobre la situación del país y los principales rumbos a seguir en política interior y exterior.RT

En su alocución, el mandatario abordó una serie de temas importantes, entre ellos el desarrollo de la operación militar especial en Ucrania, las declaraciones de Occidente sobre la supuesta amenaza rusa para Europa -incluso mediante el despliegue de armas nucleares en el espacio-, así como sobre el creciente papel de los BRICS y la estabilidad económica rusa.

«No fue Rusia quien empezó esta guerra»
En el arranque de su discurso, el mandatario recordó que este año se cumplen 10 años de la «legendaria primavera rusa», en referencia al levantamiento de la población rusoparlante del este y el sur de Ucrania tras el golpe de Estado en Kiev de 2014, por lo que expresó su «orgullo» por «la valentía de los héroes de Sebastopol [Crimea] y Donbass».

La operación militar especial, lanzada en febrero de 2022 para apoyar la lucha de los residentes de Donbass contra el acoso por parte de Kiev, «ha sido apoyada por la mayoría de los rusos», dijo, al tiempo que apuntó que «los militares en el frente lo saben».

«No fue Rusia quien empezó esta guerra», subrayó el presidente, que evocó el compromiso de la nación de hacer «todo lo posible para erradicar el nazismo y proteger la soberanía» de los ciudadanos rusos.

En este contexto, Putin indicó que las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas de Rusia han aumentado muchas veces durante la operación especial militar. Asimismo, enumeró las nuevas armas modernas que el Ejército ruso está empleando en su lucha contra el régimen de Kiev.

«Toda una serie de prometedores sistemas de armamento»
«Las fuerzas nucleares estratégicas se encuentran en estado de plena disposición para su uso garantizado. Lo que planeamos en materia de armamento, del que hablé en mi discurso de 2018, se ha completado todo o se está ultimando», anunció el mandatario ruso.

Según Putin, el sistema hipersónico Kinzhal no solo se ha puesto en servicio, sino que también se utiliza, en gran medida, contra objetivos especialmente importantes en el frente. Además, el jefe de Estado informó que el complejo de misiles hipersónicos Tsirkón basado en el mar también se encuentra en servicio y ya ha participado en la operación especial militar.

Putin señaló que los bloques intercontinentales hipersónicos de alcance intercontinental Avangard y los sistemas láser Peresvet también se encuentran en servicio de combate. Asimismo, recalcó que se ultiman las pruebas del misil de crucero de alcance ilimitado Burevestnik y del vehículo submarino no tripulado Poseidón. «Estos sistemas han confirmado sus características elevadas, que podríamos decir que son únicas», destacó el presidente ruso.

Asimismo, el mandatario indicó que los primeros misiles balísticos pesados Sarmat, fabricados en serie, han sido entregado a a las tropas rusas y anunció que en un futuro próximo los mostrarán en las zonas de base en servicio de combate. También anunció que Rusia sigue trabajando «en toda una serie de prometedores sistemas de armamento».

«Las capacidades de combate de las Fuerzas Armadas se han multiplicado significativamente. Nuestras unidades están firmemente en posesión de la iniciativa. Avanzan con confianza en varias zonas de operaciones, liberando cada vez más territorio», dijo Putin.

El presidente destacó, igualmente, que las Fuerzas Armadas rusas han adquirido una enorme experiencia de combate en todos los niveles del Ejército, y quiso elogiar a «una pléyade de comandantes de talento» que cuidan de las vidas de sus soldados, cumplen con competencia sus tareas utilizando los nuevos tipos de armas y resuelven con éxito las misiones que se les asignan.

«Ahora las consecuencias para los intervencionistas serían mucho más trágicas»

Occidente declara que Moscú planea atacar a Europa al tiempo que va eligiendo objetivos para los ataques contra Rusia y ya está hablando de enviar contingentes de la OTAN a Ucrania, declaró el líder ruso evocando las insinuaciones hechas el lunes por el presidente francés, Emmanuel Macron.

«Nos acordamos del destino de los que enviaron sus contingentes a nuestro país [en el pasado], ahora las consecuencias para los intervencionistas serían mucho más trágicas. Al final tendrán que darse cuenta de que nosotros también tenemos armas que pueden alcanzar objetivos en su territorio», dijo el mandatario.

El jefe de Estado calificó de «absurdas» las especulaciones sobre presuntos planes de un ataque ruso a Europa, mientras que señalo que las amenazas creadas por Occidente corren el riesgo de llevar al uso de armas nucleares.

«Y todo lo que se están inventando ahora, con lo que están asustando al mundo entero, todo esto amenaza realmente con un conflicto con el uso de armas nucleares, y por tanto con la destrucción de la civilización. ¿No lo entienden? Son personas que no han pasado por duras pruebas, que ya han olvidado lo que es la guerra. Nosotros, incluso nuestra generación actual, pasamos por duras pruebas durante la lucha contra el terrorismo internacional en el Cáucaso, y ahora —con el conflicto ucraniano— está ocurriendo lo mismo. Y creen que todo esto no es más que una especie de dibujo animado para ellos», dijo Putin.

«Necesitan un territorio dependiente y moribundo»

El mandatario subrayó que Moscú es consciente de que Occidente intenta arrastrar a Rusia a una carrera armamentista, desgastar al país y «repetir el truco que hizo con la URSS».

«En lugar de Rusia, necesitan un territorio dependiente y moribundo, que se desvanezca, donde puedan hacer aquello que deseen», señaló en referencia a los hábitos coloniales del Occidente colectivo.

«En esencia, les gustaría hacerle a Rusia lo mismo que hicieron en muchas regiones del mundo, incluida Ucrania: traer discordia a nuestro hogar y debilitarnos desde dentro. Calcularon mal», sostuvo Putin, agregando que, «a día de hoy, eso es algo absolutamente obvio».

Armas en el espacio
También dijo que las informaciones acerca de que Moscú planea desplegar armas nucleares en el espacio son «infundadas».

«Tales insinuaciones, que no son más que insinuaciones, son una trampa para empujarnos a las negociaciones en sus propios términos, que únicamente favorecen a EE.UU.», señaló.

Saliendo al paso de las acusaciones de Estados Unidos, Putin recordó que Washington «está bloqueando» la propuesta presentada en 2008 por Moscú de no desplegar armas nucleares en el espacio. En este sentido, dijo que las declaraciones del país norteamericano sobre su interés en dialogar con Rusia sobre cuestiones de estabilidad estratégica son «demagogia» de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán en EE.UU. este año. «Quieren demostrar que siguen dominando el mundo», manifestó.

Sin embargo, señaló que Moscú está dispuesta a entablar un diálogo sobre estabilidad y seguridad, pero teniendo siempre en cuenta los intereses de Rusia. «Si quieren debatir cuestiones de seguridad y estabilidad […] importantes para todo el planeta, hay que hacerlo a la vez, […] incluyendo todos aquellos aspectos que afecten a nuestros intereses nacionales y tengan un impacto directo en la seguridad de nuestro país», dijo.

El creciente papel del BRICS
Mientras tanto, Rusia aboga por aunar los esfuerzos de la comunidad internacional para responder a los retos globales que suponen transformaciones de la economía mundial, así como del comercio, las finanzas y mercados tecnológicos, mientras «los antiguos monopolios y estereotipos relacionados con ellos se están derrumbando», aseveró el jefe de Estado.

En ese sentido, el presidente de Rusia ha destacado el creciente papel del BRICS en la economía global. «Así, en 2028 los países del BRICS, contando los países que se convirtieron hace poco en miembros de esta alianza, generarán alrededor del 37 % del PIB mundial, al tiempo que la cifra del G7 descenderá por debajo del 28 %», afirmó Putin.

Hace 15 o 20 años, la situación era totalmente diferente, destacó el mandatario, agregando que las tendencias globales ya han cambiado. «No hay manera de evitarlo, son de carácter objetivo», expresó.

«Continuaremos creando, junto con los Estados amistosos, corredores logísticos eficaces y seguros y construyendo sobre bases tecnológicas avanzadas una nueva arquitectura financiera mundial, libre de injerencia política», prometió el presidente, quien añadió que «Occidente desacredita por su propia cuenta sus divisas y su sistema bancario, serrando la rama en la que llevan décadas sentados».

Rusia, en cambio, coopera con sus socios «sobre los principios de igualdad y respeto de los intereses de cada uno», enfoque que atrae a cada vez más miembros nuevos a las alianzas internacionales de las que Moscú forma parte, sostuvo.

Entretanto, se espera que Rusia entre próximamente en el cuarteto de las economías más grandes del mundo: ya el año pasado, su economía nacional creció a un ritmo más enérgico que la mundial e incluso superó a la de los países del G7, destacó el mandatario.

«Hoy en día, Rusia es la mayor economía de Europa en términos de producto interno bruto según paridad de poder adquisitivo y la quinta del mundo. El ritmo y, lo más importante, la calidad del crecimiento nos permiten esperar e incluso afirmar que en un futuro próximo podremos dar otro paso adelante y convertirnos en una de las cuatro mayores potencias económicas del mundo», explicó.

Proyectos nacionales
El presidente dedicó una gran parte de su discurso a la política económica y social del país, planteando una serie de metas en una amplia gama de direcciones.

Así, Putin anunció medidas para compensar la carencia de profesionales y la falta de tecnologías avanzadas propias -lo que amenaza con una posible ralentización económica-, mediante el reforzamiento de la conexión en todos los niveles educativos, desde la escuela hasta la universidad, para que se adecúen a una lógica y resultado común.

Asimismo, señaló que es necesario consolidar una experiencia positiva en el ámbito de la política de juventud, abogando por un proyecto para el futuro de Rusia que apoye a los jóvenes del país.

Un proyecto separado se centrará en un trabajo continuo dirigido a mejorar la calidad de vida de las familias con hijos y apoyar la natalidad.

Mientras tanto, la esperanza media de vida en Rusia debe crecer de los actuales 73 hasta al menos 78 años en 2030 y más de 80 años en el futuro.

El mensaje del mandatario es un documento político y legal, de carácter programático, que desgrana las direcciones estratégicas del desarrollo de Rusia para un futuro cercano. Incluye tanto disposiciones políticas, económicas e ideológicas como propuestas específicas en el campo del trabajo legislativo de ambas cámaras del Parlamento.

Este año, el mensaje de Putin tiene lugar a pocas semanas de las elecciones presidenciales en las que buscará su reelección, enfrentándose a otros tres candidatos. El Consejo de la Federación de la Asamblea Federal ha fijado las presidenciales para el 17 de marzo de 2024. La votación se prolongará los días 15, 16 y 17 de marzo.

 

 

Compartir:
Botón volver arriba