Destacadas de CiudadOriental.comPolítica

¿Regresa Domingo Batista a por la alcaldía de SDE?

Por Robert Vargas
¿Es posible que el primer alcalde del municipio Santo Domingo Este, Domingo Batista, retorne a la competencia por la Alcaldía local?

Al menos, dentro del Partido Revolucionario Moderno, (PRM), existe una corriente que empuja en esa dirección y cada día se lo susurran al oído al ex líder de SDE, según ha conocido Ciudad Oriental.

Quienes podrían ser potenciales adversarios perremeístas de Batista están atentos a la decisión que este pueda tomar al respecto.

Sin embargo, el primer alcalde de SDE mantiene silencio y no dice ni una palabra al respecto, solo observando lo que sucede en su entorno.

¿Realmente tiene Domingo Batista posibilidades de volver a ser electo alcalde?

En Ciudad Oriental no tenemos una «bolita de cristal» para adivinar el futuro, aunque algunos hechos históricos nos ayudan a mirar a la distancia para evitar sorpresas.

Anoche le comentaba a un entrañable amigo sobre el pasado y el futuro político y de la importancia de ser «amo de su silencio y esclavo de su palabra».

¿Puede Batista volver aspirar a ser alcalde y, eventualmente, lograr ese propósito?

Luis Abinader (i) y Robert Vargas/ Foto Jarlen Espinosa
Luis Abinader (i) y Robert Vargas/ Foto Jarlen Espinosa

Esta fue mi respuesta a la pregunta de Luis Abinader en la residencia de Domingo Batista

Los más fanatizados, con su tradicional escasez de materia gris, reirán de buena gana y le negarán cualquier posibilidad de triunfo. Actúan así porque son incapaces de mirar el pasado y aprender de él.

Pero, veamos esto a la luz de  la historia contemporánea nuestra. Lo que vemos, lo escribiremos en unas cuantas líneas.

Domingo Batista fue el primer alcalde de Santo Domingo Este, (2002-2006).

Cuando asumió el cargo lo único que le entregaron a él y a los regidores que le acompañaban fueron los certificados de títulos que los acreditaban como triunfadores de las elecciones municipales del año 2002.

No recibieron ni una silla en la que sentarse él ni los regidores.

Entonces, Santo Domingo Este se extendía desde la orilla oriental del río Ozama hasta Estorgan, en lo que hoy es el municipio de Guerra, mucho más allá del Distrito Municipal de San Luis.

Estamos hablando de que se trataba de un territorio enorme en el que no había registro de nada y contaba apenas con un presupuesto de  varios cientos de millones de pesos para gestionarlo.

Así, Batista y el conjunto de regidores históricos, se vieron en la necesidad de obtener locales en alquiler y comenzar a hacer todo desde cero.

A pesar de las adversidades, ese grupo de hombres y mujeres comenzaron a darle forma al municipio.

Construyeron parques por aquí y por allá.

Construyeron, con el uso de concreto armado, los estrechos caminos entre viviendas edificadas de manera desordenada antes de que ellos fueran autoridades.

Redactaron y dictaron resoluciones y ordenanzas que aportaban el marco legal al naciente municipio.

Son muchos quienes recuerdan con añoranza esa gestión de cuatro años.

Sin embargo, existen otros que lo desprecian no por su gestión de cuatro años, sino por los últimos tres o cuatro meses (2006), cuando, en medio de la aguda crisis bancaria y tras fracasar en su intento por lograr la reelección, el municipio de llenó de basura y un solo regidor, Domingo Jiménez, (del PLD), que parecía valer por la mayoría, le puso el mote de «Domingo Basura», que hasta hoy le persigue.

Pero, ¿Domingo Batista fue «basura» a lo largo de más de tres años de gestión?

Negativo.

La crisis se generó casi al final de su mandato y en la creación de esa situación estuvieron implicados miembros de su Partido Revolucionario Dominicano (pero esa es otra historia).

Con este triste final… ¿Puede Batista volver a ser alcalde?

-«¡No!», gritarán algunos.

Yo prefiero mirar el pasado y no descartar nada.

Anoche le comentaba al amigo que le mencioné líneas arribas, que en el año 1978 Joaquín Balaguer fue sacado a patadas del Palacio Nacional desde el que había gobernado el país durante 12 años (1966-1978).

En ese sangriento y brutal período, el gobierno de Balaguer asesinó a cientos de opositores, reventó las cárceles de dominicanos solo por sus ideas, desapareció a muchos más y envió a una multitud de opositores al exilio.

Con ese historial de horror y sangre, nadie en su sano juicio podía pensar que ocho años más tarde, y como consecuencia del desastroso gobierno del perredeísta Salvador Jorge Blanco, Balaguer regresaría a la vieja casona donde habita el espíritu de Trujillo, para gobernar el país durante otros diez años consecutivos.

Y lo más interesante es que Balaguer, que encabezó uno de los gobiernos más criminales y asesinos que ha tenido República Dominicana, regresó aclamado con el cántico de «Balaguer es la paz».

¿Cuántos vecinos de Santo Domingo Este asesinó, desterró, encarceló o desapareció Domingo Batista en su gestión de cuatro años? ¡Ni uno solo!

Si no fue, ni es, un criminal con deudas de sangre, ¿Por cuáles motivos no puede volver a aspirar? ¿Por los últimos tres o cuatro meses de su gestión de cuatro años?

Retrocedamos al año 2000

Recuerdo que ese año, en e 2000, las mujeres se hicieron a las calles, con escobas en manos, para expresar su repudio al gobierno de Leonel Fernández, quien optó por «pagar para no matar», y privatizó (bajo la denominación de capitalización) gran parte de las empresas públicas.

El 16 de mayo del 2000, la población expulsó mediante los votos a Leonel Fernández del poder del Estado para sustituirlo por Hipólito Mejía.

Los tres primeros años de gobierno de Mejía fueron estables, pero se hundió con la crisis bancarias del 2003 y, en el año 2004, la población volvió a aclamar a Leonel Fernández, el mismo que había sacado del gobierno cuatro años antes.

Vista así la historia:

¿Puede Domingo Batista volver a aspirar a la alcaldía?

-«Claro que sí», respondo yo. Cualquiera puede aspirar y, si lo aspiran, mejor.

Y esto último parece que es lo que está ocurriendo en una fracción del PRM, partido que no se siente ser parte de la gestión de Manuel Jiménez, quien luce estar muy encariñado con los peledeístas y ex peledeístas que le ayudaron a ganar las elecciones con aparentes acuerdos ocultos.

¿Puede ganar?

Esto es otra cosa. Las posibilidades de victoria de Domingo Batista, si decidiera correr por la candidatura y luego por la alcaldía, dependerán de algunas variables que no estaban presentes en el año 2002.

Santo Domingo Este, gracias a su esfuerzo inicial, seguido del enorme aporte de Juan de los Santos y de lo que hizo Alfredo Martínez para gobernar la ciudad (bien o mal) ya no es la misma ciudad que la que fue puesta en sus manos el 16 de agosto del año 2002.

SDE tiene una población que ha evolucionado económica, social y tecnológicamente.

Por tanto, sus eventuales propuestas deberán estar ajustadas a esa realidad nueva, rodeándose de estrategas que le ayuden a borrar del imaginario del termino despectivo de «Domingo basura». Si alguien considera que esto es imposible, solo hay que recordar que con Don Chencho, la gente olvidó en apenas ocho años la realidad que fue Balaguer durante 12 años.

Debería tener Domingo verdaderos asesores, expertos para ayudarle a crear un producto que sea fácil de digerir en las actuales circunstancias económicas y sociales impactadas de manera devastadoras por las redes sociales, las actuales, no aquellas como las de principio de siglo, vale decir My Space y Hi5.

En definitiva

Tras una breve mirada a la historia, prefiero no descartar nada. Absolutamente nada.

¡Ah! Que conste, en el año 2016, Batista no le ganó a Alfredo Martínez  porque una fracción de su partido lo traicionó para respaldar a Manuel Jiménez, el mismo que hoy le da la espalda al PRM, y, si quiere ser candidato, su primer obstáculo a vencer está dentro de su partido, no fuera.

Además, las apariencias sugieren que Batista es mejor gerente que el actual alcalde perremeísta, quien lleva a SDE rumbo al desastre.

Compartir:
  • 108
    Shares
Botón volver arriba