Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Sto. Dgo.: La correcta abreviación de nuestra ciudad como parte de su identidad

Por John Bello

Abogado, dirigente social y comunitario en Santo Domingo Este y  colaborador de Ciudadoriental.com;
Al detenernos a observar y posteriormente analizar los distintos espacios de colindancia entre el Distrito Nacional y los municipios de la provincia Santo Domingo, podemos fácilmente apreciar las abreviaciones en los letreros de bienvenida que le permiten al transeúnte dominicano y extranjero identificar si está en el centro de la capital, en Santo Domingo Este, Oeste o Norte.

Vemos como se están implementando estas señalizaciones desde los distintos ayuntamientos para dar a conocer sus demarcaciones territoriales, estas inicialmente parecen estar bien escritas, pero en algunos casos se está perdiendo la forma original o adecuada de aplicar la abreviación de Santo Domingo, la cual, según la Real Academia Española, debe ser “Sto. Dgo.” que, por demás, es parte de la identidad de nuestra ciudad.

Desde el punto de vista lógico y académico Santo Domingo se abrevia “Sto. Dgo.”, tal como se ve, pero la simplificación inadecuada que están aplicando las autoridades en los letreros puestos en las entradas de la ciudad es “SD”, esto se observa en los últimos rótulos construidos.

Un ejemplo de esto es el recientemente colocado del lado derecho del Puente Juan Pablo Duarte al cruzar en dirección Este-Oeste. También es chocante ver esta falta en el malecón de la Avenida George Washington del Distrito Nacional con la abreviación #MaleconSD. Si utilizamos las herramientas tecnológicas de búsqueda avanzada en la web nos dará resultados inesperados al colocar las letras SD.

Desde los inicios de la escolaridad las maestras y maestros les enseñan a los estudiantes la forma de representación gráfica para abreviar las palabras o un mayor número de estas, así mismo sigue el aprendizaje hasta las distintas universidades.

Es de fácil entendimiento que la ciudad de Santo Domingo posee su abreviatura original como todas las grandes ciudades de los distintos países del mundo, apegada a las normas ortográficas. Supongamos el hecho de que a los estudiantes de todos los niveles se les enseñe el buen uso ortográfico en los centros de estudios y que estos se encuentren confundidos o desorientados al ver lo contario en las principales avenidas de su ciudad.

En ese sentido, el municipio Santo Domingo Este no se queda atrás, se puede observar como en plena Avenida España se colocaron las iniciales “SDE” cuando lo correcto en ortografía y las normas de abreviatura debe ser “Sto. Dgo. Este”.

En los métodos de abreviación se omiten letras finales como también centrales, cerradas ordinariamente con un punto, desde el criterio de una conversación entre dos o más individuos puede surgir cualquier informalidad en esta aplicación, sea verbal o mediante un chat. Estos vicios de escritura no deben existir en un patrón lanzado por alguna autoridad central o municipal.

Las autoridades municipales están llamadas a poner en marcha las buenas prácticas en la colocación correcta de nombres y abreviados de sus ciudades para definir y fortalecer su identidad, además, de incentivar el sentido de pertenencia en las generaciones emergentes.

Asimismo, el acompañamiento de un lema o frase de inspiración debajo de cada estructura de bienvenida sería parte fundamental en la aplicación de estos distintos rótulos de tamaño extraordinario, esto estaría proyectando aún más la identificación de los municipios.

Para culminar con esta crítica constructiva, se resalta la importancia de añadir una frase impactante que quede en el recuerdo de los visitantes nacionales o extranjeros, que no solo se coloque el membrete o nombre, más bien que sea acompañado de un mensaje que identifique el origen histórico o estado actual de modernidad de los municipios.

Para ser justos, unos cuantos de estos llamativos paradores o monumentos en sus entradas poseen un lema, pero en las últimas construcciones se ha obviado añadir esta parte.

Compartir:
Botón volver arriba