Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Tres Elementos Negativos del Proceso Electoral Actual

Por Wilson Collado
El sistema electoral nuestro nos permite tener la oportunidad de cada cuatro años acudir a las urnas a elegir nuestros representantes, chance que cada vez, muchos dominicanos desaprovechan.

Si observamos los niveles de abstención que en los últimos certámenes electorales se ha producido, podríamos decir que existe una desafección por la política, a pesar de ser uno de los países más politizados de la región y que su sistema de partidos aun es fuerte, aunque ha demostrado un debilitamiento desde el año 2020.

Si bien es cierto que las campañas electorales son una lucha por quien conquista más voto y obtiene el poder, no es menos cierto que existen normas que trazan las reglas de juego y que los partidos políticos se las ingenian para romperlas.

Soy de la idea, que, finalizado cada proceso electoral, la ley de régimen electoral debe ser revisada para aplicar los correctivos que se detectaron en el proceso anterior y así, solo así, podríamos tener una ley de régimen electoral mas fuerte y menos violentada.

Por ejemplo, en este proceso electoral, aunque la ley lo contempla, hay varios puntos que me llaman la atención y se han pasado por alto y lo peor es que la ciudadanía lo ha visto como algo normal.

En un primer lugar, me preocupa el transfuguismo político, en este tramo electoral ha marcado récord, a futuro debe ser estudiado a profundidad. He catalogado esta acción como ¨el acto mas deshonesto de la política¨, está vinculado a la fidelidad, a los lineamientos, a la moral del individuo, y el observar que ahora solo prevalece el interés individual, en vez del colectivo, está llevando a todo un sistema de partidos políticos al derrotero. Si nos vamos a la tesis de que los partidos políticos fortalecen la democracia, cuando se debilitan, podríamos decir que la calidad democrática en la que vivimos está en peligro.

En otro punto, observo con preocupación que las iglesias se involucren directamente en la política, haciendo listados y pronunciamientos públicos, de por quien votar. Eso le pone un matiz que antes no se había producido abiertamente, y mi preocupación se basa en que en la actualidad vivimos en una escasez de liderazgo. Las elecciones deberían pasar sin traumas y quien pierda reconocer al que ganó, aquí es todo lo contrario, quien pierde, aun sabiendo que lo hizo dice que ganó, generando incertidumbre y desasosiego en parte de la población, en ese punto, los lideres de las iglesias podrían jugar un papel importante, pero al parcializarse quedan descalificados para cualquier mediación.

Por último, la gran cantidad de dinero que se ha manejado en este proceso, hay candidatos que sin ningún tipo de condiciones se posicionan, aprovechándose de un nicho de la población que vive en extrema pobreza y que simplemente ven el día de las elecciones como una oportunidad para tener unos cuantos pesos.
No podemos ocultar que el libertinaje electoral necesita un pare, ya que carcome por lo que muchos lucharon, derramaron sangre y murieron. Los outsider están de moda y si seguimos así, la Republica dominicana no será la excepción.

Compartir:
Botón volver arriba