ASDEDestacadas de CiudadOriental.com

Yancarlos Simanca es el hombre más poderoso en el ASDE, después de Manuel Jiménez, pero ahora no se atreve a sentarse junto a los regidores

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
259,260
+623 Nuevos
Fallecidos:
3,402
+5 Nuevos
Recuperados:
217,286
Activos:
38,572
Actualizado el: 14 abril, 2021 - 4:49 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Pocos pensarían que aquel muchacho, fiel amigo y compañero del alcalde Manuel Jiménez, se convertiría en el hombre más poderoso en el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, claro está, después del síndico.

Podría afirmarse que “nadie llega al Padre” sin su consentimiento. Es el hombre al que le atribuyen algo así como “súper poderes” en el ASDE.

De él dicen todo lo malo que se pueda decir, pero nadie se atreve a confrontarlo, al menos, si es empleado del Ayuntamiento.

Se trata de Yancarlos Simanca, quien pasó a convertirse en una figura estelar al lado de Jiménez.

Su poder ha sido tan grande que ha logrado ocupar un asiento junto al bufete directivo del Concejo de Regidores en representación del alcalde.

De hecho, el ASDE es el único ayuntamiento del país en el que el síndico envía dos representantes, a la Secretaria General y a su asistente Simanca.

Desde allá arriba, Simanca dirige miradas a personas específicas para que voten de una u otra manera. Deja escapar alguna expresión de disgusto cuando los concejales actúan en contra de los intereses del síndico.

En algunas ocasiones hasta  encabeza reuniones improvisadas con concejales en la misma Sala Capitular, donde parece que le da instrucciones a sus contertulios.

Simanca se diferencia en un detalle de su jefe: resulta ser más diplomático que Manuel Jiménez. Trata de buscar “bajaderos”.

Manuel, a pesar de ser un político veterano, luce más rústico y tiende a dar la impresión de que resulta inalcanzable y que es el mismísimo Dios en persona.

Para todo lo demás, con la tarjeta de crédito aquella, existe Simanca.

Sin embargo, en la más reciente sesión del Concejo de Regidores, este funcionario no se atrevió a entrar a la Sala Capitular.

Por primera vez desde que Manuel Jiménez asumió la alcaldía Simanca no asistió a una de las sesiones del Concejo.

Algún motivo muy poderoso estuvo de por medio para que se produjera esa ausencia, que resultó tan sonora.

Esta es la explicación.

La aplastante mayoría de los regidores están irritados con Jiménez. Sienten que este los ha humillado y que se ha burlado de ellos al provocar que cayeran en “un gancho” con el asunto de los 22 mil pesos de compensación.

Todos aseguran que el de esa iniciativa fue Manuel Jiménez, pero luego este hizo que la opinión pública viera a los concejales como si fueran cuasi demonios, mientras él se lavaba las manos.

En esas circunstancias, Jiménez logró unificar a los regidores en su contra y, estos decidieron hacerle pagar caro la afrenta.

Una de las primeras cosas que harían sería expulsar a Simanca de la Sala Capitular alegando que él carece de las condiciones necesarias para estar allí.

Lo primero que harían sería poner a Jiménez entre la espada y la pared para que tuviera que decidir entre su asistente personal y la Secretaria General del ASDE para representarle.

Era previsible que Jiménez se decantara por la Secretaria General. Si esto ocurría, Simanca sería sacado de allí como si fuera un….

Un sapo entre los regidores

Sin embargo, resultó que entre los regidores parece que hay “un sapo” que delató ante ciertas instancias todo lo que habían decidido hacer los  concejales.

El “sapo” corrió y puso en alerta a Simanca y a su jefe.

Para evitarse el mal rato y la vergüenza, el “chico todopoderoso” del alcalde ni siquiera se atrevió a aproximarse a la Sala Capitular.

¿Irá Simanca este jueves la sesión del Concejo?

Si los ánimos se mantienen como estaban en la sesión anterior, es difícil que el “chico todopoderoso” se aventure a ingresar a la Sala Capitular.

Si las cosas han cambiado, entonces Simanca ingresará, saludará a todos, como siempre y se sentará allá arriba en representación del Alcalde.

Mientras tanto, se conoce que más de un regidor y regidora están dispuestos a hacerle pasar un mal rato y una vergüenza de alcance municipal puesto que sienten que, golpeándolo a él, humillan a Jiménez, quien los puso en ridículo ante la opinión pública.

Compartir:
Botón volver arriba