COVID-19 RD
Confirmados: 109,269 +486 Nuevos Fallecidos: 2,064 +10 Nuevos Recuperados: 82,741 Activos: 24,464 Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 12:49 PM (-04:00)
Boca Chica y La CaletaDestacadas de CiudadOriental.com

Absoluto control por las autoridades en el poblado turístico de Boca Chica; el área de la playa totalmente desierta

El coronavirus provoca estragos en el comercio local

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
109,269
+486 Nuevos
Fallecidos:
2,064
+10 Nuevos
Recuperados:
82,741
Activos:
24,464
Actualizado el: 22 septiembre, 2020 - 12:49 PM (-04:00)

Por Robert Vargas
Tan pronto nos estacionamos a orillas de la playa de Boca Chica, llegaron cuatro agentes motorizados para advertirnos de que no estaba permitido bañarse ni formar grupos.

Cinthia ni yo no andabamos en plan de playa, sino de recolectar datos para mostrarle a los lectores de Ciudad Oriental cuál es la realidad de ese balneario.

Dígame Usted, nosotros  con pantalones vaqueros, camisetas con letreros enormes que dicen “Prensa”, gorras que tambièn dicen “Prensa”; con cubre bocas, máscaras antisaliva, guantes y zapatos tenis y, finalmente, cada uno con una cámara de vìdeo en las manos y un trípode.

Ante tantas evidencias de que no eramos “bañistas”, a los policías solo les quedò decir:

-“¡Ah! Ustedes son de la prensa. No hay problema”.

Aún así, no se marcharon y se quedaron allí “como quien no quiere la cosa”. Vigilantes.

Quizás ese celo explica porqué la extensa playa de Boca Chica estaba desierta. 

No es porque la gente no quisiera violar el decreto presidencial que ordena el distanciamiento social para contener el mortal coronavirus, sino por temor a ser arrestados.

Recorrimos buena parte de la playa y solo vimos a un hombre en el agua.  Parece que era una de esas personas pintoresca que hay en cada barrio.

No recuerdo cuando fue la última vez que vi tan limpia esa playa.

Eso si, nunca la había visto sin público, menos en domingo de Resurrección.

Esto revela que el control en la playa por las autoridades es total.

Luego de hacer las tomas en vídeo, decidimos recorrer el barrio turìstico. Todos los establecimientos estaban cerrados. Muy escasas personas en la calle, 

Aquello parece una ciudad fantasma.

Es posible que a esa realidad ayuden la permanente vigilancia policial y el hecho de que hace poco se supo que un periodista local fue contagiado por el mortal coronavirus.

El dilema: morir por el coronavirus, de hambre o que los mate la policía

Es cierto que la Policia mantiene a rayas a los bañistas y hace cumplir el cierre de los establecimientos comerciales, pero esto revela una realidad: todas las personas que viven del negocio del turismo local afrontan grandes necesidades.

Son parte de esa multitud de ciudadanos dominicanos que salen cada día a trabajar para obtener dinero con el que comprar los alimentos de ese mismo día.

Ahora, todo su modo de vida al que están acostumbrados, ha desaparecido de la noche a la mañana.

Los turistas extranjeros y locales ya no son aceptados en la playa; los comercios no pueden vender. De repente, todo se derrumbó.

Y este es el punto: todos necesitan comer y reclaman que el gobierno les preste atención incluyendolos en sus planes sociales para recibir una ayuda económica mensual o que les lleven alimentos crudos, pero que hagan algo.

Uno de esos trabajadores informales le dijo a Ciudad Oriental que prefiere que lo mate la policía o el coronavirus, pero que no está dispuesto a permitir que su mujer y sus hijos le lloren porque tienen hambre.

Otro advirtió que hasta ahora ellos han respetado el decreto presidencial que dispone el distanciamiento social pero, en caso de no ser atendidos, las cosas podrían salirse de control.

Se trata de un drama que viven miles de familias en Boca Chica que viven de la playa y del turismo y todo esto se ha ido a pique.

Los comerciantes del lugar le ruegan al gobierno que les presten atención antes de que se produzcan reacciones que podrían no ser las más agradables.

 



Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar