Luis Alberto Tejeda (i) y El Cañero
Luis Alberto Tejeda (i) y El Cañero

Algunas claves para entender la victoria de Luis Alberto Tejeda (…y la derrota de El Cañero)

Por Robert Vargas
A principio de la pasada semana, una estrella del periodismo nacional me llamó vía teléfono para consultarme sobre quienes eran los pre candidatos a la alcaldía de Santo Domingo Este por el Partido de la Liberación Dominicana a quienes yo le veía más posibilidades de ganar las primarias.

Le respondí que, desde mi punto de vista, eran el alcalde Alfredo Martínez y el diputado Luis Alberto Tejeda. A Karen la percibía que llegaría en tercer puesto. (En esto último me equivoqué medio a medio, puesto que ella quedó en el segundo lugar).

Tras mi respuesta, esa brillante periodista, que diseñaba su estrategia de cobertura informativa de las primarias a nivel nacional, reaccionó asombrada.

“¿Cóooomo, y no es Karen la favorita… ? yo tengo a manos unas encuestas que me dicen que ella es la que debería ganar? ¿Y quien es Luis Alberto?

Esa reacción me confirma que, más allá de Santo Domingo Este, la percepción era que El Cañero sería derrotado. La cuestión era, quien sería su “verdugo”.

A la amiga periodista le dije que “una cosa es la que ustedes perciben allá, en la capital, y otra muy distinta la que ocurre en los hechos, en Santo Domingo Este”.

Lo mismo sucedió en la sede de la Junta Central Electoral cuando los periodistas me preguntaban sobre quién ganaría, y yo les reiteraba lo que le dije a la amiga que les mencioné líneas arriba.

El conocimiento que se tiene “de aquel lado” de la diputada Karen Ricardo es bastante amplio, pues se trata de una mujer que ha sido diputada desde el año 2006; que tiene un rostro agradable y una sonrisa que encanta, (da video, dicen los entendidos); es mediática; tiene buen discurso y sus habilidades comunicativas son excelentes.

En cambio, Luis Alberto Tejeda, “de aquel lado” es un “desconocido”. Esto a pesar de que tiene una multitud de empresas en las que emplea a más de cuatro mil personas a nivel nacional.

Entre sus empresas hay invernaderos dedicadas a la producción de pepinos y pimientos que vende en el mercado internacional; sobre todo en Florida. También es importador de lubricantes y acumuladores para inversores y automotores; es poseedor de un sistema de televisión por cable en la región Este del país; es productor de leche con su ganado vacuno en una de las provincias del sur; tiene una constructora que levanta los formidables residenciales Toscana, entre otros; posee varias estaciones de combustibles; importa acero desde Turquía; es propietario de Loteka; de las bancas de lotería La Soñadora y, es diputado.

Recuerdo que, en una ocasión, para celebrar la fiesta de fin de año con sus empleados, rentó la terminal Don Diego, a orillas del río Ozama. Eran demasiados empleados juntos.

Para administrar sus múltiples empresas, se auxilia de la tecnología y mantiene contacto permanente con sus gerentes, quienes tienen que rendir cuentas de todos sus planes y proyectos. Cuida cada detalle, incluso los más mínimos e insignificantes.

A pesar de eso, Luis Alberto Tejeda no es una persona mediática, ni tiene los contactos en el Comité Político del PLD que sí poseen Karen Ricardo y El Cañero, aunque Tejeda es miembro del Comité Central de la tolda morada.

Para entender cómo pudo Luis Alberto ganarle a El Cañero y a Karen, es necesario ir a Los Mina Viejo, el barrio donde llegó siendo un niño desde Baní, y donde estudió y creció.

Cuando él apenas era un jovenzuelo, el gobierno de Leonel Fernández legalizó los juegos de lotería que, hasta ese momento, se hacían de manera ilegal y se les conocía como “rifas de aguante”, y la gente apostaba a “La Caraquita” y otras modalidades.

El gobierno buscó una forma de obtener dinero legalizando esos juegos de azar.

En ese tiempo, el padre de Luis Alberto Tejeda, que era y es un colmadero, también era un “aguantero”, pero no supo adecuarse a la nueva realidad. Ninguno de los hermanos de Luis Alberto tampoco.

Sin embargo, este chico pronto se adaptó e instaló su propio negocio pagando sus impuestos. Luis Alberto tenía una visión amplia para los negocios. Es como una “esponja” que absorbe conocimientos y saca ventajas a las posibilidades de negocio que se le presentan.

Se hizo bachiller y, mientras sus amigos, como el regidor actual Danilo Mesa, se fueron a la universidad, él se quedó haciendo negocios e invirtiendo lo que se ganaba en distintas áreas.

Cada año, y con mucha frecuencia, tomaba una parte de sus ganancias y compraba juguetes para repartirlos a los niños y niñas de su barrio, en Los Mina Viejo; luego a las madres y obsequiaba uniformes a los deportistas.

Luis Alberto seguía creciendo en el mundo empresarial, mientras a principio de siglo ingresó al Partido de la Liberación Dominicana, nunca con aspiraciones electorales.

Sin embargo, finalizando la primera década del Siglo XXI, a un amigo se le ocurre animarlo para que ingrese de lleno a la política aspirando a regidor, pero su amigo Juan de los Santos lo convence de que él debe aspirar a diputado y así lo hizo.

Para entonces, ya colaboraba con las múltiples comparsas que iban a los carnavales de Santo Domingo Este y su base social crecía en forma vertiginosa, lo que lo llevó a ser el diputado más votado en las elecciones del año 2016.

Mientras tanto, sacò tiempo de donde no lo tenía para ir a la universidad y se graduó de Lienciado en Derecho con calificaciones sobresalientes casi al mismo tiempo en el que se juramentaba diputado

A partir de entonces, y tras la muerte de Juancito, la gente comienza a percibir cierta similitud entre Luis Alberto y el fallecido ex alcalde.

Su labor social se extendió no solo por la circunscripción 2, sino por todo el municipio Santo Domingo Este, a tal punto que en los más recientes carnavales de SDE, más de la mitad de las comparsas que participaban eran auspiciadas por su fundación Soñando Despierto.

En el camino, logró establecer alianzas fundamentales con diputados y aspirantes a diputados y regidores esparcidos por todo el municipio con lo que consolidó una formidable estructura electoral.

En la Circunscripción 1 tenía el respaldo del diputado Luis Henríquez, quien resultó ser el pre candidato a la reelección más votado; en la circunscripción 3 se alió con el diputado Domingo Barett, que tiene practicamente “el control” de los barrios del norte de esa circunscripción (El Almirante, El Tamarindo, Villa Liberación, y otros); mientras que en el sur de ese mismo territorio logró el respaldo del empresario Carlos José Gil, quien en el 2016 ayudó a El Cañero a ganar las elecciones.

Esta vez, Carlos José Gil iba de pre candidato a diputado y logró el pase con facilidad en las primarias moradas.

Así las cosas, en el 2016 Luis Alberto, Luis Henríquez, Domingo Barett y Carlos José Gil fueron piezas claves en la victoria de El Cañero sobre la oposición.

Ahora todos ellos y muchos más estaban en la acera de enfrente de El Cañero, sin contar que lo mismo sucedía con una multitud de activistas comunitarios.

Como Luis Alberto sabía que su debilidad estaba en la Circunscripción 3, “se mudó” para allá y no salió de allí hasta que ganó las primarias y dejó a El Cañero mal trecho en una tercera posición.

Mientras esto sucedía con Luis Alberto, a Alfredo Martínez le sucedía lo contrario: perdió aliados fundamentales que le ayudaron a ganar en el 2016. 

Por su forma de actuar, muchos empresarios le dieron la espalda y la mayoría de los diputados del PLD le retiraron el respaldo.

Incluso, en el Palacio Municipal, por lo bajo, muchos empleados estaban en contra suya.

El Cañero se fue aislando poco a poco de todos los que lo ayudaron a llegar a la cima y conservó una estructura que llegó a ser afectada por la soberbia de creerse que eran “la más grande” del municipio, sin darse cuenta que Luis Alberto había aprovechado el tiempo para esparcirse hasta llegar hasta sus propias narices.

La enorme deuda acumulada por el ASDE a o largo de los poco más de tres años de gestión de El Cañero; su forma peculiar de tratar a los empresarios y su manera especial de dirigir su propia relaciones públicas lo hundieron cada vez más, esto sin contar con los frecuentes escándalos en el Concejo de Regidores.

Así las cosas, en Santo Domingo Este, los únicos que creían que El Cañero ganaría eran sus cercanos, más nadie.

La gran sorpresa en todo esto la dio la diputada Karen Ricardo, puesto que logró superar a El Cañero y quedar en segundo lugar.

Karen es mucho más conocida que Luis Alberto. Como dije líneas arriba, es más mediática, pero carece de estructuras con las que convertir la simpatía en votos a su favor.

Ella es muy fuerte en la circunscripción 1, pero extremadamente débil en la Crcunscripción 2, donde solo contaba con el respaldo de un solo dirigente reconocido; y en la Circunscripción 3 también es muy débil en términos de estructura.

Hasta ahora, Karen ha guardado silencio en relación a los resultados de las primarias, mientras El Cañero se ha desbordado en críticas a Luis Alberto, a quien antes consideraba “un caballero”, pero que tras este vencerlo lo percibe como lo peor.

El gran error de Alfredo Martínez fue no entender desde el principio la magnitud del cargo que ocupaba y, sobre todo, no haber aprendido de las lecciones que le dio en vida el fallecido Juan de los Santos quien se perfilaba como un futuro presidente de la República.

Los resultados de las primarias sugieren que el cargo le quedó grande a El Cañero, y que los propios peledeístas creen necesitar que sea un gerente quien esté al frente del ASDE.

Vea también

Julio César Terrero Carvajal

Alfredo Martínez es pueblo; La pérdida de los beneficios de Santo Domingo Este

Por Julio César Terrero / Consultor Jurídico del ASDE El pasado 6 de los corrientes …

Luis Alberto Tejeda rodeado de público y reporteros dentro de la parroquia San Vicente de Paúl

Luis Alberto fue a la iglesia con un fuerte olor… a poder + Vídeo

Por Robert Vargas Cuando el candidato a la Alcaldía de Santo Domingo Este por el …

Comentarios: