Covid-19Destacadas de CiudadOriental.com

Dos decisiones que revelan improvisación o conducta cuasi criminal del gabinete de Salud en medio de la pandemia

Por Robert Vargas
El portal Listin Diario publicó hoy en su portada digital dos noticias que tienen como fuente al gobierno y al Gabinete de Salud, que reflejan en estos una mayúscula improvisación o una conducta cuasi criminal de parte de los responsables estatales en medio de la creciente pandemia de la Covid-19.

Observándolas sin criterios críticos, podrían ser vistas esas dos noticias como cosas «rutinarias». Sin embargo, la importancia que se derivan de la aplicación de las decisiones estatales pueden conducir a crear un estado de incertidumbre e indefensión en la población, que podría verse como un mero instrumento del mercado respaldado por las autoridades  nacionales.

Observemos ligeramente las dos noticias:

En una de ellas, el Gabinete de Salud instruye para que sea reducida la cantidad de empleados en las oficinas.

Lo hace, de manera correcta, ante la inocultable realidad de que la pandemia en República Dominicana parece incontenible y de que cada día es mayor la cantidad de contagiados por la Covid-19.

El gobierno decide exponer a millones de estudiantes al contagio con la Covid-19 a partir del día 11 de enero

Por tanto, para disminuir las posibilidades de más ausentismo laboral, más contagios y eventuales muertes, el gobierno instruye a regresar al teletrabajo a disminuir la cantidad de empleados en las oficinas.

Sin embargo, en la otra noticia, también auspiciada por el Gabinete de Salud, aunque divulgada por el Ministerio de Educación, se dispone que millones de estudiantes regresen a las clases presenciales en las escuelas, exponiendo a los escolares al contagio y a llevar el coronavirus a sus casas.

¿Cómo es que la Covid-19 puede cobrar nuevas víctimas en las oficinas y en las escuelas este impacto es minimizado?

Esto solo parece indicar que en el Gobierno no hay estrategia clara frente a la pandemia y que se está improvisando para beneficiar, potencialmente, a un sector.

Basta observar que la Jefa del Gabinete de Salud de República Dominicana es la Vice presidenta del país, quien es una empresaria, y no el Ministro de Salud, que sí sabe de medicina.

Otro detalle llamativo es que, con la intención de favorecer al mercado, el gobierno ha decidido rebajar a una semana las licencias por la Covid-19, cuando la Organización Mundial de la Salud mantiene su recomendación de que el aislamiento sea por 15 días.

En caso de que las improvisaciones sigan como hasta ahora, es posible que pronto en República Dominicana sea necesario usar los hospitales de campaña ofertados durante la campaña electoral.

Pero, definitivamente, algo no anda bien, y estará peor cuando millones de estudiantes regresen a las clases presenciales.

Alguien dirá que a los teteos, a las fiestas, al play y a l a batalla de la fe van miles de personas; pero olvidan que quienes lo hacen son adultos que desafían la pandemia.

Mientras que los niños y niñas que van a reunirse con sus compañeros en las aulas no lo hacen por voluntad propia.

Si papá y mamá les dicen que van para la escuela, aunque se contagien, no tienen más alternativa que obedecer. Y, claro está, los niños nunca creerán que sus padres quieren lo peor para ellos.

En definitiva, las apariencias sugieren que vamos caminos del desastre sanitario, aunque la economía se recobre. Al final, podría ser  más la sal que el chivo.

Compartir:
  • 85
    Shares
Botón volver arriba