Destacadas de CiudadOriental.comSucesos

El gobierno fracasa en mantener el distanciamiento social en SDE, donde la gente desafía el toque de queda

Por Robert Vargas
El distanciamiento social está fuera de control en los barrios interiores de Santo Domingo Este, donde también ya «se liberaron» del toque de queda, que solo es aplicado con efectividad en las avenidas y en los sectores más próximos a estas.

Por todo el territorio de Santo Domingo Este, incluyendo vías prominentes como las avenidas España y  Venezuela, la gente se acumula en multitudes tanto en las aceras como en establecimientos comerciales.

Solo en los barrios céntricos es aplicado con efectividad el toque de queda
Solo en los barrios céntricos es aplicado con efectividad el toque de queda

Lo mismo sucede en los barrios más al oriente, donde las discotecas han dejado de ser tales para transformarse en «comedores», que ahora actúan con las puertas abiertas y sin cristales, mientras los clientes ocupan por completo aceras y calles, todo el mundo ingiriendo bebidas alcohólicas y «fumando» con la aparente indiferencia o colaboración de las autoridades.

Otra modalidad usada ahora por los comerciantes para aumentar sus ingresos durante la pandemia y el horario del supuesto «toque de queda» ha sido convertir viviendas familiares en centros de ventas de bebidas alcohólicas.

La situación de total desprecio por el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el toque de queda es más evidente aún en barrios como Los Tres Brazos y Vietnam. Algunas de sus calles parecen ser «tierra de nadie».

Ciudad Oriental ha visto cómo en lo profundo de los barrios ya no existe el toque de queda ni el distanciamiento social y pocos usan las mascarillas.

A esto se le agrega los ejemplos que, a nivel nacional, aportan el presidente de la República, Luis Abinader; y los partidos de la Liberación Dominicana y Fuerza del Pueblo realizando reuniones con gran cantidad de personas.

Las apariencias sugieren que el hartazgo de la población por el extenso toque de queda, la indisciplina social y el desprecio por millones al nuevo coronavirus podrían llevar a la República Dominicana a una crisis sanitarias de grandes proporciones sin que el gobierno de señales de que pueda controlar la situación, que tiende a salirse de las manos.

Los efectos de esta situación, eventualmente, podrían ser catastróficos.

Compartir:
  • 42
    Shares
Botón volver arriba