Destacadas de CiudadOriental.comOpiniones

Estanflación: Principal obstáculo de una reelección

Por Juan López
Los economistas explican el fenómeno de la estanflación como la combinación de una recesión económica con inflación al mismo tiempo, impactando la vida social y política en un determinado país. Es decir, la estanflación pone a la mayoría de la población a padecer los dos factores económicos que más afectan la cotidianidad de las clases medias y sectores sociales más vulnerables de la sociedad.

Se ha demostrado que sólo las dictaduras pueden conservar el control del Estado y “salir ilesos” de los efectos de una estanflación en base a represión cruenta, persecución y muertes de líderes de los partidos y representantes de organizaciones de la sociedad civil ubicados en la oposición política.

Nuestro país ha pasado por las negativas experiencias de estanflaciones en recientes gobiernos democráticos: Los gobiernos del PRD-Jorge Blanco (1982-86) y PRD-Hipólito Mejía (2000-2004) como resultados de sus erráticas políticas económicas, el pueblo dominicano padeció de sendas recesiones económicas y de las dos más altas inflaciones que se ha sufrido en R. Dominicana.

Esas estanflaciones (PRD-Jorge Blanco en 1984-86 y PRD-Hipólito Mejía en 2003-2004), evidentemente, fueron los principales obstáculos a las aspiraciones electorales del PRD en las dos ocasiones; a pesar de la chapucería que se materializó en el Congreso Nacional para reintroducir la reelección presidencial en la Constitución, mediante una desvergonzada compra de legisladores de la oposición.

Como consecuencia de esas insufribles estanflaciones durante esos dos períodos gubernamentales, el pueblo dominicano “les cobró facturas” al PRD en base a lo cual fueron reinstalados en Palacio Nacional los presidentes y partidos a los que antes el PRD les habían ganado, con una importante diferencias causadas por esas frustrantes estanflaciones: Se pudieron reelegir, PRSC-Balaguer se mantuvo por diez años (1986-1990, 1990-1994 y 1994-1996) y por 16 años el PLD-Leonel (2004-2008 y 2008-2012) y PLD-Danilo (2012-2016 y 2016-2020).

Ahora, por algunos factores externos generados por las crisis creadas por la pandemia del coronavirus y la guerra Rusia-OTAN-Ucrania, y otros factores internos, (principalmente improvisaciones e implementación de desatinadas políticas económicas por el gobierno del PRM-Abinader), en la R. Dominicana estamos en el umbral de otra posible estanflación:

El Banco Central acaba de aumentar la tasa de interés anual de 5 % a 6.5 %, lo cual induce a la recesión y aumento del desempleo, y al mismo tiempo admite que la inflación, en abril de este año, ya rondaba los dos dígitos (9.64 %), aunque la población percibe el alto costo de la vida por encima del 15 %, ya que los productos de la canasta básica familiar nacional están por encima de los 39 mil pesos al mes.

Preocupados porque “la casa se le está cayendo encima”, en tanto que los cálculos y “desalentadores números” que están observando en las últimas encuestas y la realidad política nacional, los funcionarios del gobierno del PRM-Abinader están apurando sus aprestos reeleccionistas mediante varias estratagemas, siendo estas las principales:

a) Bajo el pretexto de “blindar la independencia del Ministerio Público”, insisten en querer realizar una Asamblea Constituyente para modificar la Constitución y reducir el 50 + 1 a un 45 % para la elección presidencial en primera vuelta.

b) Utilizando recursos del Estado, agilizar las “conquistas” de alcaldes, regidores y dirigentes políticos de los partidos de la oposición y gestionar apresuradas alianzas con diferentes partidos minoritarios.

c) Realizar actividades proselitistas reeleccionistas con el sambenito de “llevar el gobierno a las provincias”, llegando a la desfachatez de utilizar las estructuras del Estado para dichas actividades, tal cual aconteció, el pasado domingo 22, al utilizar el Palacio Municipal de Santo Domingo Este, para realizar un desvergonzante acto, convocando públicamente, a todos los dirigentes del PRM por el coordinador de campaña en Santo Domingo Este.

No obstante esos apresurados esfuerzos para tratar de consumar la permanencia del PRM-Abinader en el poder, si prosiguen con sus improvisaciones e implementando erráticas políticas económicas que aumentan las posibilidades de una nueva estanflación, que se vislumbra para estos dos años en la R. Dominicana; entonces que se olviden porque ¡esa estanflación será el mayor y principal obstáculo para las aspiraciones reeleccionistas del PRM-Abinader!

Compartir:
Botón volver arriba