COVID-19 RD
Confirmados: 122,873 Fallecidos: 2,212 Recuperados: 100,920 Activos: 19,741 Actualizado el: 24 octubre, 2020 - 1:19 AM (-04:00)
Destacadas de CiudadOriental.comObituarios

Esto fue lo que aprendió Berlinesa de Juancito + Vídeo

COVID-19 República Dominicana

Confirmados:
122,873
Fallecidos:
2,212
Recuperados:
100,920
Activos:
19,741
Actualizado el: 24 octubre, 2020 - 1:19 AM (-04:00)

Por Robert Vargas
La Berlinesa que vi ayer en la iglesia no es la misma que conocí hace ya varios años. Es distinta, muy distinta. Le ha correspondido aprender a vivir de la peor manera: lacerada por el dolor de no tener a su lado a Juancito.

De aquella chiquilla que llegó por primera vez a Santo Domingo Este de la mano de Juancito queda muy poco, por no decir nada. Creo que solo queda el nombre.

Ahora es otra persona.

Juancito la mantuvo alejada de las turbulencias tal como si la protegiera dentro de una burbuja y él, con una capa invisible, irrompible e impenetrable, impedía que cualquier cosa la tocara.

Juancito y Berlinesa en foto de archivo
Juancito y Berlinesa en foto de archivo

Ella lo veía siempre trabajando, con nuevos proyectos, nuevas ideas. Soñando despierto.

Lo tenía cerca, junto a sus hijos, siempre cariñoso, llevándolos al colegio y mostrando sus fotos cada día en Twitter.

Sin embargo, el 15 de Diciembre de 2015 todo se derrumbó.

Con aquella bala que le penetró la cabeza y lo mató, también se rompió en mil pedazos la “capa protectora” que él había colocado en torno a ella.

Juancito le enseñó muchas cosas, pero no le mostró cómo vivir sin él.

Con los días, semanas, meses y los años, ella ha tenido que mirar hacia atrás para detenerse en los detalles.

Solo entonces se ha dado cuenta de lo que Juancito le enseñó, sin decírselo.

Le predicó con el ejemplo.

Ahora ella lo usa para continuar adelante, aunque por momentos se derrumba y el llanto la ahoga.

Cuando esto último sucede, Berlinesa respira profundo y saca fuerzas para continuar adelante.

Juancito hizo lo mismo cuando trazó su destino en medio del dolor.

Como los episodios dolorosos de su vida familiar, derivados de la pérdida de la madre, por ejemplo.

Ayer, cuando asistió a la misa en memoria de Juancito, Berlinesa volvió a vivir como el primer día aquellos desgarradores momentos de hace dos años.

Era como si sobre la herida abierta se presionara y presionara con fuerza.

En su asiento parecía no estar presente. El rostro se le percibía duro, ni un músculo se le movía.

Contenía su dolor.

Y así se mantuvo hasta que tomó el micrófono y comenzó a hablar.

En algún momento, el llanto la ahogó, pero sacó fuerzas para continuar adelante hasta decir todo lo que tenía planeado.

Se ha templado como el acero.

Un día le comenté que, aunque todo el mundo sufriera la muerte de Juancito, nadie lo padecería tanto como ella, sus hijos y Ana María, la hermana de Juancito.

A pesar de todo, mirando hacia el pasado ella se ha dado cuenta que Juancito le enseñó, entre otras cosas, a tener una capacidad incansable de trabajo para dedicarse a trabajar en cuerpo y alma en favor de los más necesitados.

-“Nos enseñaste que vale la pena luchar por lo que queremos y que en la vida lo más importante no es lo que tienes, sino lo que cosechas para ser recordado “, comentó Berlinesa.

De esas enseñanzas, ha usado su legado para sacar lo mejor de ella y aportarlo en honor al ex líder de Santo Domingo Este.

 

 

Compartir:
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar