Destacadas de CiudadOriental.comNacionales

Hipólito Mejía puso a RD a invadir a Irak y ahora Luis Abinader promueve conflictos con palestinos y musulmanes

Por Robert Vargas
El entonces presidente Hipólito Mejía puso a República Dominicana a invadir a Irak para participar, junto a Estados Unidos y otros países, en la búsqueda de unas inexistentes armas de destrucción masiva.

Así, República Dominicana, un pequeño país del Caribe hizo su aporte con cientos de soldados a la destrucción de Irak mediante una guerra de la que la nación isleña más tarde se aisló, pero que hizo su aporte para destruir la infraestructura iraquí y al asesinato de miles de iraquíes en una guerra que todavía se prolonga.

Aunque ese hecho no se menciona en los libros oficiales de historia y la prensa corporativa lo mete debajo de la alfombra para que nadie lo vea ni lo recuerde, la verdad es que ocurrió.

Ahora, en pleno año 2020, el presidente dominicano Luis Abinader planea entrar de lleno a un conflicto con el pueblo palestino, según se desprende de su anuncio de que trasladará la embajada dominicana desde Tel Aviv  hacia Jerusalén, (Al-Quds), lo que desde ya es repudiado por los palestinos y sus aliados internacionales.

Así, tanto Hipólito Mejía como Luis Abinader, antes del Partido Revolucionario Dominicano y ahora del Partido  Revolucionario Moderno,  han optado por meter a República Dominicana en dos conflictos en los que este país insular no tiene nada que ver.

Jerusalén (Al-Quds)
Jerusalén (Al-Quds)

Lo hacen, solo para complacer a Estados Unidos que, se ha demostrado, solo está interesado en robar el petróleo y otras riquezas naturales de Oriente Medio.

Este anuncio del gobierno dominicano, coloca a la nación caribeña en medio de un  conflicto que se desarrolla a miles de kilómetros entre judíos, cristianos y musulmanes desde hace muchos siglos en torno a Al-Quds.

Su afán por complacer al lobby sionista, que ordena y manda en Washington, pone en peligro a República Dominicana, en momentos que Europa es estremecida por sus conflictos con los musulmanes.

¿Era necesario que Hipólito y Abinader tomaran esos caminos?

Por otro lado, y para peor, en materia de política exterior el gobierno de Abinader, que se perfila y define como extremadamente conservador, ha comenzado a cerrar filas con los promotores del golpismo y el terrorismo en Venezuela al pronunciarse en el marco del Grupo de Lima a favor de inmiscuirse en los asuntos internos del país bolivariano.

Es inocultable que el conservadurismo hoy, como a principio de siglo XXI están al mando en República Dominicana.

Es altamente posible que las consecuencias de la participación en la invasión a Irak y ahora el previsible traslado de la embajada dominicana a Al-Quds, y la intromisión en los asuntos internos de Venezuela aporten consecuencias para nada deseables entre los dominicanos.

Compartir:
Botón volver arriba